Enlaces de accesibilidad

Un cubano que da la cara


Citación para entrevista en Seguridad del Estado al periodista Iván García

Tanto para la cúpula gobernante como para quienes les asisten en sus mecanismos de control, arrinconar a quienes no respondan al discurso oficialista es labor cotidiana.

El asedio de la Seguridad del Estado en Cuba a los periodistas independientes y disidentes constituye algo tan cotidiano que a la vista del ciudadano común puede pasar inadvertido.

Sin embargo, ciertos acontecimientos regionales en Latinoamérica y el advenimiento de la fecha anunciada por el gobernante cubano Raúl Castro para poner fin a su mandato, han llevado al recrudecimiento de la represión.

La situación que vive el periodista independiente Iván García, que reporta desde La Habana para DIARIO LAS AMÉRICAS y varios medios internacionales, es un ejemplo palpable.

En el caso de García, tal y como comúnmente sucede cuando una persona cae en el radar de las fuerzas represivas del régimen, los primeros intentos por coaccionarlo recayeron sobre algunos de sus vecinos y conocidos.

Los citaron, les advirtieron que Iván estaba siendo investigado y en algunos casos, les avisaron que podían ser sancionados teniendo en cuenta que el código penal cubano observa como delito cualquier conducta que asome oposición al oficialismo.

Ese fue el primer aviso, pero como García no se amedrentó y retó a las fuerzas del régimen para hablarles de frente, la citación oficial para una entrevista con agentes de la seguridad cubana ya llegó a sus manos.

Este miércoles 5 de abril, a las 2.00 de la tarde, en la unidad de la Policía del municipio 10 de Octubre, García ha sido citado.

Tal y como lo hizo público el reportero, inmediatamente después de que tuvo información que las fuerzas del régimen estaban tras él, García comparecerá a la entrevista que le solicitan y que le aseguraron, “es para tener una conversación”.

Veamos si cumplen, estaremos pendientes. Iván García eligió vivir en Cuba y no renunciar a ser un librepensador allí.

Tanto para la cúpula gobernante como para quienes les asisten en sus mecanismos de control, arrinconar a quienes no respondan al discurso oficialista es labor cotidiana. Denunciar ese atropello y no hacerse cómplice seguirá siendo una ocupación de quienes se sienten en deuda con los cubanos que dan la cara a la más antigua de las dictaduras de occidente.

(Publicado por Diario Las Américas el 04/04/2017)

XS
SM
MD
LG