Enlaces de accesibilidad

Un nuevo Oakland en Grandes Ligas, de Manny Ramírez a Céspedes


Atléticos de Oakland, un equipo que se renueva y piensa en construir otro estadio y clasificar a la postemporada de las Grandes Ligas dentro de pocos años, acaricia los extremos en sus contrataciones: del dominicano Manny Ramírez al joven cubano Yoenis Céspedes.

Manny, a sus 39 años de edad, inició el viernes último –vía Ligas Menores—lo que pudiera ser el episodio final de su carrera como beisbolista.

El de Quisqueya, la más reciente adquisición de los Atléticos, vestirá el número uno “porque todo en la vida empieza por uno”, según sus propias palabras. En su primera práctica pegó al menos siete jonrones en una sesión y bromeó con sus jóvenes compañeros, después de lo cual expresó la gratitud que le embarga por esta nueva oportunidad y el cambio que siente en su interior.

“Cuando usted no tiene a Dios en su corazón puede hacer cosas estúpidas pero después se da cuenta de que no importan el dinero, los autos o las residencias. Ahora aprecio más a mi familia, mis hijos y el deporte”

Pero todos se preguntan si el recio toletero podrá actuar al nivel de sus 19 temporadas previas a la suspensión de 2011, nada menos que 100 juegos por reincidir en el consumo de sustancias prohibidas, sanción que evitó retirándose del Tampa Bay cuando solo había aparecido en cinco juegos de la campaña.

Él ganará con Oakland algo así como $500,000, pero todavía tendrá que someterse a la mitad de su último castigo, 50 pleitos fuera del terreno.

Doce veces All-Star – en una carrera en la cual promedia .312, tiene 555 home runs, suficientes para el 14to lugar de todos los tiempos, y 1,831 carreras impulsadas –el dominicano estaría autorizado para jugar a partir del 30 de Mayo.

¿Y CÉSPEDES, QUÉ?

Bateó poco el Oakland hace un año, vigésimo en la lista con 645 carreras anotadas y con solo tres de sus regulares sobre la media de las Grandes Ligas en OPS: Josh Willingham, Jemile Weeks y Scott Sizemore. Willingham se fue a otro equipo, como el también outfielder David DeJesus, lo que dejó al Oakland con un par de vacíos, los que ha ido llenando con cantidad…. y esperanzados en que llegue la calidad.

Mediante canjes adquirieron a los jardineros Seth Smith, Josh Reddick y Collin Cowgill y alcanzaron un acuerdo con el agente libre Jonny Gomes. Pero su negociación de más alto perfil fue con alguien salido de la nada, el cubano Yoenis Céspedes, quien parecía comprometido con los Marlins pero se fue al oeste por cuatro años y $36 millones

Céspedes, con 25 años en su última temporada cubana, promedió .333 y un record de 33 home runs. Robó 11 bases y logró más pasaportes (49) que ponches (40). Son cifras llamativas, pero a los torneos cubanos se les compara con los de Clase A de Ligas Menores, donde semejante rendimiento es ineludible para un pelotero de su edad.

Estuvo mal al bate el cubano, en una breve aparición en la pelota invernal dominicana --atormentado con los breaking balls--, pero eso no preocupa a los especialistas de Oakland, los que en cambio dudan de que su debut en la Gran Carpa sea inmediato.

“Se han gastado mucho dinero (con Céspedes), pero disponen de tiempo para recuperarlo, sobre todo porque el equipo busca resultados a mediano plazo”, afirma un cronista en California. “Una estancia en las Menores no le haría mal al cubanito”, escribe el redactor.

Tal vez el destino nos tenga reservada una bonita paradoja en 2012, el debut simultáneo del veterano que casi en retirada encontró a Dios, y del joven pujante que en la Unión parece hallar una vida mejor. Manny ya firmó su historia en el deporte y ahora busca despedirse con una imagen más amable; Céspedes, en cambio, enfrentará el reto de triunfar ante los mejores peloteros del mundo.

XS
SM
MD
LG