Enlaces de accesibilidad

Salud

Unicef: muertes de adolescentes por Sida se han triplicado

Una adolescente portadora de VIH-SIDA embarazada en un hospital de Guatemala. EFE
Una adolescente portadora de VIH-SIDA embarazada en un hospital de Guatemala. EFE

La enfermedad es la causa número uno de muerte entre los adolescentes en África y la segunda causa de muerte entre ese sector de edad en todo el mundo.

Las muertes de adolescentes por culpa de la infección del virus del Sida se triplicaron desde el año 2000, según un informe difundido este sábado por Unicef.

Los datos revelan que actualmente, entre los adolescentes de 15 a 19 años, se producen cada hora hasta 26 nuevas infecciones.

Por ello, el Sida es la causa número uno de muerte entre los adolescentes en África y la segunda causa de muerte entre ese sector de edad en todo el mundo.

Mientras que en estos quince años otros grupos de población han visto disminuir las muertes por la infección, entre los adolescentes la mortalidad no desciende.

La región con mayor prevalencia es el África subsahariana, donde las niñas están mucho más afectadas, ya que representan 7 de cada 10 nuevas infecciones entre los jóvenes de 15 a 19 años.

Sin embargo, entre los adolescentes de esa edad en la región, solo 1 de cada 10 ha sido sometido a la prueba del VIH.

Unicef advierte, en consecuencia, de la importancia del diagnóstico temprano del virus y apunta que nuevos datos señalan que la mayoría de los bebés no son sometidos a pruebas de detección.

Según los datos recabados en el estudio "Statistical Update on Children, Adolescents and AIDS" (Actualización estadística sobre los niños, los adolescentes y el Sida), menos de la mitad de los niños menores de 2 meses de edad han sido sometidos a la prueba del VIH.

Más allá, solo 1 de cada 3 de los 2.6 millones de niños menores de 15 años que viven con el VIH recibe tratamiento.

Además, los nuevos datos apuntan que la mayoría de los adolescentes que muere por enfermedades relacionadas con el Sida han contraído el VIH de niños, hace 10 a 15 años, cuando un número menor de mujeres embarazadas y madres que viven con el VIH recibían medicamentos antirretrovirales para prevenir la transmisión a su hijo.

Respecto de las transmisiones de madre a hijo, desde el año 2000 se han evitado casi 1,3 millones de nuevas infecciones, en gran parte debido a los avances en la prevención de este tipo de transmisión.

En 2014, 3 de cada 5 mujeres embarazadas con VIH recibieron tratamiento antirretroviral para prevenir la transmisión del virus asus bebés.

Esto se ha traducido en una reducción del 60 % de las muertes relacionadas con el Sida entre los niños menores de 4 años desde el 2000.

Unicef defiende que esos esfuerzos para eliminar la transmisión de madre a hijo ayudarán a cambiar el rumbo de la epidemia para la nueva generación de adolescentes.

En tanto, Craig McClure, Director de los programas mundiales de VIH/Sida de Unicef, destacó hoy en un comunicado que resulta "fundamental" que los jóvenes portadores del VIH tengan acceso a tratamiento, atención y apoyo.

"Al mismo tiempo, aquellos que no son portadores del VIH deben tener acceso a los conocimientos y medios para ayudarles a permanecer de esa manera", añadió.

"El mundo ha conseguido frenar la extensión de la epidemia del virus del Sida, pero ahora para 2030 tenemos que conseguir poner fin de una vez a la misma", señaló por su parte el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, quien apuntó que todavía queda mucho por hacer.

Vea todas las noticias de hoy

"Aquí no hay condiciones mínimas sanitarias para enfrentar ningún tipo de epidemia", advierte médico cubano

Insalubridad en céntrica calle de Sancti Spiritus.
Insalubridad en céntrica calle de Sancti Spiritus.
Getting your Trinity Audio player ready...

En la provincia de Santiago de Cuba circulan dos serotipos de dengue con alta probabilidad de producir formas graves de la enfermedad si no se adoptan medidas urgentes y oportunas, reconoció Alfredo Cintra, jefe del Departamento de Vigilancia y Lucha Antivectorial en la provincia.

