Enlaces de accesibilidad

Agricultura biológica y convencional para mayor rendimiento


Agricultura con métodos de innovación.

Investigadores de Montreal y Minnesota se sirvieron de la literatura científica para comparar esos dos tipos de agricultura

Combinar técnicas de agricultura biológica y convencional podría sacar lo mejor de cada una de ellas y obtener buenos rendimientos sin dañar el medio ambiente, sugieren en un estudio científicos de Estados Unidos y de Canadá.

Investigadores de la universidad McGill de Montreal y de la universidad de Minnesota se sirvieron de la literatura científica para comparar esos dos tipos de agricultura.

Según el estudio, publicado en la revista británica Nature, las técnicas utilizadas en la agricultura biológica, que son mejores para el medio ambiente, son menos productivas y rentables que las de la agricultura convencional.

En general, los rendimientos de la agricultura orgánica son inferiores a los de la agricultura convencional en un 25 por ciento, aunque en buenas condiciones de producción pueden ser inferiores en sólo un 13 por ciento, según el estudio.

"Lo que significa que, en ciertos casos, los sistemas de agricultura biológica pueden competir con la agricultura convencional, con algunos de sus productos, las condiciones de crecimiento y las prácticas de gestión particulares, aunque normalmente no sea el caso", explican los científicos.

Según los investigadores, para "obtener una seguridad alimentaria sustentable, habría que utilizar diferentes técnicas -convencionales, orgánicas o incluso híbridas- que produzcan más comida a precios razonables, sean benéficas para los agricultores y reduzcan los daños medioambientales".

Las prácticas variarían en función de los productos. Los científicos imaginan también una mezcla de ambos métodos, para que cada uno pueda aprovecharse del otro.

Por ejemplo, la agricultura biológica podría utilizar nitrógeno químico para aumentar los rendimientos en vez de utilizar estiércol.

Y la agricultura convencional podría adaptarse a las prácticas que respetan el medio ambiente, como aumentar la variedad de los productos cultivados o utilizar los residuos de los cultivos.

"Podemos crear un sistema alimentario durable combinando las prácticas biológicas y convencionales con el fin de maximizar el rendimiento alimentario, reduciendo así el impacto medioambiental", subrayó Jonathan Foley de la universidad de Minnesota.


XS
SM
MD
LG