Enlaces de accesibilidad

Toronto-2015: el segundo puesto de la discordia


Cuba espera ocupar el segundo lugar en la tabla de posiciones de los Juegos Panamericanos.

La lucha entre Cuba, Canadá y Brasil por el segundo lugar detrás de EEUU capitaliza el debate en las jornadas previas a los Juegos Panamericanos.

Antonio Becali, Curt Hartnett y Bernard Rajzman, jefes de las misiones de Cuba, Canadá y Brasil respectivamente, se enzarzaron entre bromas y risas en una entretenida polémica por quién se quedará con el segundo puesto en el medallero, mientras que el estadounidense Alan Ashley miraba el 'combate' tranquilamente desde la barrera.

"El objetivo es acabar entre los dos primeros", dijo con semblante serio y en tono convencido el canadiense Hartnett.

"Estamos compitiendo contra oponentes formidables. Es un objetivo para nosotros el conseguir un Top-2, algo que no hemos conseguido nunca, es atrevido pero sentimos que estamos preparados. Es una oportunidad significante para nuestros atletas. Queremos un éxito sin precedentes. Es ahora o nunca", añadió.

Pero el cubano Becali, que le miraba, tenía algo que decir al respecto. Y es que Cuba no es sólo la segunda selección con más medallas en la historia de los Panamericanos sino que, desde Cali-1971, siempre ha sido segunda en el medallero.

"Para Cuba los Panamericanos son muy importantes, es mantener un segundo lugar que conseguimos en Cali-1971 y que no hemos perdido (desde entonces). El segundo puesto tiene mucha importancia para Cuba", afirmó.

Canadá y Cuba. Cuba y Canadá. Pero, ¿qué pasa entonces con Brasil? Rajzman, con una sonrisa de oreja a oreja, quiso poner el nombre de su país encima de la mesa.

"Cuba y Canadá tienen que combinar con Brasil, que también quiere ser el número 2", subrayó ante la risa generalizada de la sala.

"También podemos. Nuestro objetivo es acabar entre los tres primeros, es nuestra ambición. En deporte si no eres ambicioso no ganas nada. Va a ser una pelea muy dura. Seguramente Estados Unidos será el primero, siempre lo es, en los demás puestos estarán Canadá, Brasil y Cuba luchando mucho", comentó en un gesto de complicidad con sus colegas, que parecían divertidos por el clima generado en la sala de prensa.

Todos peleaban por el segundo puesto mientras el estadounidense Ashley, tranquilo, mostraba un gesto confiado al saberse el dominador histórico de la competición.

Para Estados Unidos, los Juegos Panamericanos son el reflejo de su hegemonía en el mundo del deporte. Con 1861 oros y 4173 medallas en total, doblan en preseas al segundo de la tabla, Cuba (con 839 doradas y 1932 en total). El dato es todavía más aplastante si se tiene en cuenta que sus 1861 oros son más que los que suman juntos Cuba (839), Canadá (377), Brasil (287) y Argentina (279), los siguientes en el medallero.

"Los Panamericanos nos interesan mucho para poder competir con el resto de los países, para probarnos a nosotros mismos y para medir cómo vamos con respecto a los siguientes Juegos Olímpicos", dijo Ashley.

Agregó que "es una oportunidad de testarte en un nivel regional, compitiendo cada día en un entorno diferente. Es muy interesante también para todos los jóvenes que aún no han podido demostrar su nivel, que empiezan en esto y que están rodeados de grandes atletas, de ganadores, para aprender y empaparse de su experiencia".

"Para Brasil es un momento muy importante. Tenemos a los atletas del más alto nivel ante un gran reto por delante porque el año próximo tenemos los Juegos Olímpicos. De esta delegación estará la mayor parte de la delegación de Rio-2016", apuntó orgulloso Rajzman, que se presenta en Canadá con la mayor delegación de atletas de la historia de su país en una competición fuera de su territorio.

"Aquí tenemos la delegación deportiva más grande que dejó Brasil en todos los tiempos, con 590 atletas, con casi 1000 integrantes incluyendo médicos, físicos, psicólogos... Tenemos un equipo muy grande y muy bien preparado", añadió el integrante del equipo brasileño que ganó el oro en los Panamericanos Caracas-83 y la plata olímpica en Los Ángeles-84.

En Cuba "el béisbol es el deporte número uno"; en Brasil, "el fútbol es religión" mientras que el leitmotiv de Estados Unidos "es ganar contra los mejores".

Del 10 al 26 de julio, en Toronto, todos querrán batirse entre ellos y Estados Unidos querrá batirlos a todos en unos Juegos Panamericanos-2015 capitales para las potencias continentales y claves a un año de Rio-2016.

XS
SM
MD
LG