Según el funcionario, el territorio presenta una elevada infestación del Aedes aegypti, agente transmisor del dengue, sobre todo en el municipio cabecera y los de Palma Soriano, Contramaestre, Mella y San Luis.

Mientras tanto, residentes en varias zonas del oriente cubano dijeron a Martí Noticias que están enfrentado muchos casos de Oropouche y Dengue, y las condiciones para su prevención son precarias.

En El Cristo, en Santiago de Cuba, el pastor evangélico Jorge Luis Pérez sufre de Oropouche junto a toda su familia.

“Todos en mi casa, mis hermanos, mis sobrinos... Yo creo que el 99 por ciento de toda la población de El Cristo está infestada. Hay dengue y hay Oropouche.

No hay medicinas, no tienen medicamentos, la gente se cae, se desmaya. La situación es muy difícil”, argumentó el pastor.

Es muy alto el nivel de infestación de mosquitos en Cuba, mientras que la campaña de fumigación es muy pobre
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:38 0:00

En Songo la Maya, en Santiago de Cuba, que fue en su momento el epicentro de la fiebre de Oropouche, la situación sigue siendo bastante complicada, sobre todo con la recaída, informó el doctor Roberto Serrano.

“Todavía las cosas andan mal. Aquí todo el mundo ha hecho recaída y recaída. Sanitariamente, todo está igual. Aquí no hay condiciones mínimas sanitarias para enfrentar ningún tipo de epidemia”, aseguro el médico.

En Palma Soriano se han reportado varios casos de dengue y las condiciones son precarias para enfrentarlo, señaló Daniel García.

“La situación es difícil porque no hay una alimentación buena y sana, y las medicinas no existen".

García señaló que aunque las autoridades de salud han garantizado la fumigación de algunas de las viviendas donde se han hallado contagios, "no recogen la basura, es un colapso total”.

En la vecina provincia de Guantánamo no hay información oficial sobre casos de Oropouche y dengue, sin embargo, muchos residentes presentan síntomas febriles y están siendo internados en el hospital provincial, informó el periodista Anderlay Guerra Blanco.

“No han implementado, como en otros tiempos, los pesquizajes, y ya es más que preocupante el nivel de basura que hay en la ciudad”, alertó el comunicador.

Victoria Martínez Valdivia, residente en Caimanera, describe un escenario similar en ese municipio. “La situación aquí con el virus del dengue, y el nuevo virus que está entrando, hay bastantes afectaciones, y hay cantidad de mosquitos, esto es criminal”.

William Tamayo, residente en Banes, Holguín, donde hay muchos casos de dengue y también de Oropouche, describió la situación en esa localidad, donde algunos pacientes sufren de vómitos, diarreas, y fiebre alta.

“Aquí hay una gran contaminación ... y lo más preocupante, lo más alarmante, es que no hay ningún tipo de medicamento para contrarrestar todo este tipo de enfermedades en los hospitales. Los hospitales están colapsados, médicos están pidiendo baja, y enfermeros, porque ya les da pena recibir pacientes y que no puedan atenderlos”, dijo el activista.

En Sacti Spíritus, en el centro de la isla, las calles rotas con salideros y acumulación aguas favorecen la proliferación del mosquito, agente transmisor del arbovirus, mientras las autoridades no descartan contagios por Oropouche, señaló el comunicador Adriano Castañeda.

La ciudad fue nombrada sede de las próximas celebraciones por el 26 de julio.

Insalubridad en céntrica calle de Sancti Spíritus
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:20 0:00

"Esto es como una aldea taína", elevada infestación del Oropouche y el dengue en Santiago de Cuba

Las autoridades de salud alertaron sobre una "elevada infestación del agente transmisor del dengue" y por tanto de casos, en la ciudad de Santiago de Cuba, en Palma Soriano, Contramaestre, Mella y San Luis. (Photo by Yamil LAGE / AFP)
Las autoridades de salud alertaron sobre una "elevada infestación del agente transmisor del dengue" y por tanto de casos, en la ciudad de Santiago de Cuba, en Palma Soriano, Contramaestre, Mella y San Luis. (Photo by Yamil LAGE / AFP)
Getting your Trinity Audio player ready...

Las autoridades sanitarias en Santiago de Cuba alertaron sobre la incidencia del dengue en sus formas más graves, al tiempo que la población combate el Virus del Oropouche sólo con remedios naturales.

