Enlaces de accesibilidad

Islamistas protestan en Egipto


Varios egipcios simpatizantes del depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi protestan en los alrededores de la plaza de Rabea al Adauiya, en El Cairo (Egipto).

El Gobierno interino está bajo presión de los manifestantes.

Miles de partidarios del depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi protestaron fuera de su lugar de detención el domingo en El Cairo, mientras un plan
impulsado por las fuerzas armadas para resolver la crisis política del país seguía inmerso en la desconfianza y la confusión.

Manifestantes que acudieron a los cuarteles de la Guardia Republicana, donde tres personas murieron el viernes, gritaban "Mursi, Mursi, Alá es el más grande" y "en paz, en paz" al tiempo que soldados y policías observaban tras el alambrado a media tarde del domingo.

"No nos iremos hasta que Mursi regrese. De otra forma moriremos como mártires", dijo Hanim Ahmad Ali Al-Sawi, una mujer de 55 años que llevaba un velo sobre el rostro. "Esto fue un golpe de Estado contra la democracia", agregó.

Mursi fue derrocado el miércoles en una intervención que las fuerzas armadas no consideran como un golpe. Los militares dicen que buscaron cumplir con las demandas de millones de egipcios que se manifestaron el 30 de junio para pedir la renuncia del presidente islamista.

Pero aunque el derrocamiento fue recibido con escenas de júbilo masivas, enfureció a los islamistas, que realizaron extendidas protestas el viernes en las que murieron al menos 30 personas y unas 1.400 resultaron heridas.

La violencia en el país más poblado del mundo árabe ha sido generada por facciones rivales que se enfrentan en El Cairo y en varias otras ciudades y pueblos, y destaca la urgencia de realizar un importante cambio con una solución política inclusiva.

Los aliados de Egipto en Occidente, incluyendo importantes donantes de asistencia como Estados Unidos y la Unión Europea, han estado observando la crisis del país con creciente alarma.
XS
SM
MD
LG