Enlaces de accesibilidad

Brasil y Alemania buscan su octava final en un Mundial


El entrenador Joachim Löw habla al equipo alemán durante un entrenamiento en el estadio Mineirao de Belo Horizonte.

El pentacampeón mundial tiene el crédito abierto, aunque se enfrenta a la presión de una opinión pública y un país que no contempla otra opción para su selección que levantar la Copa el 13 de julio en el Maracaná.

Están consideradas las dos superpotencias del fútbol y hoy se enfrentarán por un puesto en la final del Mundial de Fútbol. La cita es en Belo Horizonte, y las selecciones dos clásicas que lucharán por ver cuál llega por octava vez a la final de una Copa. Brasil y Alemania juegan hoy martes la primera de las semifinales de un Mundial que sigue conmovido por el fallecimiento del hispano-argentino Alfredo di Stéfano, una leyenda del Real Madrid y uno de los mejores futbolistas de la historia entre los años 40 hasta comienzos de los 60.

Aunque los brasileños ya han levantado la Copa en cinco ocasiones (1958, 1962, 1970, 1994 y 2002), los alemanes lo han hecho en tres también (1954, 1974 y 1990). El estadio Mineirao de Belo Horizonte verá a la Mannschaft brasileña y a la Seleçao alemana enfrentarse en un duelo de altura.

El entrenador de los sudamericanos, Luiz Felipe Scolari, sin Neymar en la punta de ataque, ha colgado el traje del clásico 'jogo bonito' del fútbol brasileño y ha recurrido a otro esquema más parecido a las bases de la escuela germana, con la solidez defensiva como sustento de su equipo.

Para el entrenador ese es el modo en que Brasil puede optar a jugar su octava final y logre la sexta corona, que sería la primera como anfitrión tras la humillación por el Maracanzo uruguayo de 1950. El pentacampeón mundial tiene el crédito abierto, aunque se encuentra frente la presión de una opinión pública y un país que no contempla otra opción para su selección que levantar la Copa el 13 de julio en el Maracaná.

El técnico de la selección brasileña, Luiz Felipe Scolari, y el jugador Thiago Silva durante una rueda de prensa en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte.
El técnico de la selección brasileña, Luiz Felipe Scolari, y el jugador Thiago Silva durante una rueda de prensa en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte.

Las dudas de Brasil no son únicamente enfrentarse a una potencia como Alemania, sino reaccionar ante la ausencia del lesionado Neymar, una baja que puede impactar en el ánimo colectivo. Para el entrenador, "la motivación adicional que tenemos es aumentar el pasaje, a cada juego, de una etapa. Naturalmente que Neymar al dejarnos, dejó mucho de él con nosotros y llevó mucho de nosotros con él”.

Scolari definió a Alemania como un equipo equilibrado "en todos los sectores, tanto en la defensa, en el mediocampo, en el ataque" y señaló que "lleva seis años preparándose para esta Copa", pero que aún no ha ganado un título.

Por su parte, los alemanes enfrentan el encuentro desde un punto de vista mucho más pragmático. Joachim Löw dejó la fría calculadora germana y le dio vuelo a la creación y posesión del balón. Su gran esperanza es recuperar a su goleador Thomas Müller, que empezó con fuerza el Mundial con tres goles en el debut contra Portugal (4-0) y cerró la primera fase con un nuevo tanto contra Estados Unidos (1-0), pero no aportó mucho más al equipo después.

Löw quitó a su equipo el cartel de favorito para tratar de sacar presión a Alemania. Pese a que no estará Neymar "no somos favoritos", porque "los demás jugadores de Brasil darán lo mejor de sí por Neymar y por su país y serán apoyados por los más de 200 millones de brasileños", declaró el entrenador. Los alemanes, que han sido tres veces campeones del mundo (1954, 1974 y 1990), tratarán de alcanzar su octava final, la primera desde Corea del Sur y Japón-2002, en la que perdieron 2-0 contra Brasil, también liderado por Luiz Felipe y que logró en esa ocasión su pentacampeonato mundial.

Semifinales Europa vs Sudamérica

Las semifinales de Brasil-2014 van más allá de una simple contienda entre equipos, ya que en esta ocasión y como señaló el propio Löw, "una semifinal de un Mundial es siempre muy especial y en este caso es la lucha entre dos continentes, ya que la juegan dos europeos contra dos sudamericanos". La otra semifinal de Brasil-2014 la disputan el miércoles en el Arena Corinthians de Sao Paulo las selecciones de Argentina y Holanda.

Brasileños y argentinos defenderán el invicto latinoamericano en seis mundiales disputados en la región: Uruguay-1930, Brasil-1950, Chile-1962, México-1970, Argentina-1978 y México-1986

Brasileños y argentinos defenderán el invicto latinoamericano en seis mundiales disputados en la región: Uruguay-1930 (campeón el anfitrión), Brasil-1950 (Uruguay), Chile-1962 (Brasil), México-1970 (Brasil), Argentina-1978 (el local) y México-1986 (Argentina). Para el miércoles la idea de los albicelestes es 'secar' a los artilleros Arjen Robben y Robin van Persie y aislar al armador Wesley Sneijder.

Aunque el equipo de Alejandro 'Pachorra' Sabella mejoró en defensa con el 1-0 ante Bélgica, el entrenador sigue afrontando dificultades en la ofensiva, porque Ángel di María, lesionado, y Sergio Agüero, en recuperación, dejaron huerfános a los otros fantásticos: Messi y Gonzalo Higuaín. Esta sería la quinta final para Argentina y su tercer mundial –de lograrlo-, mientras que Holanda busca acceder a su cuarto partido decisivo y levantar una copa por primera vez.

XS
SM
MD
LG