Enlaces de accesibilidad

"Todo está en venta"


Vendedor en la calle Belascoaín de Centro Habana.

Centro Habana es un municipio que se ha caracterizado a través de los años por una gran afluencia de personas que transitan por sus calles y portales, ya que en ellas están ubicados una gran cantidad de comercios de venta de mercancías y servicios. El movimiento durante todo el día es bien notable.

Según reporta Miladys Carnel González, en los portales de algunas calles céntricas, donde están instaladas la mayoría de las tiendas, se pueden observar vendedores, que buscan su sustento de forma diaria, ofertando variedad de productos que no son fáciles de encontrar en las tiendas del Estado.

Muchos de ellos no tienen licencia como trabajador por cuenta propia e, incluso, realizan ventas prohibidas de productos industriales; no obstante lo que usted no encuentre en las tiendas estatales, se puede dirigir a estas personas, conocidas como "merolicos" y si no lo tienen a la venta, seguro lo encontrarán para ofertárselo.

Pero en la calle Belascoaín hay un vendedor con una característica especial. Él siempre está sentado en alguno de sus portales y accedió a dar su nombre: ase llama Enrique Herrera y tiene 68 años. La mercancía que él vende es muy diferente a otras por su procedencia: Todos son artículos de uso, viejos, rotos, etc. Por ejemplo: Teléfonos, cables, zapatos de hombres y mujeres, entre otras cosas, a muy bajos precios.

Enrique explica que todos estos trastes viejos y obsoletos, a los que él llama "mercancía", los obtiene de diferentes formas. Por ejemplo, realiza trabajos en casas de personas con otro nivel de vida, que solicitan les chapee los jardines, en lugares como El Vedado y Miramar, en el municipio Playa. Allí, además de pagarle con dinero por su trabajo, le regalan cosas que tienen en desuso.

También plantea que otras las obtiene sacándolas de la basura y limpiándolas con esmero, hasta dejarlas en un estado que se puedan vender. Él refiere que tiene que sobrevivir, como todo buen cubano, porque tiene una chequera de retiro de 148 pesos cup, apenas 6 CUC, que no le alcanza ni para empezar el mes y, dada su edad, no puede estar haciendo cualquier otra cosa.

No obstante, dice que todo lo vende porque lo oferta muy barato. Enrique no transgrede la ley porque son objetos personales usados. Para finalizar la conversación agregó que él no se puede morir de hambre y tampoco puede robar, pero para sostenerse "se hace lo que se puede".

XS
SM
MD
LG