Enlaces de accesibilidad

Venezuela acusa a EEUU por supuesto plan insurreccional


El ministro del Interior de Venezuela, Miguel Rodríguez Torres

Venezuela enfrenta desde febrero sangrientas protestas, con saldo de 41 muertos y más de 700 heridos y acusa a Estados Unidos de las manifestaciones.

El ministro de Interior de Venezuela, Miguel Rodríguez, insistió este viernes en acusar a Estados Unidos de ser el organizador de un supuesto plan insurreccional contra su país, conspiración en la que involucró a políticos opositores, empresarios, banqueros, dirigentes estudiantiles y legisladores estadounidenses.

Venezuela enfrenta desde el pasado mes de febrero sangrientas protestas, con el saldo de 41 muertos y más de 700 heridos, revueltas que desde el inicio fueron calificadas por el presidente socialista Nicolás Maduro como un intento de golpe patrocinado por sectores de Estados Unidos y Colombia.

En una exposición de 45 minutos, convocada para "difundir un informe completo de todas las personas que están detrás del golpe de Estado", el ministro compiló informes parciales suministrados en semanas previas y volvió sobre las acusaciones contra Washington.

El plan, según la tesis de Caracas, responde "a los dos objetivos principales que tiene el gran imperio, Estados Unidos, contra Venezuela: impedir la propagación continental del pensamiento bolivariano y apropiarse de la mayor reserva petrolera mundial", acusó el general Rodríguez.

Respuesta de la congresista Ileana Ros-Lehtinen

La Congresista Ileana Ros-Lehtinen (R-FL), Presidenta del Subcomité del Medio Oriente y África del Norte, hizo la siguiente declaración después de las acusaciones del ministro del interior venezolano:

“Es una insignia de honor para mi y mi esposo, Dexter, ser criticados por el régimen de Maduro por nuestro compromiso a los principios de libertad y democracia para el pueblo venezolano. Estas controversias paranoícas y acusaciones lanzadas por el régimen venezolano contra los Estados Unidos y ahora contra mi esposo no son verdad. Sin embargo, no es sorprendente que Maduro, como Castro, continua tratando de culpar a los Estados Unidos por sus propias fallas.

“Si Maduro está preocupado por la influencia extranjera, porqué no expulsa a todos los militares cubanos y miembros de la inteligencia que ayudan a su régimen y a los ‘colectivos’ a cometer violaciones de derechos humanos contra el pueblo de Venezuela? La realidad es que el anuncio de hoy por el ministro del interior es solamente otro intento de parte de Maduro para distraer la atención de los abusos a los derechos humanos, la censura a la prensa, la alta inflación, los recortes de alimentos, y las fallas económicas por los cuales el régimen es responsable.”
Desde la llegada al poder hace un año de Maduro, heredero político de Hugo Chávez, ocho funcionarios de la embajada y consulado estadounidenses fueron expulsados.

Este viernes el ministro dijo que en las protestas estuvieron involucrados "58 extranjeros", pero sólo identificó un puñado de ellos y precisó la nacionalidad de tres: un estadounidense y dos colombianos.

Dirigentes del ala radical opositora como Leopoldo López (en prisión) o el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, fueron vinculados con el denunciado plan insurreccional, al igual que los dirigentes estudiantiles Gaby Arellano y Juan Requesens. Rodríguez también acusó a empresarios y banqueros que viven en Miami, y a la congresista cubano-americana Ileana Ros (ex presidenta del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara), a quien imputó por las relaciones de su esposo Dexter Lehtinen con un bufete de abogados involucrado, según el ministro, en conspiraciones contra Venezuela.

La presentación del ministro, también ex director del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), estuvo precedida por una serie de allanamientos, uno de ellos contra el dirigente juvenil Rosmit Mantilla, del partido opositor Voluntad Popular, definido por el gobierno como una agrupación sediciosa. La familia de Mantilla denunció que el Sebin "sembró sobres con dinero" durante el allanamiento.

"No cabe duda de que a toda costa (el gobierno) quiere incriminarnos como organización en el financiamiento de las protestas", dijo Freddy Guevara, coordinador nacional político adjunto de Voluntad Popular.

La medianoche pasada agentes de inteligencia, con armas largas y que se desplazaban en tres vehículos, se estacionaron y permanecieron durante horas en la misma calle de las oficinas en Caracas del principal líder opositor Henrique Capriles, reveló a la AFP un colaborador del excandidato presidencial.

En otro operativo en mitad de la noche, pero un día antes, hombres armados ingresaron a la sede de la ONG "Un Mundo sin Mordaza" (organizadora de la campaña mundial SOS Venezuela), de donde se llevaron elementos y detenido al guardián nocturno, denunció su presidente Rodrigo Diamanti.

En su exposición del viernes, Rodríguez incluso acusó a la presidenta de la ONG Control Ciudadano, Rocío San Miguel, de haber obtenido "información sobre el armamento ruso comprado por la revolución para entregarlo a la embajada de Estados Unidos".
XS
SM
MD
LG