Enlaces de accesibilidad

Cuba: Todo tiene su final, nada dura para siempre


El historiador cubano, Marcos Antonio Ramos.

El historiador cubano Marcos Antonio Ramos considera que el futuro de Cuba estará en manos de una nueva generación.

El Doctor en Historia y Teología Marcos Antonio Ramos (Matanzas, 1944), afirma que "no debe minimizarse el hecho de que la reanudación de relaciones diplomáticas (entre EE.UU. y Cuba) no significa el fin inmediato del embargo, pero las condiciones objetivas y subjetivas indican que se trata de sus días finales; como también del ocaso político y biológico de los dirigentes históricos de la revolución, y del exilio cubano. El futuro estará en manos de una nueva generación".

Doctor en Historia y Teología, Ramos dijo a la agencia Efe que "con la nueva política, sujeta a acontecimientos impredecibles, se abre un nuevo período, incierto pero real. Hasta qué punto la reanudación de relaciones incrementará la influencia política de Estados Unidos en la isla es difícil de determinar. La cultura cubana sigue siendo una combinación de elementos antillanos, españoles, africanos y norteamericanos. La economía depende en forma determinante de la remesa y viajes de los exiliados y emigrados".

Ramos considera que "independientemente de la posición futura del régimen de La Habana y de los cambios políticos estadounidenses, la opinión publica mayoritaria en Cuba y Norteamérica, en parte del exilio y en la nueva emigración cubana no favorece necesariamente revivir continuamente una vieja historia, con sus luces y sombras".

Según Ramos, quien se desempeña como Profesor de Florida Center for Theological Studies e Investigador (Senior Research Associate), Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos, en la Universidad de Miami, "la imagen proyectada por (Barack) Obama y (Raúl) Castro anunciando al mismo tiempo la reanudación de relaciones (17 de diciembre, de 2014) no es precisamente la mejor noticia para los elementos más radicales en América Latina. De la revolución a la negociación se recorre un largo camino que no es precisamente el de la ‘revolución permanente'".

"Dejando a otros las conclusiones, si es posible llegar a ellas, finalizo con la más vieja de las realidades humanas, una que se aplica a todos los sistemas e ideologías: Todo tiene su final, nada dura para siempre".

Marcos Antonio Ramos es miembro de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE).

XS
SM
MD
LG