Enlaces de accesibilidad

Vargas Llosa recuerda sus días en Cuba con la última novela de Cabrera Infante


En 1998 estuvieron en el Palacio de La Moncloa los escritores Guillermo Cabrera Infante, que ese día recibió el premio "Miguel de Cervantes" de Literatura, y a Mario Vargas Llosa, ganador de la edición de 1994.

Vargas Llosa cree que "Mapa dibujado por un espía" es un testimonio descarnado y atroz sobre lo que significa una Revolución cuando la euforia y la alegría del triunfo cesan y se convierte en poder supremo.

El escritor Mario Vargas Llosa elogió el libro póstumo recién publicado del autor cubano Guillermo Cabrera Infante en una reseña en el diario español El País.

Vargas Llosa cree que Mapa dibujado por un espía debería llamarse "El mapa de la tristeza" por el sentimiento de soledad e indefensión que lo impregna de principio a fin.

El premio Nobel de Literatura dijo sentirse muy impresionado por este libro, que cuenta la visita de Cabrera Infante a La Habana en 1965, cuando era el agregado cultural de Cuba en Bélgica, "no sólo por el gran afecto que sentí siempre por Cabrera Infante, sino por lo que me ha revelado sobre él, sobre La Habana y sobre esa época de la Revolución Cubana. Conocí a Guillermo cuando era todavía diplomático en Bélgica y se guardaba muy bien de hacer críticas a la Revolución, si es que entonces las tenía. En la época que él describe yo estuve en Cuba y ni vi ni imaginé lo que él y los demás personajes de este libro vivían, aunque estuve con varios de ellos muchas veces, conversando sobre la Revolución, y convencido que todos estaban contentos y entusiasmados con el rumbo que aquella tomaba, sin sospechar siquiera que algunos, o acaso todos, disimulaban, representaban, y, debajo de su entusiasmo, había simplemente miedo".

"El libro narra, a vuela pluma y a veces con frenesí y desorden, los cuatro meses siguientes, en que Cabrera Infante vuelve muchas veces al ministerio, sin que ni el ministro ni alguno de los jefes lo reciba, descubriendo de este modo que ha caído en desgracia, pero sin enterarse nunca cómo ni por qué. Sin embargo, al día siguiente de llegar, Raúl Roa lo había felicitado por su gestión como diplomático y anunciado que probablemente volvería a Bruselas ascendido como ministro consejero de la embajada. ¿Qué o quién había intervenido para que su suerte cambiara de la noche a la mañana? Por lo demás, le seguían pagando su sueldo y hasta le renovaron la tarjeta que permitía hacer compras en las tiendas para diplomáticos, mejor provistas que las bodegas cada vez más misérrimas a las que acudía la gente común. ¿Lo consideraba el gobierno un enemigo de la Revolución?"

"El libro no contiene análisis políticos ni críticas razonadas al gobierno revolucionario; por el contrario, cada vez que asoma el tema político en las reuniones de amigos, el protagonista enmudece y procura alejarse de la conversación, convencido de que, en el grupo, hay algún espía o de que, de un modo u otro, lo que allí se diga llegará a los oídos del Ministerio del Interior. Hay algo de paranoia, sin duda, en este estado de perpetua desconfianza, pero tal vez ella sea la prueba a la que el poder quiere someterlos para medir su lealtad o su deslealtad a la causa. No es de extrañar que, en estos cuatro meses, comenzara para Cabrera Infante aquel vía crucis psicológico que, con el tiempo, iría desbaratando su vida y su salud pese a los admirables esfuerzos de Miriam Gómez, su esposa, para infundirle ánimos, coraje y ayudarlo a escribir hasta el final", explica Vargas Llosa.

Concluye Vargas Llosa que este libro póstumo es un testimonio descarnado y atroz sobre lo que significa una Revolución cuando la euforia y la alegría del triunfo cesan y se convierte en poder supremo, ese Saturno que tarde o temprano devora a sus hijos.

Recomendamos

XS
SM
MD
LG