Enlaces de accesibilidad

Más de 100 detenidos en Moscú en protesta por condena a Navalni


Manifestantes a favor de Navalni en la Plaza Roja.

"Putin fuera", "Nuevo Año sin Putin", "Nosotros somos el poder" o "Vergüenza" corearon los activistas quienes se manifestaron contra la condena al activista Navalni.

El principal líder de la oposición en Rusia, Alexéi Navalni, fue condenado hoy a 3.5 años de libertad condicional tras hallarlo culpable de varios delitos económicos, por lo que no ingresará en prisión.

Aunque permanece en arresto domiciliario desde febrero pasado, Navalni, considerado hasta hace poco como el principal rival político del presidente ruso Vladímir Putin tras obtener el apoyo de un tercio de los electores en las últimos comicios municipales de Moscú, se mostró indignado ante un fallo que sí encarceló a su hermano Oleg.

El bloguero ruso disidente Alexei Navalny (i) y su hermano Oleg, tras escuchar su sentencia en Moscú.
El bloguero ruso disidente Alexei Navalny (i) y su hermano Oleg, tras escuchar su sentencia en Moscú.

"Se trata de la condena más asquerosa y ruin de todas las posibles. Las autoridades no sólo destruyen a sus oponentes políticos, sino también destruye y tortura a sus familiares", declaró. Al conocer la decisión del Tribunal Zamoskvoretski de la capital rusa se refirió así a la jueza tras la lectura del fallo: "¿Por qué le mete en prisión? ¿Así me quiere castigar a mí?". Pese a la condena, el opositor rompió su arresto domicilario nada más conocerla para unirse a una concentración de rechazo a la política de Putin y lo daba a conocer así en su cuenta de Twitter :"Sí, estoy en arresto domiciliario. Pero hoy quiero estar con vosotros. Así que ahí voy".

Horas más tarde, fue detenido por la policía en la manifestación, que justificaba así el arresto: "El Servicio Federal Penitenciario ha detectado una violación del arresto domiciliario por parte de Navalni. El correspondiente documento será remitido a los tribunales".

Navalni se hizo famoso por sus denuncias de corrupción en la administración pública y por ello los activistas de los Derechos Humanos vinculan el proceso contra los hermanos con la actividad política y social del opositor, uno de los organizadores de las multitudinarias protestas antigubernamentales en Moscú de diciembre de 2011.

Por su parte, el decano del colegio de abogados de Moscú, Guenri Réznik, señaló que con esta condena las autoridades rusas "han vuelto a avisar a Alexéi Navalni y han tomado como rehén a su hermano Oleg".

La veterana activista Ludmila Alexéyeva, disidente en tiempos de la Unión Soviética y dirigente del Grupo de Helsinki de Moscú, coincidió en que el hermano del opositor "se convirtió en rehén de la situación" al afirmar que "no había fundamentos para ninguna pena, ni condicional ni real. Todo este proceso es político".

Mijaíl Jodorkovski, oligarca opositor ruso liberado hace un año tras diez en prisión, también mostró su apoyo a los hermanos Navalni afirmando que "a nadie en nuestro país, al menos a los que siguen con más o menos atención los acontecimientos, le ha quedado ya dudas acerca de que no existe un Estado de derecho ni un sistema judicial independiente".

La defensa de los Navalni anunció que recurrirá el fallo, mientras la Fiscalía, que solicitaba una pena de 10 años para Alexéi y 8 para Oleg, esperará a conocer el texto íntegro de la sentencia

La defensa de los Navalni anunció que recurrirá el fallo del tribunal, mientras que la Fiscalía, que solicitaba una pena de 10 años para Alexéi y otros 8 para Oleg, esperará hasta el próximo 12 de enero, cuando se conocerá el texto íntegro de la sentencia, para decidir si apelar la decisión judicial.

El fallo condenatorio incluye una multa de 500.000 rublos para cada uno de los hermanos (unos 8.800 dólares) y les condena a pagar 4.4 millones de rublos (77.000 dólares) a la empresa de procesamiento de pagos electrónicos a la que estafaron, según la Justicia rusa, esa cantidad.

Se da la circunstancia, además, de que la lectura de la sentencia, que debía ser dictada el próximo 15 de enero, fue adelantada ayer de manera sorpresiva a esta mañana para minimizar las posibles protestas populares, según los opositores.

Más de un centenar de personas fueron detenidas hoy en la manifestación convocada frente al Kremlin para protestar contra la condena del líder de la oposición extraparlamentaria rusa, Alexéi Navalni. "En la zona de la Plaza del Manezh se congregaron cerca de 1.500 personas para celebrar una acción no autorizada. La policía advirtió repetidamente a los congregados de que no alteraran el orden público", informó la policía moscovita a la agencia Interfax.

"Putin fuera", "Nuevo Año sin Putin", "Nosotros somos el poder" o "Vergüenza" corearon los activistas congregados en las inmediaciones del Hotel Moscú pese a las bajas temperaturas, que rondan los 15 grados bajo cero. "Respetados ciudadanos, sus acciones son ilegales", advirtió una y otra vez por megáfono uno de los jefes de la policía a los congregados.

Tras un par de horas de protesta pacífica, las fuerzas antidisturbios formaron una cadena humana y expulsaron a los manifestantes de la zona en dirección a la Plaza de la Revolución. Seguidamente, según se pudo ver en directo por televisión en internet, la policía bloqueó con vallas metálicas todos los accesos subterráneos a la zona.

En un primer momento, también se concentraron en la zona partidarios del Kremlin, que gritaron contra un posible Maidán –movimiento de protesta ucraniano que acabó con el derrocamiento del presidente de ese país Víktor Yanukóvich– en la capital rusa. "No Maidán", rezaba la frase proyectada en un edificio colindante por un haz de luz. La protesta transcurrió pacíficamente, con la excepción de algunos forcejeos entre jóvenes opositores y cosacos, que defienden la política del Kremlin, según medios locales.

Similares protestas opositoras se celebraron en San Petersburgo y en Yekaterimburgo (Urales).

XS
SM
MD
LG