Alfredo Cintra Guerra, responsable de Vigilancia y Lucha Antivectorial, en Santiago de Cuba alertó sobre una "elevada infestación del agente transmisor del dengue" y por tanto de casos, en la ciudad de Santiago de Cuba, en Palma Soriano, Contramaestre, Mella y San Luis.

"Para que se tenga una idea de la seriedad del asunto baste añadir que se ha comprobado la circulación de dos serotipos del virus del dengue; de ahí la alta probabilidad de que se produzcan formas graves de la enfermedad", explicó al diario provincial Sierra Maestra.

"Recordemos que el dengue grave puede matar y que los niños, las embarazadas, los enfermos crónicos y los adultos mayores son las personas que más peligran", agregó el experto.

Por otra parte, la propagación del Virus del Oropouche preocupa cada vez más a la población cubana, según dijo a Martí Noticias el padre Leandro León Nun, párroco de la Iglesia San José Obrero, en Santiago de Cuba.

"Actualmente, con las personas que yo puedo ver, que están en mi parroquia y que han estado afectadas por el virus en la zona de San Juan, por ejemplo, en la zona de Sevilla, ahora están la gente padeciendo de eso. Generalmente, está afectando a cantidad de personas y, cuando tú crees que la gente se ha liberado del virus, le repite y se ponen más débiles con esta situación. Ahora mi mamá está en la tercera vez, se pone muy mal" lamentó el padre Nun.

Ante la escasez de medicamentos, los remedios de hierbas han cobrado cada vez más importancia y parecen dar resultado, según el sacerdote.

"La gente dice: 'Ay, cogí el virus', o 'fulano tiene el virus' y ya todo el mundo buscando la mata de cerezas para subir las defensas, las otras yerbas, la lengua de vaca para la fiebre y así todo lo que va diciendo la gente lo van tomando porque la gente tienen miedo a tomar Ibuprofeno porque, desde la pandemia del dengue se le tiene miedo al Ibuprofeno y Paracetamol, no todo el mundo puede comprar eso en el mercado negro para tomar, entonces la gente tiene que recurrir a las hierbas para aliviarse del dolor, para aliviarse de la fiebre y así. Esto es como una aldea taína, y con los apagones, imagínate tú", lamentó el párroco.

Se extiende la epidemia de Oropouche en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:30 0:00

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) explica que la Fiebre de Oropouche es provocada por un virus transmitido por vectores del género Culicidae (mosquitos) y Culicoides (jejenes).

La enfermedad produce un cuadro similar al dengue. Tiene un periodo de incubación de 4 a 8 días (rango entre 3 y 12 días). El inicio es súbito, generalmente con fiebre, cefalea, artralgia, mialgias, escalofríos, y a veces náuseas y vómitos persistentes hasta 5 a 7 días. Ocasionalmente puede presentarse meningitis aséptica. La mayoría de los casos se recuperan dentro de los 7 días, sin embargo, en algunos pacientes, la convalecencia puede demorar semanas, explica la OPS.

Los reportes indican que el virus detectado inicialmente en Santiago de Cuba, se ha ido desplazando a Cienfuegos, Mayabeque y a algunos poblados de Villa Clara. También a la capital cubana como reporta la periodista Yoani Sánchez.

"Ahora debo decirles que ya el virus está en La Habana, los funcionarios de Salud Pública no han dicho nada, pero el diario 14ymedio recoge varios testimonios de personas e incluso, edificios donde hay varios contagiados, sobre todo, en la barriada de Lawton y también en zonas de Centro Habana", afirmó.

"Esto es una pésima noticia porque La Habana es el escenario propicio para la propagación de un virus de este tipo", advirtió la periodista.

El virus de Oropouche fue detectado en Cuba a finales de mayo "mediante acciones de seguimiento y vigilancia de síndromes febriles inespecíficos, a partir de muestras estudiadas en el laboratorio nacional de referencia del Instituto Pedro Kourí (IPK)", informó la prensa oficial en su momento.

Según el Ministerio de Sald Pública cubano "no existe un tratamiento específico, solo medidas generales para aliviar los síntomas".

La OPS indica que el diagnóstico de laboratorio es esencial para la confirmación de los casos, para caracterizar un brote y realizar el seguimiento de la tendencia de la enfermedad.

