Enlaces de accesibilidad

Benedicto XVI se despide


El papa Benedicto XVI se despide de sus cardenales este jueves en el Vaticano.

En su último día como papa se reúne con el colegio de cardenales y promete obediencia a quien sea elegido su sucesor en la Santa Sede.

El papa Benedicto XVI se despidió este jueves de los miembros del Colegio Cardenalicio en el Vaticano, y en su último día como sumo pontífice les dijo que guardará “obediencia" y respeto incondicional a quien sea su sucesor.

"Seguiré estando cerca de ustedes en la oración, especialmente en los próximos días (...) mientras eligen al próximo papa al que declaro hoy mi reverencia y obediencia incondicional", dijo a los cardenales.

De acuerdo con lo previsto, las campanas de Roma repicarán al unísono para anunciar que Benedicto XVI está dejando el Vaticano.

A las ocho de la noche (hora de la capital italiana), la Guardia Suiza cerrará las puertas del Palacio Apostólico en señal externa de que Joseph Ratzinger, de 85 años, ha dejado de ser a partir de ese instante el papa.

Antes del cese oficial de sus funciones al frente de la Iglesia católica está previsto que Benedicto XVI pronuncie unas breves palabras a modo de despedida cuando llegue en helicóptero a la residencia de Castel Gandolfo proveniente del Vaticano.

El papa podía haber abandonado Roma en automóvil, pero la secretaría de Estado y la Gendarmería vaticana quisieron evitar un largo cortejo de vehículos atravesando las calles de Roma, una ciudad normalmente congestionada por el tráfico

El decano del Colegio Cardenalicio, Angelo Sodano, pronunció un discurso de agradecimiento durante la despedida de Benedicto XVI por sus ocho años de pontificado en presencia de todos los purpurados de la curia y los ya llegados a Roma para integrar el cónclave de 115 cardenales que elegirán al nuevo papa.

En vísperas de su partida y luego del domingo, cuando por última vez se le vio en la Plaza de San Pedro para rezar el Ángelus, Joseph Ratzinger dijo que planea dedicarse por entero a “la oración” y tomó dos decisiones importantes.

Una de ellas está precisamente relacionada con su sucesión, al conceder al Colegio Cardenalicio mediante la bula Motu Proprio la facultad de adelantar el cónclave antes del 15 de marzo para elegir al nuevo Santo Padre.

La otra decisión está relacionada con el escándalo que en los últimos meses sacudió al Vaticano y el informe sobre la filtración a la prensa de sus documentos confidenciales (que los periodistas en Roma denominan VatiLeaks) y que según su determinación permanecerá en secreto para ser puesto en las manos del futuro pontífice.
XS
SM
MD
LG