Enlaces de accesibilidad

Trump, el primer candidato a la presidencia sin ser político


El magnate y precandidato presidencial estadounidense Donald Trump sonríe tras el anuncio de retirarse de la campaña de Ted Cruz.

Las primarias del martes fueron decisivas para el magnate Donald Trump, quien conquistó su casi segura nominación a la presidencia del Partido Republicano al derrotar con facilidad al Sen. Ted Cruz (R - Tex.).

Mientras en el Partido Demócrata, el senador de Vermont, Bernie Sanders le ganó a la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton, quien a pesar de la derrota todavía tiene la casi segura nominación del Partido Demócrata.

Para Cruz, el martes fue un día particularmente difícil. Primero tuvo que oír que Trump repetía las acusaciones publicadas en un semanario sensacionalista y de poca credibilidad, en el que decían que el padre del senador se había reunido con Lee Harvey Oswald, el asesino del Presidente John F. Kennedy, poco antes de que Oswald matara a Kennedy.

Cruz le respondió diciendo que lo que decía Trump era mentira. Entonces comenzó con su más agresivo discurso en contra del magnate neoyorkino. Cruz dijo que Trump era un embustero empedernido, que era mujeriego y que después tuvo una enfermedad venérea.

Pero nada de lo que dijo Cruz tuvo impacto alguno en la votación. Trump volvió a sacar más del 50 porciento del voto, más que duplicando el voto de Cruz y del gobernador de Ohio, John Kasich.

Al final de la noche Cruz anunció que abandonaba la campaña. Lo que no hizo en sus comentarios fue felicitar a Trump o decir que lo apoyaría en las elecciones de noviembre.

Kasich todavía queda en la contienda, aunque su candidatura ha sido muy pobre, ganando sólo el estado de Ohio, donde es gobernador.

La sorpresa de la noche nuevamente la dio Sanders. El senador socialista y candidato por el Partido Demócrata dijo que aunque los expertos decían que era imposible para él ganarle a Clinton, Sanders dijo que él seguiría en la contienda con su discurso populista que ha sido muy atractivo para la jóvenes.

A pesar de la derrota de anoche, Clinton tiene la nominación casi asegurada. Ya ella tiene el 92 porciento de los delegados que necesita para que la convención a celebrarse este julio en Filadelfia la nominen como candidata del Partido Demócrata.

Todavía es demasiado temprano para analizar una contienda entre Trump y Clinton. La mayoría de los expertos dicen que Clinton debe ganar, pero que no se atreven a vaticinarlo ya que Trump ha vencido a 16 otros precandidatos republicanos y lo ha hecho con mucha facilidad.

A la vez, los candidatos republicanos al Senado y a la Cámara de Representantes – en las que el partido tiene amplia mayoría – temen que la candidatura de Trump perjudique sus campañas y muchos han dicho que van a correr por su cuenta. Que no van a anunciar si están de acuerdo con el casi seguro candidato a la presidencia de su partido.

Ellos temen que en una contienda donde compiten republicanos, demócratas e independientes, Trump se quede corto ante Clinton. Agregan que eso ponía en peligro la mayoría que tiene el Partido Republicano en ambas cámaras del Congreso.

Hay tiempo para tratar de enmendar políticas distintas. Trump ha insultado a los indocumentados, amenazando con que va a deportarlos a todos y que va a construir un enorme muro en la frontera entre Estados Unidos y México. Además dijo que forzaría a México a que pagara por la construcción de ese muro. También dijo que no permitiría que ningún refugiado musulmán entrara en los Estados Unidos siendo él presidente del país.

Es muy temprano para vaticinar quien ganará las elecciones de noviembre. Por ahora lo único que se puede decir es que Trump es el primer candidato a la presidencia sin ser político desde que el General Dwight David Eisenhower fuese electo presidente en dos períodos consecutivos y gobernara de 1952 al 1960.

XS
SM
MD
LG