Además recomienda la protección de viviendas con mosquiteros de malla fina en puertas y ventanas, el uso de prendas que cubran las piernas y brazos, sobre todo en casas donde existe alguien enfermo, el uso de repelentes y el uso de mosquiteros impregnados o no con insecticidas para quienes duermen durante el día como embarazadas, bebés, personas enfermas o postradas en cama y ancianos.

En situaciones de brote se deben evitar las actividades al aire libre durante el periodo de mayor actividad de los mosquitos (al amanecer y atardecer).

[Con reporte radial de José Luis Ramos]

El constante cambio de terapias antirretrovirales, un reto para los pacientes cubanos con VIH

“De repente llegas a la farmacia y quien te atiende te cambia el tratamiento”, lamentó uno de los entrevistados, resaltando la falta de consistencia en el suministro de estos medicamentos. (Adalberto Roque/AFP/Archivo)
“De repente llegas a la farmacia y quien te atiende te cambia el tratamiento”, lamentó uno de los entrevistados, resaltando la falta de consistencia en el suministro de estos medicamentos. (Adalberto Roque/AFP/Archivo)

En una reciente entrevista con Martí Noticias, pacientes infectados con VIH en Cuba compartieron sus testimonios sobre la irregularidad en el suministro de medicamentos antirretrovirales, un problema que persiste desde hace años.

Desde La Habana, Orlando Ramírez relató cómo la falta de una estabilidad en su tratamiento lo llevó a ser hospitalizado en múltiples ocasiones, debido a los cambios en las terapias antirretrovirales.

“Me cambiaron, tuve ingreso, urgencias… nos vimos al borde de la muerte porque al faltarnos el medicamento y tener los CD4 en cero, es como que no tenemos defensa en el cuerpo, un catarro nos elimina”, explicó Ramírez.

La situación ha obligado al enfermo y su esposa a pasar de una terapia menos invasiva a una más agresiva, que, según él, afecta negativamente su calidad de vida. “En el mes te pasas cuatro y cinco días con descomposición en el estómago, con temblores, con dolores de cabeza, calambres”, dijo, describiendo así los efectos adversos de esta terapia más agresiva.

Enfermos de VIH denuncian irregularidad en distribución de terapias antirretrovirales
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:43 0:00

En conversación con el programa Arcoíris, de Radio Martí, el Dr. Nelson Gandulla, un médico cubano exiliado en España, destacó las irregularidades que enfrentan los pacientes VIH positivos para recibir sus tratamientos y criticó la falta de campañas efectivas contra el VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS), señalando que muchas de estas enfermedades no reciben la atención necesaria por parte de las autoridades de la isla.

Desde la capital cubana, Michel Herrera, un opositor que también vive con VIH, compartió su experiencia sobre las dificultades que enfrenta para poder acceder a tratamientos adecuados. Herrera mencionó haber probado un medicamento de la India por un corto período, pero tuvo que dejarlo debido a sus efectos secundarios severos.

“De repente llegas a la farmacia y quien te atiende te cambia el tratamiento”, lamentó Herrera, resaltando la falta de consistencia en el suministro de estos medicamentos.

Señaló, además, la importancia de que los fármacos antirretrovirales sean compatibles con el organismo de cada paciente, lo cual requiere pruebas de resistencia específicas.

Sin embargo, Herrera destacó que acceder a estas pruebas es un desafío, ya que solo se le ha realizado una vez desde 2013, a pesar de haber experimentado más de 12 cambios en su tratamiento.

Autoridades confirman otro caso de paludismo en Cuba y reconocen escasez de combustible e insecticidas para fumigar

Fumigación y tratamiento de aguas para contener proliferación de Aedes Aegypti, transmisor del dengue, zika y chigunkunya.
Fumigación y tratamiento de aguas para contener proliferación de Aedes Aegypti, transmisor del dengue, zika y chigunkunya.

Las autoridades sanitarias de la isla confirmaron esta semana el segundo caso de paludismo detectado en Cuba en lo que va de año y reconocieron la escasez de combustible, insecticidas y equipos para desarrollar las campañas habituales de fumigación.

Se trata de un paciente que arribó al país el 22 de febrero pasado procedente de Angola y el 10 de marzo tuvo manifestaciones clínicas. La persona, que no fue identificada, reside en Guantánamo y fue ingresada una semana después.

