Enlaces de accesibilidad

Consejo de AIEA adopta resolución que condena a Irán por programa nuclear


El director de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), Mohamed ElBaradei (dcha), conversa con el inspector jefe de armamento de la AIEA, Oili Heinonen.

Cuba votó en contra y Ecuador, Egipto y Túnez se abstuvieron

El consejo de los gobernadores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) adoptó este jueves una resolución que condena a Irán por su polémico programa nuclear, sobre todo por el continuo aumento de su enriquecimiento de uranio, informaron diplomáticos.

La agencia AFP dijo que la resolución, elaborada por las grandes potencias, fue adoptada por los votos de 31 de los 35 miembros del Consejo, reunido a puerta cerrada esta semana en la sede de la AIEA en Viena. Cuba votó en contra y Ecuador, Egipto y Túnez se abstuvieron, según las mismas fuentes.

El texto aprobado en Viena por abrumadora mayoría de los 35 países miembros, condena y critica las actividades nucleares de Irán y considera "esencial y urgente" que Teherán mejore su cooperación con la ONU para recuperar la confianza en la naturaleza exclusivamente pacífica de su programa nuclear.

El documento es la resolución número 12 aprobada contra Irán en nueve años y no incluye una denuncia ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde el caso iraní ya se trata desde 2006.

Desde ese año se han impuesto cuatro rondas de sanciones diplomáticas, comerciales y nucleares, para forzar a Irán a que suspenda sus actividades nucleares más delicadas, como el enriquecimiento de uranio, o la construcción y ampliación de instalaciones nucleares.

Aunque sin consecuencias prácticas, la resolución es una llamada de atención a Irán y fuentes diplomáticas occidentales destacaron que envía "un fuerte mensaje" y muestra la unidad de las grandes potencias del Consejo de Seguridad y Alemania.

La resolución patrocinada por Estados Unidos, Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania, expresa la "gran preocupación de que Irán siga desafiando" las exigencias del Consejo de Seguridad de la ONU.

El malestar de la junta se debe al último informe del director general del OIEA, Yukiya Amano, quien además de constatar que el programa nuclear iraní sigue expandiéndose, criticó que no se lograse un acuerdo para que sus inspectores accediesen a la base militar de Parchin, donde se sospechan actividades nucleares sin declarar.

Además, el OIEA está observando, gracias a imágenes de satélite, que los iraníes estén esforzándose en limpiar zonas de Parchin, al sur de Teherán, que los inspectores desean visitar.

Amano reconoció ante la Junta del OIEA el pasado lunes que la falta de avances en las negociaciones con Irán es "frustrante".

Destacó entonces que las actividades de limpieza en Parchin "fortalecen" la necesidad de que sus inspectores tengan acceso a dicho lugar para obtener más información.

China y Rusia suelen ser más benévolos con la República Islámica, lo que se explicara, entre otros factores geopolíticos, por su estrecha relación comercial y nuclear con Irán.

En la pasada reunión de la Junta el pasado noviembre, el grupo presentó y adoptó una resolución similar casi por unanimidad, sólo rechazada entonces por Cuba y Ecuador.

Occidente teme que bajo el paraguas de un supuesto programa nuclear civil, Irán esté desarrollando capacidades atómicas militares, algo que Teherán rechaza vehemente.

Sin embargo, los iraníes tampoco acceden a cooperar plenamente ni a conceder todos los accesos que los inspectores del OIEA exigen para poder dar más garantías a la comunidad internacional.

Mientras tanto, Israel sigue amenazando con un ataque aéreo contra Irán, su principal enemigo, que no deja de pedir su desaparición además de apoyar y financiar a grupos terroristas contrarios al Estado judío.
XS
SM
MD
LG