Enlaces de accesibilidad

Volkswagen suspende las ventas de autos diésel en EEUU tras engaño en emisiones


11 millones de coches Volkswagen contaminan más de lo permitido
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:56 0:00

11 millones de coches Volkswagen en todo el mundo contaminan más de lo permitido.

El responsable de la marca alemana en Estados Unidos dijo que "nuestra compañía fue deshonesta con la EPA (Agencia de Protección Ambiental de EEUU) y el comité de Recursos del Aire de California, con todos ustedes...".

Después de admitir pérdidas millonarias por el engaño en sus automóviles diésel, el director ejecutivo de Volkswagen en Estados Unidos, Michael Horn, admitió que la automotriz alemana fue deshonesta en las pruebas de emisiones contaminantes.

Durante un evento en Nueva York para presentar el nuevo modelo Passat 2015, el responsable de la marca alemana dijo que "nuestra compañía fue deshonesta con la EPA (Agencia de Protección Ambiental de EEUU) y el comité de Recursos del Aire de California, con todos ustedes (...) la embarramos totalmente". Seguidamente prometió "enmendar las cosas con el gobierno, con el público, con nuestros clientes, nuestros empleados y también, muy importante, con nuestros distribuidores".

Según reconoció Volkswagen, equipó a 11 millones de sus vehículos con dispositivos que pueden trampear las pruebas de emisiones contaminantes, por lo que procedió a suspender la comercialización en Estados Unidos de sus modelos de cuatro cilindros de las marcas VW y Audi, el 23% de sus ventas en ese mercado. Una decisión que podría costarle unos 18.000 millones de dólares en pérdidas.

A nivel bursátil los daños de esta revelación no se han hecho esperar tampoco, ya que Volkswagen acababa en la Bolsa de Alemania con una caída del 34% tras las dos últimas sesiones.

Fotografía de archivo tomada el 21 de febrero de 2012 que muestra la fábrica de Vokswagen en Chattanooga (Estados Unidos).
Fotografía de archivo tomada el 21 de febrero de 2012 que muestra la fábrica de Vokswagen en Chattanooga (Estados Unidos).

El escándalo del líder mundial en ventas de su sector se dio a conocer el viernes, cuando los reguladores estadounidenses ordenaron a la compañía corregir el defecto y anunciaron una investigación. Como resultado, el Departamento de Justicia estadounidense lanzó una pesquisa penal que llevó a otros países a iniciar investigaciones y a Corea del Sur a citar a los directivos de VW.

La marca, cuyas ventas de vehículos diésel en Estados Unidos están suspendidas, se mostró "totalmente comprometida" a convertir este escándalo en una oportunidad para mejorar y aprender, y agregó que VW pagará lo que deba pagar.

Su presidente en este país norteamericano aseguró ante los presentes que "no solo corregiremos este asunto (... sino) que pagaremos lo que debamos pagar y seguiremos trabajando muy duro para que nuestra historia con los clientes estadounidenses, nuestros distribuidores, nuestros empleados, sea exitosa".

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG