Enlaces de accesibilidad

De la posada al cine


Un fotograma de Penumbras.

Una vuelta a los años noventa narra el encuentro de un pelotero, su amante y un posadero, en una noche crucial de la Serie Nacional de Béisbol, cita sagrada para muchos cubanos.

Se trata de la adaptación al cine de la obra Penumbra en el noveno cuarto, del dramaturgo cubano Amado del Pino, rodada en el barrio de Colón en La Habana Vieja y en el Latino (Estadio Latinoamericano del Cerro).

La opera prima del experimentado director de televisión Charlie Medina, es una vuelta a los años noventa y narra el encuentro de un pelotero, su amante y un posadero, en una noche crucial de la Serie Nacional de Béisbol, cita sagrada para muchos cubanos.

La película habla de pelota, de amistad, de sexo y de frustraciones. Sus personajes tienen una triste historia que contar: el posadero, que limpia los cuartos de la húmeda y sombría posada de La Habana donde los amantes tienen sexo, es un expresidiario, drogadicto y fanático del béisbol; la mujer es un bailarina que ya quiere retirarse y tener hijos; y el pelotero está a punto de despedir sus días de gloria.

“Los ambientes agrios de una Habana marginalizada resultan avasalladores y la credibilidad y realismo de su discurso es verdaderamente agobiante, explicó Sergio Benvenuto Solás en una reseña de Penumbras.

Benvenuto Solás elogia el empeño de Charlie Medina y su equipo que como muchos “cineastas devenidos por fuerza mayor en independientes, han debido subvencionarse la vida y así adaptarse a un nuevo rol director-productor-distribuidor, por tanto, asumir las enormes dificultades propias de la actual cinematografía de "tránsito", meritoria superviviente a la desarticulada institucionalidad actual”.

El largometraje tiene en el elenco a Omar Franco (Pepe), Tomás Cao (Lázaro), Ismercy Salomón (Tati) y Omar Alí (Renato) y se exhibe por estos días en varios cines de la isla.
XS
SM
MD
LG