Enlaces de accesibilidad

Venezuela. Agoniza la paz


El vicepresidente de Venezuela, Nicolas Maduro (c), y el presidente del Congreso Nacional venezolano, Diosdado Cabello (i).

Subestimar a Chávez fue un error que no debe repetirse con los Cabellos y Maduros que se debaten o puedan debatirse por el control de la nación.

Los caciques del chavismo, Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, con sus respectivas tribus, están apostando a generar condiciones que sumerjan al país en una crisis extrema que justifiquen decisiones que supriman los exiguos espacios legales que todavía existen en Venezuela.

El primer objetivo es destruir la oposición. Los depredadores necesitan impunidad para actuar a su antojo y una fuerza política que les rete constantemente es un enemigo a vigilar y destruir si se presenta la oportunidad, resultado que no será fácil porque se aprecia que la ciudadanía está en el presente más dispuesta a defender sus derechos que en el pasado reciente.

Tal vez la muerte de Hugo Chávez sacó del letargo a tirios y troyanos, independientemente a si estaban a favor o no de un golpista que fue capaz de imponer una dictadura electoral.

Al César lo que es del César debimos aprenderlo hace mucho tiempo. Subestimar a Chávez fue un error que no debe repetirse con los Cabellos y Maduros que se debaten o puedan debatirse por el control de la nación.

Por otra parte el liderazgo de la oposición aunque favorece soluciones negociadas, indudablemente lo mejor para el país, tiene una mayor conciencia de la realidad y está consciente que no puede seguir siendo condescendientes con su enemigo porque la esquina del ring se le achica y no van a encontrar donde entrenarse para futuras contiendas.

De ahí la firmeza de los reclamos actuales. Las denuncias constantes y la demanda de inspecciones y auditorias de los resultados de las elecciones. Hay demanda firmes, acusaciones de fraude, no solo de la que se hace en las urnas, sino también de los muchos ventajismos a los que recurrió el gobierno.

Se denuncia la corrupción y lo más importante, las violaciones a la soberanía venezolana por parte de la dictadura cubana. Era inexplicable que un sector de la oposición venezolana no fuera más crítica con la dictadura de los Castro, no rechazara la presencia de militares cubanos en ese país y no mostraran solidaridad con los cubanos que enfrentan la dictadura.

No obstante el gobierno con sus mañas arrincona cada vez más la libertad y los derechos ciudadanos. Las disposiciones arbitrarias de las instituciones del estado buscan el caos social para provocar reacciones extremas que argumenten el cese de las garantías constitucionales, que aunque de hecho son inexistentes, acrecentarían su impunidad si se dictan disposiciones legales que las anulen por completo.

La crispación social es tensa y se extiende a amplias capas de la población. El oficialismo busca una confrontación violenta para hacer el rol de víctimas. No cesa de reprimir y abusar de los poderes que detenta para favorecer una explosión social que le sería beneficiosa porque a pesar de sus iniquidades, la inmensa mayoría de los gobiernos y de organismos internacionales prefieren estabilidad y gobernabilidad en el resto del mundo, para que las olas de los otros no afecten sus mandatos.

La situación económica es alarmante y el empresariado independiente tendrá menos recursos para producir, pero también para apoyar a los políticos que favorecen un cambio, porque no se puede olvidar, parafraseando a Napoleón Bonaparte, que la política, necesita dinero, dinero y más dinero.

La información es cada vez más controlada por el estado. La compra de medios, la cancelación de licencias y la capacidad de usar con fines criminales el poder judicial, es una realidad que disminuye las posibilidades de defender los derechos ciudadanos.

El exilio o al menos la emigración es una alternativa que muchos consideran. Cada embate que se pierde le confiere terreno al enemigo y si no trata de recuperarse, los fieles pierden la confianza y abandonan el templo.

El argumento de la lucha de clases, el odio a la oligarquía, y ese sin fin de sandeces a las que recurren los regímenes populistas ha perdido mucha de su eficacia pero la policía política es más eficiente y tenebrosa.

Aunque amplios sectores de la población se han percatado de la soberbia y el desprecio a los derechos propios y de los demás que muestran constantemente los funcionarios chavista, el control de las fuerzas represiva ha mejorado y el miedo a lo que puede pasar individualmente supera muchas veces el compromiso con la nación, por eso los déspotas controlan por mucho tiempo el poder.

Tampoco se puede obviar que hay sectores que sin estar asociados directamente a la actividad política están irritados por la prepotencia del gobierno. Otros, al faltar el Caudillo no son devotos de sus intérpretes y prefieren abstenerse de cualquier gestión, incluido el voto, lo que favorece a la oposición.

Todo eso ayuda a la estabilidad de la balanza en la que se juega el futuro del país, pero es el momento de la ofensiva. Se debe actuar con firmeza, recurrir a todos los espacios legales para reclamar los derechos que el enemigo quiere cercenar, como el artículo 350 de la constitución que apunta “ El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos”.
  • 16x9 Image

    Pedro Corzo

    Pedro Corzo, Santa Clara, 1943. Trabaja en Radio Martí desde 1998. Conferencista y escritor. Residió en Venezuela durante doce años y colaboró allí en varios medios de información.

    Es presentador del programa Opiniones de WLRN, Canal 17 y columnista de El Nuevo Herald. Ha producido varios documentales históricos entre ellos Zapata, Boitel y Los Sin Derechos.

    Entre sus libros se cuentan Cuba, Cronología, Perfiles del Poder, La Porfía de la Razón, Guevara Anatomía de un Mito,  Cuba, Desplazados y Pueblos Cautivos y El Espionaje Cubano en Estados Unidos. 

    En mayo del 2017 recibió la Medalla de la Libertad que otorga el gobernador del estado de la Florida.

XS
SM
MD
LG