Enlaces de accesibilidad

Miles protestan contra régimen houthi en Yemen tras cierre de embajadas


Un hombre participa en una manifestación el miércoles en Taiz, Yemen, contra el movimiento rebelde chiíta de los hutíes.

EEUU, Gran Bretaña y Francia cerraron sus legaciones diplomáticas debido al clima de inseguridad bajo el control de las milicias houthi apoyadas por Irán.

Yemeníes en la capital, Saná, y en la ciudad de Taiz, realizaron el miércoles las protestas más grandes hasta el momento contra la toma del poder por parte de una milicia musulmana chiíta, luego que Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia cerraron sus embajadas por temores de seguridad.

Cientos de personas se congregaron en la capital contra los combatientes houthi, que se encargan de puestos de vigilancia y edificios gubernamentales bajo su control.

Los milicianos, con vestimentas tribales tradicionales y armados con fusiles automáticos, dispararon al aire y arrojaron dagas contra la multitud.

Decenas de miles de personas también enarbolaron carteles y corearon consignas contra los houthi en Taiz, una ciudad que los milicianos no han tomado.

El movimiento houthi, que cuenta con el respaldo de Irán, calificó su toma del poder como una revolución y dijo que quiere limpiar el país de la corrupción y problemas económicos, aunque sus ricos vecinos musulmanes del Golfo Pérsico dicen que es un golpe de Estado.

Yemen ha estado en el frente de la guerra contra al Qaida liderada por Estados Unidos, pero la antigua alianza entre Washington y Saná parece haber terminado por ahora.

El embajador estadounidense y personal diplomático abandonaron la embajada el miércoles, dijeron trabajadores locales, un día después que Washington anunciara que cerraba la misión. Los empleados de la embajada ya habían destruido armas, computadoras y documentos, añadieron.

"Acciones unilaterales recientes desbarataron el proceso de transición política en Yemen, creando el riesgo de que una renovada violencia amenace a los yemeníes y a la comunidad diplomática en Saná", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

Francia y Gran Bretaña anunciaron el cierre de sus embajadas el miércoles, y los empleados de la misión diplomática alemana dijeron que se estaban deshaciendo de documentos sensibles y cerrarían en breve.

Los houthis, que tomaron Saná en septiembre y se hicieron formalmente con el poder la semana pasada, están en contra de Estados Unidos y corean en sus actos "muerte a Estados Unidos".

Abdel Malik al-Ijri, un miembro de la rama política del movimiento houthi, dijo en Facebook que la decisión de cerrar las embajadas "no era justificada para nada, y se da en un contexto de presión sobre nuestro pueblo".

"Los gobiernos de países amistosos y fraternales se darán cuenta en el futuro cercano de que les interesa tratar con el debido respeto la voluntad de nuestro pueblo", escribió al-Ijri.

También rechazó un reporte de trabajadores de la embajada estadounidense con respecto a que milicianos habían ocupado más de 20 de sus vehículos, los que, dijo, fueron requisados por autoridades aeroportuarias.

Las fuerzas houthi avanzaron más hacia el sur el martes por la noche, según funcionarios locales, continuando su expansión de meses recientes que ha generado temores de una guerra civil.

Líderes y tribus sunitas en las regiones del sur y el este, que el grupo aún no ha alcanzado, se están armando para repeler el avance houthi, y en algunos casos han hecho causa común con milicianos yemeníes de al Qaeda.

XS
SM
MD
LG