Enlaces de accesibilidad

Campaña electoral de Chávez cuesta arriba


Hugo Chávez tiene dos adversarios de cara a los comicios, el candidato opositor y su enfermedad.

La enfermedad del presidente venezolano ha limitado sus apariciones públicas y arroja sombras sobre su postulación para los comicios del 7 de octubre

En tres semanas el presidente Hugo Chávez sólo ha sido visto o escuchado en público cinco veces y cada vez son más fuertes los rumores de que cuando tenga que inscribirse oficialmente el próximo 11 de junio como candidato para las elecciones, tendrá que hacerlo a distancia para no tener que estar de cuerpo presente.

Se ha dicho que Chávez tendrá la posibilidad de registrar por Internet su candidatura en busca de la reelección, y no tener así que caminar, exponerse al agotamiento físico de subir y bajar escaleras, algo que el cáncer no le permite.

Lo cierto es que el ritmo de discursos kilométricos, apariciones atropelladas a cualquier hora, a diario y en cualquier sitio del país, al estilo de cómo solía hacer también una vez su mentor y padrino político, Fidel Castro, no le estarán permitidos en lo adelante, y si la salud lo ayuda a llegar a los comicios del 7 de octubre todo parece indicar que tendría que hacerlo sobre almohadones de seda.

El propio Chávez declaró que ya no va “a ser un caballo desbocado como en el pasado”, aunque prometió a sus seguidores que si será “un búfalo” para tratar de contrarrestar la ola de rumores que por estos días recorre Venezuela sobre la posibilidad de que el presidente, aunque quiera, en la práctica no pueda hacer campaña electoral.

Henrique Capriles, candidato único de la oposición que rebosa de salud y de vigor ya anunció que se inscribirá el próximo día 10, fecha para la que también habrá una marcha multitudinaria acompañándolo. Pero Chávez no ha revelado aún ni la fecha ni la forma en que se inscribirá.

Según versiones difundidas en Venezuela, la empresa petrolera estatal PDVSA, fuente de toda la riqueza que maneja el gobierno, adquirió en EE.UU. los equipos necesarios para que el presidente pueda ser visto mediante teleconferencias en todos los rincones del país sin necesidad de viajar, de sudar ni de exponerse a desmayos en público.

La incertidumbre acerca de si Chávez podrá siquiera concurrir como candidato a las elecciones se ha hecho todavía mayor después de que esta semana el periodista estadounidense Dan Rather dijo que una fuente muy cercana al Palacio de Miraflores le había confiado que el cáncer del presidente hizo metástasis y apenas le quedan dos meses de vida.
XS
SM
MD
LG