Un reporte del diario local Venceremos indica que desde el 18 de marzo se encuentra en el hospital Dr. Agostinho Neto de esa provincia.

“Esta patología es causada por Plasmodium, un parásito inoculado de un paciente a otro por el mosquito del género Anófeles, el cual infecta con malaria y tiene hábitos vespertinos, a diferencia del Aedes aegypti, de actividad matutina y transmisor de dengue y chikungunya”, explicó el doctor Leonel Heredia Carpintrú, epidemiólogo y subdirector de tal especialidad en el Centro provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología.

“Por esta razón, tras identificarse el paciente palúdico y proceder a la correspondiente atención médica, los trabajadores de Vectores han realizado tratamientos adulticidas (fumigación) intra y extradomiciliares en las zonas donde pernoctó (sur y centro de la ciudad) en horarios de la tarde-noche, cuando vuela el Anófeles transmisor”, dijo.

Heredia Carpintrú apuntó que aún cuando la presencia del mosquito trasmisor es alta, en el territorio no cuentan con los recursos necesarios para llevar a cabo la habitual campaña de fumigación.

“Se acerca la época de lluvias y de aumento de la temperatura, factores que favorecen al mosquito, cuya presencia hoy es alta, sobre todo, en los municipios de Guantánamo, Manuel Tames y Caimanera”, dijo y aclaró que “son deficitarios los recursos para las campañas antivectoriales. Carecemos de petróleo, gasolina, insecticidas, de los propios equipos de fumigación”.

Según el doctor, lo que sí tienen es la técnica “de la vigilancia para evitar las larvas y que el mosquito llegue a volar”.

A inicios de febrero el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) de La Habana confirmó el diagnóstico del primer caso importado de paludismo en la isla en 2024. También era un cubano, residente en el municipio espirituano de Jatibonico, que arribó procedente de Angola a finales de diciembre, aunque no fue hasta el 26 de enero que le diagnosticaron la enfermedad.

“Estuvo varios días en su vivienda y el 17 de enero comenzó con fiebre, malestar general, lesiones en la piel”, explicó en ese momento el doctor Carlos Ruiz Santos, director del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología de Sancti Spíritus.

“El análisis complementario (gota gruesa) resultó positivo, y como está establecido en los protocolos, esa muestra se envió al IPK y el 26 de enero se confirmó un paludismo del tipo Vivax, enfermedad transmitida por el mosquito de la especie Anopheles”, precisó.

Ruiz Santos le dijo a la prensa local que había “razones para preocuparse porque el paludismo no es endémico de Cuba; en el país está erradicado hace muchos años”. La mayoría, aclaró, son “viajeros que provienen de Guyana, Brasil, Venezuela y Haití”.

Tras el diagnóstico, encontraron varios criaderos de mosquitos en un radio de 2 kilómetros alrededor de la vivienda del paciente.

“Hay variantes, tipos de paludismo, que sí pueden traer complicaciones importantes, sobre todo neurológicas; que si se extiende en el tiempo la sintomatología y el paciente no acude a tiempo, puede dar al traste con la vida", alertó el especialista.

MINSAP informa baja en la mortalidad infantil en medio del colapso sanitario en Cuba

Una enfermera sostiene a un bebé recién nacido en el hospital materno Ramón González Coro, en La Habana. (REUTERS/Claudia Daut/Archivo)
Una enfermera sostiene a un bebé recién nacido en el hospital materno Ramón González Coro, en La Habana. (REUTERS/Claudia Daut/Archivo)

Tras un año marcado por el colapso sanitario en las instalaciones médicas y múltiples denuncias de muertes de recién nacidos en los hospitales de la isla, el Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP) informó este miércoles que la tasa de mortalidad infantil en el país disminuyó de 7.5 por cada mil nacidos vivos en 2022 a 7.1 en 2023.

La cifra fue revelada por Catherine Chibás Pérez, jefa nacional del Programa Materno Infantil (PAMI). La doctora aseguró que entre enero y diciembre pasado murieron 74 niños menos que en igual período del año anterior.

