Enlaces de accesibilidad

Benedicto XVI se niega a conspirar contra Francisco


El papa Francisco saluda a cardenales y obispos.

El Papa emérito respondió a los cardenales que fueron a verlo en secreto para protestar contra la política de Francisco que le expongan sus quejas a él.

El papa emérito Benedicto XVI rechazó con firmeza las presiones de los cardenales conservadores que le pidieron maniobrar contra la política de apertura del papa Francisco en el sínodo sobre la familia, reveló este domingo el diario La Repubblica.

Desde su dimisión en febrero de 2013, Joseph Ratzinger reside en un antiguo monasterio en el Vaticano, donde recibe a sus allegados y vive dedicado a la oración, la lectura y la escritura.

Según fuentes citadas por el diario italiano, el Papa emérito respondió a los cardenales que fueron a verlo en secreto para protestar contra la política de Francisco: "yo no soy el Papa, no se dirijan a mí". Y amistosamente le envió un mensaje al pontífice argentino para ofrecerle su ayuda teológica, en la que es un referente.

"Cuando habla Benedicto XVI, siempre es para apoyar a Francisco", destacaron estos "atentos observadores" citados por La Repubblica. Y es que el alemán, conservador en lo doctrinal, se niega a que lo utilicen contra su sucesor.

Beatificación de Pablo VI

El papa Francisco beatificó este domingo en una ceremonia solemne en la plaza de San Pedro a Pablo VI, quien guió a la Iglesia en medio de una "sociedad secularizada y hostil", recordó el pontífice. El italiano Giovanni Battista Montini, que reinó de 1963 a 1978, autor de la controvertida encíclica Humanae Vitae, que zanjó toda apertura a la píldora, gobernó la Iglesia en medio de las grandes 'revoluciones' y transformaciones de los años 60.

Benedicto XVI asistió a la misa en primera fila, al lado de numerosos cardenales y obispos de todo el mundo, en un gesto de unión y apoyo al Papa argentino, en un momento delicado para el pontificado de Francisco. La ceremonia de beatificación fue programada como clausura del primer sínodo de obispos convocado por el Papa argentino, marcado por las fuertes divisiones entre conservadores y progresistas ante las reformas y cambios que Francisco propone.

Durante la homilía, Francisco calificó a Pablo VI como "valiente cristiano", por predicar el diálogo con el mundo moderno y crear en 1965 los sínodos o asambleas de obispos para democratizar y modernizar a la Iglesia. "La grandeza del beato Pablo VI resplandece en su humildad", dijo el Papa al elogiarlo como el "gran timonel" del Concilio Vaticano II, la persona que "en el momento en que estaba surgiendo una sociedad secularizada y hostil, supo conducir con sabiduría y visión de futuro –quizás en solitario– el timón de la barca de Pedro", explicó.

Miles de italianos provenientes de Brescia, la ciudad de nacimiento de Montini, acudieron a la beatificación bajo un sol rutilante.

Durante la ceremonia fue colocada en el altar la reliquia del nuevo beato, la camiseta ensangrentada que llevaba puesta cuando fue víctima de un atentado protagonizado por un desequilibrado en Filipinas, en noviembre de 1970. Una enorme pancarta, con la foto del nuevo beato con los brazos abiertos, lucía en la fachada de la basílica.

XS
SM
MD
LG