Enlaces de accesibilidad

Prisión cumplida en Cuba retrasa proceso de aeropirata Potts


William Potts secuestró en marzo de 1984 un avión hacia Cuba, donde después cumplió 13 años de cárcel.

El defensor de William Potts objetó los términos de un acuerdo sobre los 13 años que cumplió en la isla su cliente, cuya acusación cambió de piratería a secuestro.

Un desacuerdo de última hora demoró el martes la declaración de culpabilidad de un estadounidense que regresó de Cuba decenios después de secuestrar un avión de pasajeros para llegar a la isla.

El abogado de William Potts, de 57 años, objetó los términos de un acuerdo sobre los 13 años que Potts estuvo preso en Cuba por el delito. El juez federal de distrito Robin Rosenbaum programó otra audiencia para el jueves después que la fiscal Maria Medetis dijo que necesitaba la autorización del Departamento de Estado para hacer cualquier cambio en el acuerdo.

Los fiscales han optado por acusar a Potts de secuestro en vez del cargo anterior de piratería aérea, que conllevaba una sentencia obligatoria de 20 años de prisión. El nuevo cargo daría a Rosenbaum flexibilidad para acreditar a la sentencia de Potts parte del tiempo que estuvo preso en Cuba. Pero incluso así pudiera ser condenado a cadena perpetua y Rosenbaum no tiene obligación alguna de tomar en cuenta los años que pasó preso en la isla.

David Berube, abogado de Potts, dijo que el acuerdo contenía términos que le prohibían comentar sobre el tiempo que Potts pasó preso en Cuba, lo que socavaría la meta de conseguirle una sentencia relativamente poco severa.

"El señor Potts sabe que deben castigarlo, pero tenemos que tomar eso en cuenta", dijo Berube de los años que Potts estuvo preso en la isla. "No queremos ir a juicio. Queremos solucionar esto".

El informe del FBI sostiene que Potts le entregó una nota a un asistente de vuelo en la cual decía que llevaba explosivos y amenazó con volar el avión de la aerolínea Piedmont cuando secuestró un vuelo de Nueva York a Miami y lo llevó a La Habana en marzo de 1984. También exigió cinco millones de dólares.

Según el documento, Potts, originario de Nueva Jersey, dijo que era un activista afroamericano que se hacía llamar "teniente Espartaco" y que era "un soldado del Ejército Negro de Liberación". La nota también mencionaba dar la libertad a "hermanos y hermanas" en Sudáfrica y criticaba la interferencia de Estados Unidos en el gobierno sandinista de Nicaragua.

En un manuscrito dirigido a fines de enero al presidente Barack Obama desde una cárcel en Fort Lauderdale, y publicado por el periodista Tracey Eaton en el blog Along the Malecon, Potts pide clemencia al mandatario alegando que ya fue castigado en Cuba, donde asegura lo mantenían recluido “en una celda oscura e infestada de gusanos, al estilo del Archipiélago Gulag soviético, donde sufrí una feroz golpiza a manos de seis carceleros”.

Asegura que también padeció malnutrición y “constante exposición a los elementos”, así como ”episodios recurrentes de disentería y neumonía”.
XS
SM
MD
LG