"Hoy son seis las provincias con números inferiores a la media del país. Los mejores indicadores corresponden a Pinar del Río con 3,1; Artemisa con 3,9; Holguín con 4,7; Sancti Spíritus con 4,8; Villa Clara con 5,7; y Matanzas con 6,9", aseguró.

Los peores resultados, según el informe, corresponden a las provincias de Mayabeque, 9,1 por mil nacidos vivos (12,2 en 2022); Guantánamo, 9,0 (9,7 en 2022), Santiago de Cuba, con 8,0 (9,9 en 2022), y La Habana, con una tasa de mortalidad infantil de 7,9 (9,5 en 2022).

Entre las causas fundamentales de muerte citadas en la nota se encuentran las afecciones perinatales, relacionadas con el bajo peso al nacer, la prematuridad y el retardo del crecimiento intrauterino, además de las malformaciones congénitas y la sepsis adquirida.

La jefa del PAMI reconoció que las cifras no están aún “en correspondencia con la tendencia a la disminución que mostraba la nación antes de los años de la pandemia”, cuando la tasa de mortalidad infantil rondaba los cinco puntos como promedio y el régimen las utilizaba para vanagloriarse de sus logros respecto a países desarrollados.

Las estadísticas oficiales muestran que la natalidad sigue a la baja.

Según el MINSAP, al cierre del año, la Dirección de Registros Médicos y Estadísticas contabilizó 90.374 nacidos vivos, lo que representan 5.126 nacimientos menos que en 2022, cuando las autoridades reportaron 95.500. Este descenso en los nacimientos refuerza la tendencia al envejecimiento poblacional en los últimos años, marcado por un éxodo masivo de jóvenes en edad reproductiva.

De acuerdo con datos del Centro de Estudios de Población y Desarrollo, hasta 2021 el envejecimiento poblacional en Cuba se situaba en 21,6 % y la tasa de natalidad en 8.9 por cada 1.000 habitantes.

Otro de los datos revelados por el MINSAP esta semana es que la tasa de mortalidad materna en 2023 fue de 38, 7 por 100 mil nacidos vivos, un número también menor que en 2022, con 40,9.

El año en el que todos los parámetros bajaron, según las autoridades, inició con la denuncia de una decena de recién nacidos que fallecieron en el Hospital Ginecobstétrico Diez de Octubre, en La Habana.

Unas semanas después, la prensa oficialista publicó los resultados de una investigación llevada a cabo en ese centro y dijeron que los bebés murieron debido a “un brote de infección asociado a la asistencia sanitaria, en la sala de cuidados intensivos neonatales”.

“La investigación evidenció que seis de los diez bebés que fallecieron tenían signos de sepsis con hemocultivos positivos a germen Gram negativo, y los demás fallecieron debido a otras causas, provocadas por su delicado estado de salud. El brote estuvo vinculado a violaciones de medidas higiénico-sanitarias, las cuales se sumaron a problemas de aseguramiento de recursos que presentaba el centro en ese momento”, aseguraron.

Dos meses antes, en noviembre de 2022, el régimen admitió públicamente los “problemas” con el Programa Materno Infantil. En ese entonces, aseguraron que la situación estaba dada por la falta de dirigentes y otros funcionarios encargados de atender a madres y recién nacidos, sin mencionar el déficit de profesionales, las malas condiciones en los hospitales y la escasez de insumos y medicinas para tratar a los pacientes.

En medio de una de las peores crisis en el sistema sanitario de las últimas décadas, cuando miles de profesionales han abandonado el país, el Gobierno ha seguido exportando los servicios médicos enviando personal a misiones en el exterior en condiciones de esclavitud, según han denunciado varias organizaciones internacionales.

Cifras divulgadas por la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) muestran que más de 12,000 galenos salieron del Sistema de Salud Pública de Cuba en 2022.

A finales de noviembre pasado, el Observatorio Cubano Salud Unidos y el Colegio Médico Independiente en Cuba enviaron una carta, firmada por más de tres mil profesionales, al ministro de Salud, José Ángel Portal Miranda, en la que denunciaban el deterioro de la infraestructura y equipamiento de los hospitales, policlínicos y demás instalaciones en la isla, así como la falta de medios de protección requeridas por las buenas prácticas y la escasez de insumos y medicamentos para tratar a los pacientes.

Cargar más

XS
SM
MD
LG