Enlaces de accesibilidad

El Tribunal Supremo revisará la reforma sanitaria de Obama


Vista de la sede del Tribunal Supremo de Estados Unidos en Washington. EFE/Stefan Zaklin

Los magistrados estudiarán los argumentos a favor y en contra de la llamada Ley de Cuidado Asequible de la Salud, aprobada por el Congreso y promulgada por Obama en 2010

El Tribunal Supremo de EE.UU. revisará desde este lunes y durante tres días la reforma sanitaria del presidente Barack Obama, cuyas posibilidades de ser reelegido en noviembre próximo dependen en parte del fallo que emita esa corte sobre el mayor logro de su mandato, señaló la agencia EFE.

En sesiones de seis horas diarias, los nueve magistrados del Supremo -cinco de ellos nombrados por presidentes republicanos y los restantes cuatro por demócratas- estudiarán los argumentos a favor y en contra de la llamada Ley de Cuidado Asequible de la Salud, aprobada por el Congreso y promulgada por Obama en 2010.

Los gobiernos de 26 estados, la mayoría republicanos, han presentado demandas contra la ley y, en particular, contra su ingrediente más controvertido: la obligación de que todas las personas en EE.UU. tengan un seguro médico o paguen una multa por no tenerlo.

Para los republicanos esa cláusula va contra la Constitución y, por tanto, su objetivo es que el Supremo emita un dictamen de inconstitucionalidad sobre toda la ley o, en su defecto, sobre alguna de sus partes.

El Gobierno, por su parte, se ampara en la conocida como cláusula de Comercio, recogida en la Carta Magna y que le otorga al Congreso capacidad para regular la actividad comercial con el extranjero y entre los estados del país.

El dilema está en la interpretación de esa cláusula, ya que los detractores de la reforma argumentan que la Constitución da al Congreso poder para regular el comercio, pero no para "obligar" a las personas a entrar en ese comercio, en este caso a través de la contratación de un seguro de salud.

Según el Gobierno, el requisito de la obligatoriedad es un complemento de los nuevos mecanismos incluidos en la legislación y que creerán sistemas de seguros de salud asequibles para toda la población.

Sacar adelante la reforma, la mayor del sistema sanitario en medio siglo, ha sido el principal logro del mandato de Obama y busca extender la cobertura de seguros médicos a toda la población. Actualmente hay casi 50 millones de personas que no tienen esa protección.

Para el Supremo, que prevé emitir su fallo sobre la Ley de Cuidado Asequible de la Salud en junio, el caso es un reto similar a su dictamen sobre las elecciones presidenciales de 2000, con el que dio la victoria al republicano George W. Bush frente al demócrata Al Gore.

El reto es mayor para Obama, dado que un dictamen en contra de la constitucionalidad del principal logro de su mandato podría dañar seriamente sus opciones de reelección en los comicios del 6 de noviembre.

La Casa Blanca ha repetido en los últimos días, en coincidencia con el segundo aniversario de la promulgación de la reforma, que confía en que el Supremo respaldará la ley.

"Estamos seguros de que la (ley) ser constitucional", dijo hoy el principal asesor político de la Casa Blanca, David Plouffe, en declaraciones a la cadena Fox News.

Mientras, los aspirantes presidenciales republicanos han vuelto a prometer en los últimos días, como han hecho durante toda la campaña electoral, que anularán la ley si llegan a la Casa Blanca.

No obstante, Mitt Romney, el mejor situado y favorito para llevarse la nominación presidencial republicana, aprobó una reforma similar a la de Obama en Massachusetts cuando era gobernador de ese estado.

Las encuestas reflejan que los estadounidenses estn profundamente divididos sobre la reforma.

Un sondeo reciente del Pew Research Center señaló que un 47 % de los encuestados aprueba la ley y un 45 % la desaprueba, mientras que uno de ABC y The Washington Post reflejó un apoyo del 41 % frente a un rechazo del 56 %.
XS
SM
MD
LG