Enlaces de accesibilidad

Ultramaratonista y balsero protagoniza Run Across Cuba, un documental para recorrer la isla


El maratonista cubano Alexis García, corre por el Malecón de La Habana, en una etapa preparatoria a recorrer toda la isla. Tomado de Facebook.

Escapó de Cuba en un kayak en el que jamás se había montado. Entre las 55 horas que le llevó atravesar el estrecho de la Florida en 1992 y la vez en que regresó en 2015 para correr desde Punta de Maisí hasta el Cabo de San Antonio, Alexis García ha terminado una parte de su bitácora personal con el documental Run Across Cuba, que estrenará este jueves en Miami.

Alexis es lo que comúnmente llaman ‘un hombre de hierro’. Natural de Cárdenas, Matanzas, a los 56 años de edad ha corrido 42 maratones y media maratones, 10 ultramaratones (de 50 a 100 millas) y asegura que desde que inició a correr hasta la fecha ha participado en más de un centenar de carreras.

El documental lo dirigió junto a su esposa Marlene García, la misma de la que asegura lleva “el 90 por ciento de todos sus sueños”.

Run Across Cuba, producido por Jeff Peters, cuenta el viaje de García y su mujer en noviembre de 2015 por Cuba, en un plan de carrera que lo llevó a correr 30 millas diarias, regalar zapatillas a los niños cubanos y comprender mejor a un pueblo al que siempre ha visto cargado de esperanzas.

García acaba de terminar este fin de semana el Keys 100 Ultramaraton en los Cayos de la Florida y minutos antes de meterse a impartir clases en su escuela primaria de Miami Lakes, concedió esta entrevista a Martí Noticias.

¿Cómo surge la idea de hacer el documental?

Mi esposa y yo teníamos la idea de hacer la carrera en Cuba y como la mayoría de los eventos que hacemos para beneficiar a los niños, decidimos filmar para, de cierta manera, motivarlos a hacer cosas parecidas en el futuro.

En el tráiler uds relatan sobre algunos "desencuentros"con las autoridades cubanas. ¿Puedes detallarlo más?

Nos pararon en múltiples ocasiones. Siempre dijimos que éramos dos maestros que estábamos corriendo para beneficiar a los niños, pero no teníamos permiso para hecer lo que estábamos haciendo y tratamos de pasar desapercibidos... dentro de las posibilidades.

¿En algún momento peligró el proyecto?

Sí, siempre esa fue una posibilidad, eso nunca se puede descartar.

Cuba: Camino de dolor y satisfacción

La presión de imponerse correr treinta millas diarias, tener que regresar en tiempo a sus labores en la escuela y cumplir con los requerimientos migratorios se sumaron al desgaste físico y mental de una empresa de tal envergadura.

"Siempre es una experiencia dulce y amarga al mismo tiempo. A veces eran más de treinta millas, pero siempre tratando de cumplir esa meta antes del 17 de diciembre, porque teníamos que regresar a dar clases mi esposa y yo", explica García.

Lejos de lo que pudiera pensarse, si leemos en el tiempo el auge que tuvo el turismo a un año del inicio de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, el alojamiento, asegura Alexis García, era una de las mayores preocupaciones al terminar cada jornada.

"Buscar alojamiento era siempre difícil porque a veces terminábamos de correr en el medio de un lugar que no había ninguna ciudad en los alrededores y manejar en el carro hacia atrás o hacia adelante, buscando un lugar donde pudiéramos quedarnos", señala.

"El cubano es una especie única, especial. El cubano es de mucha esperanza, tuve la oportunidad de contactar a muchos cubanos y el cubano es un ser de mucha esperanza, independientemente de la situación que ha existido por muchos años y ha existido siempre", reflexiona este maestro de preparación Física.

A continuación relata una de las anécdotas más jocosas de su viaje cuando llevaba 150 millas corridas ya y una señora con una jaba, viniendo de sus quehaceres cotidianos, dudó que alguien se dedicara a correr la isla.

please wait

No media source currently available

0:00 0:05:59 0:00

"Ella se para y me pregunta: '¿Y tú que estás haciendo?' y le digo que estoy corriendo hasta el Cabo de San Antonio y me miró y me dijo: 'No solo eres calvo, además eres mentiroso'. Iba solo por el principio, no quiero ver si me hubiera tocado a esa señora allá en Pinar del Río, ya con mil millas corridas", y ríe.

Alexis explica que fue al calor de un año de las conversaciones Obama-Castro y el cubano estaba muy esperanzado y buscando la luz al final de túnel.

"Cuando iniciaron las conversaciones entre ambos presidentes, se notaba en el ambiente un cambio cerca, próspero, que hasta este momento no ha pasado todavía", indica.

La recaudación de fondos para poder viajar y llevar cientos de zapatillas deportivas para los niños cubanos "las donaron de la misma escuela donde Marlene y yo trabajamos. La comunidad de Miami nos ayudó mucho. Los mismos corredores amigos de nosotros y el señor Mike Fernández, un cubano, exiliado y hombre de negocios en el área de Salud que nos ayudó con la mayoría de la campaña de donación".

Marlene, un dinamo, una mina de energía

Para explicar como trabaja con su más fiel y cercana colaboradora, Alexis se detiene a hablar de Marlene, con quien lleva 14 años de matrimonio y que lo ha acompañado además a maratones en Francia y en los mismos Estados Unidos.

"Marlene en ese proyecto fue el 90%, yo soy solo el 10%, es la que organizó todo, la que me ayudaba en los momentos en que estaba bajo, dirigió toda la logística del evento", aclara.

Las palabras que siguen, salidas de quien está acostumbrado a trabajar en equipo, son un canto a la mujer en el mundo.

"Sin Marlene no hubiera existido Run Across Cuba. Yo pude lograr un sueño que tenía desde que era un muchacho, un joven, gracias a la ayuda de Marlene. Me siento afortunado de llamarla mi esposa", determina.

Según su relato, la ayuda de su compañera fue fundamental "corría conmigo a ratos, algunos tramos". La anécdota de la intervención de "un policía encubierto" redondea el retrato que se ha conformado de su esposa.

"Cuando yo estaba corriendo al cuarto día no sabía que el policía encubierto había parado el carro, pedido los pasaportes y tomado nuestra identificación, fue bien difícil. Siempre te pone en dudas de si vas a terminar el proyecto o no, y Marlene no se podía portar mejor, fue muy determinada en lo que estábamos haciendo", refiere.

Otra mujer, en esta ocasión su preparadora principal, corrió con la responsabilidad de hacerlo llegar a la meta. Se trata de la estadounidense Lisa Smith, ganadora en 1999 del conocido Marathon Des Sables.

La libertad como premio

El 18 de junio de junio de 1992, luego de ver abortados todos sus planes de escapar de Cuba, cuando ya tenía la balsa construida "con vela y todo" una mañana alguien le sugiere que están vendiendo un kayak y entonces no lo pensó más. Se lanzó a la que considera la peor aventura de su vida.

"Lo compré, esperé que apareciera el tiempo bueno, salí, estuve 55 horas en el estrecho de la Florida. Fui rescatado por la organización Hermanos al Rescate, a los cuales siempre les voy a estar eternamente agradecido", explica.

Para este hombre, que venía corriendo carreras de largo aliento desde 1985, enfrentarse al pedazo de mar que se ha tragado a tantos cubanos, sería algo extremadamente peligroso.

"Yo no pude probar el kayak hasta que lo puse en el agua en la playa de Varadero. Nunca he pasado dos noches más horrorosas que esas, es lo más oscuro, todo lo negativo que le puedas poner", rememora.

En tráiler afirma que quiere correr para que los cubanos lo conozcan y sepan que es un hombre que vide en un país libre y se considera un hombre libre desde hace 26 años cuando escapó de la isla.

"No creo que exista un premio más grande en el mundo que la libertad que pueda sentir el ser humano", asevera este atleta.

El siguiente video es un trabajo realizado por nuestra colega Lizandra Díaz para sus estudios de Periodismo en la Universidad Internacional de la Florida (FIU).

Run Across Cuba será exhibido el jueves 24 de junio a las 7:30 PM en el Koubek Center, del Miami Dade College.

  • 16x9 Image

    Luis Felipe Rojas

    Luis Felipe Rojas Rosabal, 1971. Narrador, poeta y realizador audiovisual. Tiene publicados -entre otros- los poemarios Para dar de comer al perro de pelea (2013) y Máquina para borrar humanidades (2015). Conduce el programa Contacto Cuba, de Radio Martí. Periodista dedicado al tema de los Derechos Humanos, ha recibido seminarios de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Lector voraz, amante del running, las artes plásticas y la música alternativa. Es autor del blog Cruzar las alambradas . Siga a Luis Felipe Rojas en @alambradas.

XS
SM
MD
LG