Enlaces de accesibilidad

Ventas minoristas suman tercera baja consecutiva


Fotografía de archivo de una tienda de productos electrónicos. EFE/Franck Robichon

Sondeo muestra empresas reducen planes de contratación

Las ventas minoristas estadounidenses cayeron en junio por tercer mes seguido al bajar la demanda de forma generalizada, especialmente las compras de autos, productos electrónicos y materiales para la construcción, mostró el lunes un informe oficial que suma preocupación por la salud de la economía.

La agencia Reuters dijo que las ventas sufrieron un retroceso del 0,5 por ciento, desafiando las expectativas de un alza del 0,2 por ciento. Se trata de la primera vez desde fines del 2008, cuando la economía estaba sumida en la recesión, en que las ventas caen por tres meses consecutivos.

"Las pruebas son cada vez más claras de que la economía estadounidense se está desacelerando", dijo Jim Baird, estratega de inversiones de Plante Moran Financial Advisors en Kalamazoo, Michigan.

Estas cifras se suman a otros indicadores débiles que aumentan la presión sobre el presidente demócrata Barack Obama en la antesala de las elecciones de noviembre, donde buscará su reelección. Su rival republicano, Mit Romney, está concentrando su campaña en criticar el manejo de la economía por parte del actual mandatario.

Al mismo tiempo, la debilidad de las ventas minoristas eleva la posibilidad de que la Reserva Federal lance otra ronda de compra de bonos para dar un espaldarazo a la economía.

En medio del temor por la fragilidad del consumo, los futuros de las acciones estadounidenses abrieron en baja, mientras que los rendimientos de los bonos del Tesoro cayeron.

La creación de empleo en Estados Unidos se ha desacelerado de forma dramática en los últimos meses, bajo el peso del temor de las empresas a contratar personal ante una economía en desaceleración.

El sector manufacturero del país también ha mostrado señales de contracción, aunque el lunes la Fed de Nueva York dijo que su índice fabril Empire State subió en julio tras sufrir una fuerte baja en junio.

La debilidad de las ventas minoristas es preocupante porque sugiere que el gasto del consumidor, que representa dos tercios de la economía estadounidense, también está tambaleándose.

"Este es otro ejemplo de cómo la amplia incertidumbre económica está teniendo impacto sobre la actividad de la economía", dijo Eric Fine, de la firma Van Eck en Nueva York.

Esta debilidad de la economía está pasando la cuenta a la creación de empleo. Un sondeo publicado el lunes mostró que las empresas estadounidenses están recortando los planes para contratar trabajadores y que un número cada vez mayor de firmas sienten que la crisis de deuda de Europa está afectando a sus ventas.

La encuesta mostró que un 47 por ciento de las compañías consultadas sentían que sus ventas habían caído como consecuencia de los problemas económicos en Europa.

Entre las firmas que producen bienes y no brindan servicios, el impacto fue incluso mayor, con casi cinco de cada cuatro de ellas reportando un descenso en las ganancias vinculado a la situación europea.

El Departamento de Comercio dijo que las ventas de autos y sus partes cayeron un 0,6 por ciento en junio, mientras que las de productos electrónicos y electrodomésticos bajaron un 0,8 por ciento. Las ventas de materiales para la construcción retrocedieron un 1,6 por ciento y las de estaciones de gasolina un 1,8 por ciento.

Sin contar autos, las ventas cayeron un 0,4 por ciento.
XS
SM
MD
LG