Enlaces de accesibilidad

Irlanda celebra el Ulises de James Joyce


Actores irlandeses recrean el Bloomsday.

Un texto largo y obsceno, erótico y aburrido que, no obstante, se ha considerado como la gran novela del siglo XX.

Dublín celebra este fin de semana con diversos actos el 108 aniversario del Bloomsday, el día en que Leopoldo Bloom, protagonista de la novela Ulises, de James Joyce, vagabundea por esa ciudad irlandesa atrapado por la pluma del autor.

Los irlandeses celebran cada año el día en que los personajes Bloom y Stephen Dedalus iniciaron su viaje por el Dublín que recoge la novela Ulises, la obra maestra de Joyce, nacido en 1882 y muerto en 1941.

Más de un siglo del día en el que se desarrolla la acción, o falta de acción, fluir de la conciencia de un libro considerado una de las obras literarias más importantes del siglo XX, acaso la novela del siglo XX.

Novela cumbre, considerada la novela modernista más influyente del siglo XX aunque, todo sea dicho, hay quienes no dejan de considerar Ulises un texto obsceno y demasiado largo, aburrido en suma a pesar de lo obsceno.

En la inauguración de los festejos de este año, el presidente irlandés, Michael Higgins, rindió tributo a Joyce, a quien se refirió como uno de los escritores más importantes de Irlanda.

El mandatario mencionó que Ulises inaugura un nuevo estilo de narración en el género de la novela, obligando al lector a convertirse en un participante activo en el proceso frente al observador pasivo.

En 1922 Joyce publicaba su Ulises, donde describía las aventuras por la ciudad de Dublín del pequeñoburgués irlandés Leopold Bloom a lo largo del 16 de junio de 1904 y, desde entonces, los admiradores de Joyce celebran dicho día como el El Día de Bloom, o Bloomsday, juego de palabras por similitud con la expresión inglesa Doomsday, el Día del Juicio.

El protagonista de la novela es judío, pero los episodios de aquel día siguen el modelo de la Odisea, del griego Homero, de manera que Joyce quiere recordarnos que nuestra cultura, la cultura occidental, no es más que un gran país atravesado y bañado por dos ríos: uno de ellos nace en Israel, mientras que el otro lo hace en Grecia.

La metáfora de Joyce sostiene la idea de que esos dos ríos devienen dos textos fundamentales que alimentan, construyen nuestra cultura occidental con ricas historias.

Para el escritor Humberto Eco, Joyce nos otorga la imagen de un mundo en que acontecimientos múltiples, la suma de las referencia culturales, Homero, la teosofía, la teología, la antropología, el hermetismo, Irlanda, la liturgia católica, la cábala, los recuerdos de la escolástica, los acontecimientos cotidianos, los procesos psíquicos, los gestos, las ilusiones sabáticas, los vínculos de parentesco y de elección, los procesos fisiológicos, olores y sabores, ruidos y apariciones, chocan y se componen, se remiten el uno al otro y se rechazan, como en una distribución estadística de acontecimientos subatómicos, donde el lector puede dibujar perspectivas múltiples sobre la obra-universo.

Como parte de la celebración irlandesa, una emisora de radio también emitió este sábado la adaptación de la novela, en un programa de cinco horas y media de duración en la que los oyentes pudieron escuchar la historia del viaje de Bloom por las calles dublinesas.

Muchos de los entusiastas de la obra se disfrazaron para recorrer los lugares de la capital irlandesa citados en el libro o para disfrutar de actuaciones de teatro en la calle, espectáculos musicales o exposiciones.

Más de un centenar de escritores irlandeses trataron también de batir el récord mundial de lecturas continuadas con motivo del Bloomsday.

El reto, que comenzó en el Museo de Escritores de Dublín, es llegar a las 28 horas, cuatro más que las fijadas por 75 autores en el Festival Internacional de Literatura de Berlín, en septiembre de 2010.

Comoquiera, lo que los irlandeses celebran este fin de semana sería no tanto el devenir de una novela, como el devenir de un universo, y no tanto el patrimonio de un país como el resumen holístico, de origen helenístico, de la gran cultura occidental, esa cuya premisa primera podría establecerse como una apuesta por la libertad, fluir de la conciencia, de la acción individual en el tiempo establecida; narrada.

Recomendamos

XS
SM
MD
LG