Enlaces de accesibilidad

ABC: debilidad tiene inmovilizado a Chávez


El gobierno cubano estaría apurado porque Chávez pueda juramentar y Nicolás Maduro asuma de nuevo como vicepresidente.

El regreso a Caracas del presidente venezolano habría sido previsto para hace dos semanas pero la fragilidad de su estado de salud se lo impidió, según el diario español.

“La débil condición física en la que se encuentra Hugo Chávez sigue impidiendo hasta la fecha su previsto traslado a Caracas para un breve acto de juramentación, que se producirá tan pronto pueda soportar el viaje en avión”, dice este miércoles el periódico español ABC.

Según el diario, que ha dicho tener acceso a fuentes en contacto con los especialistas que atienden a Chávez, el gobernante está extremadamente débil, sufre deficiencia respiratoria y fuertes dolores que su equipo médico no consigue controlar luego de la cuarta operación de cáncer a que fue sometido el mes pasado en La Habana.

El reporte detalla que la debilidad del gobernante es resultado de una intervención quirúrgica muy invasiva en la que perdió varios órganos en la zona de la pelvis, incluyendo parte del intestino.

Un fuerte malestar en el abdomen, añade, combinado con la metástasis en huesos que sufre, le está produciendo considerables dolores al presidente.

“Los últimos días el presidente venezolano continuaba sometido intermitentemente a respiración artificial”, dice, y los médicos intentan “reforzarle” de manera temporal para que pueda hacer un viaje de ida y vuelta. La intención sería que Chávez preste juramento para su nuevo mandato, lo que debía haber hecho el pasado día 10.

ABC asegura que “al menos en una ocasión, durante 48 horas, los días 17 y 18 de enero, un avión especial estuvo dispuesto en Cuba para llevar a Chávez a Caracas. El plan era trasladarle en camilla desde el Cimeq de La Habana hasta el Hospital Militar de la capital venezolana (…) Al final, el viaje se abortó por la precariedad física del paciente”.

En la actualidad, señala el diario, el plan es llevar a cabo “lo antes posible ese viaje, con juramentación en el propio Hospital Militar, o bien en el Palacio de Miraflores si su delicada salud lo permite, ante el reducido grupo de miembros del Tribunal Supremo. Después regresaría a La Habana para continuar con el tratamiento que requiere el cáncer que sufre”.

De momento, el apuro por montarlo en un avión sería para que además de juramentar a tenor de lo dispuesto por la Constitución venezolana, pueda ratificar oficialmente para el nuevo mandato como vicepresidente a Nicolás Maduro, su designado sucesor que según todo indica cuenta con la confianza de La Habana.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG