Enlaces de accesibilidad

Desarrollan sistema para evitar los semáforos en rojo


Archivo

La solución parece simple: proporcionar a los conductores la información necesaria para adaptarse al juego de luces, a través de la computadora del vehículo y de un teléfono inteligente.

Es indudable que los semáforos en rojo ayudan al orden en las calles del mundo. También es cierto que, entre frenar y acelerar, se incrementa el consumo de combustible en los vehículos, así como el tráfico lento y el embotellamiento, justo cuando el conductor tiene más prisa en la vía pública.

Pues bien, los avances tecnológicos podrían hacer posible evitar esa molestia. Un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) promete luz verde en cada esquina, a la vez haciendo el tráfico más verde para el medio ambiente.

La solución parece simple: proporcionar a los conductores la información necesaria para adaptarse al juego de luces, a través de la computadora del vehículo y de un teléfono inteligente.

Así, uno ajustaría la velocidad al tiempo requerido para evitar detenerse en una luz roja. Hay conductores que practican esa técnica a nivel intuitivo, pero un dispositivo les indicaría con toda seguridad el tiempo qué hace falta para llegar al semáforo con luz verde. De paso, se evitarían muchos accidentes causados por exceso de velocidad.

El estudio llama a este sistema Asesor de velocidad óptima para la luz verde (Glosa por sus siglas en inglés). El programa usado y evaluado por el estudio es conocido como SignalGuru, un servicio que detecta y predice la programación del semáforo a través de una cadena de teléfonos celulares.

Antes de generar preocupaciones de seguridad sobre el uso del celular mientras se conduce, cabe especificar que en este caso el aparato se ubica en el parabrisas, en una posición similar al Sistema de posicionamiento global (GPS), con la menor distracción posible para el conductor.

El dispositivo, que incluye una cámara que detecta las luces de los semáforos, también sugiere desvíos que eviten las largas esperas en el tráfico, y lo hace en comunicación con la red, de manera que todos los conductores que lo tienen se benefician de la información disponible.

El SignalGuru ya ha sido probado con éxito en dos ciudades: Cambridge (Massachusetts, EE.UU.) y Singapur. Ambas ciudades tienen patrones distintos: en la estadounidense, las luces cambian a intervalos fijos, mientras que en la asiática lo hacen según el nivel del tráfico.

En promedio, según el estudio, SignalGuru acierta en los semáforos programados con un margen de 0,66 segundos, y 2,45 segundos en los adaptados al tráfico. El ahorro de combustible representa un 20,3%.

Buen dato, considerando que, sin esa ayuda, frenando y acelerando cada vez que uno se para el luz roja, se consume 17% más de combustible y se emite 15% más de CO2, según el mismo estudio.

En algunas ciudades existen semáforos inteligentes, que cuentan los segundos para el cambio de luz, como Copenhague, Kuala Lampur, Bangkok y Nueva Delhi.

Tanto en Estados Unidos como en Europa, las agencias de transporte están pidiendo la integración de antenas de corto alcance para los semáforos, que ayudarían a los conductores que cuentan con el sistema Glosa en sus vehículos.
XS
SM
MD
LG