Enlaces de accesibilidad

Un detenido y siete muertos por tiroteo en universidad de Oakland


Policías vigilan en una calle cercana a la universidad de Oikos tras un tiroteo ocurrido en el interior del centro educativo, en el este de Oakland, California (EEUU).

One Goh, de 43 años, un coreano nacionalizado estadounidense admitió haber cometido los crímenes

Un antiguo estudiante de una pequeña universidad cristiana de Oakland (California) disparó el lunes en el centro educativo y mató a siete personas e hirió a otras tres, informaron las autoridades.

La agencia EFE informó que el jefe de la policía de esa localidad, Howard Jordan, dijo que el detenido, One Goh, de 43 años, se entregó una hora después del tiroteo ocurrido en la universidad Oikos.

Según la agencia AFP, Jordan señaló que Goh entró en el edificio que alberga la universidad, tomó como rehén a una recepcionista y buscó a una determinada administrativa.

Cuando se dio cuenta de que la mujer no estaba en el edificio, disparó contra la secretaria y luego puso a los estudiantes en fila contra la pared y les disparó uno a uno, contó Jordan.

La universidad Oikos imparte materias relacionadas con la religión, la música, la enfermería y la medicina asiática, según su página oficial.

"Con un caso de esta magnitud, con todas las víctimas, todos los testigos y todo el caos, va a hacer falta unos días para juntar todas las piezas", explicó Jordan, quien indicó que en el momento del suceso unas 35 personas se encontraban en el edificio o alrededor.

De las siete personas que fallecieron, cinco de ellas lo hicieron en la escena del crimen y otras dos en el hospital.

Los heridos se encuentran en situación estable.

Goh entró en una de las aulas del centro educativo y en ese momento fue reconocido por varios testigos como un antiguo compañero que llevaba meses sin acudir a clase.

"La gente comenzó a correr y él empezó a disparar", dijo Gurpreet Sahota, la cuñada de una de las estudiantes que fue testimonio de lo ocurrido, Dawinder Kaur, de 19 años.

El detenido abandonó la escena del crimen y condujo cerca de 10 kilómetros hasta un supermercado de la localidad de Alameda, donde anunció que había disparado a varias personas y que debía ser arrestado.

Un guardia de seguridad lo detuvo hasta la aparición de la policía.

El suceso tuvo lugar en torno a las 10:23 hora local en una de las clases de la universidad, adonde entró el sospechoso y disparó en múltiples ocasiones.

La policía colocó un vehículo blindado en la puerta de acceso principal para evacuar a los estudiantes y profesores que se encontraban en el centro.

La alcaldesa de Oakland, Jean Quan, dijo en conferencia de prensa que este acto debe provocar un debate sobre la tenencia y disponibilidad de armas.

Esta masacre es el peor suceso de este tipo en la bahía de San Francisco desde el asesinato de ocho personas en julio de 1993, en un tiroteo efectuado por un hombre en las oficinas de una firma de abogados antes de suicidarse.
XS
SM
MD
LG