Enlaces de accesibilidad

Tillerson: EEUU mantiene relaciones diplomáticas con Cuba


El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson.

El Departamento de Estado anunció la retirada de más de la mitad del personal de su embajada en La Habana y la suspensión de la emisión de visas en esa sede diplomática por tiempo indeterminado.

El gobierno de Estados Unidos mantendrá las relaciones con Cuba, pero espera que los "ataques" acústicos a sus diplomáticos en La Habana sean "agresivamente" investigados, expresó este viernes el Secretario de Estado, Rex Tillerson.

Este viernes, el Departamento de Estado anunció la retirada de más de la mitad del personal de su embajada en La Habana y la suspensión de la emisión de visas en esa sede diplomática por tiempo indeterminado, además de recomendar a los ciudadanos estadounidenses no viajar a Cuba.

“Hasta que el Gobierno de Cuba pueda garantizar la seguridad de nuestros diplomáticos en Cuba, nuestra Embajada será reducida a personal de emergencia para minimizar el número de diplomáticos en riesgo de exposición a daños”, dijo Tillerson en un comunicado de prensa.

El Departamento de Estado emitió una advertencia de viaje, en la que aconsejan a los ciudadanos estadounidenses evitar los viajes a Cuba y les informan de la decisión de retirar parte del personal de la embajada en La Habana.

"No tenemos informes de que ciudadanos privados estadounidenses se hayan visto afectados, pero se sabe que los ataques se han producido en residencias diplomáticas de los Estados Unidos y en hoteles frecuentados por ciudadanos estadounidenses”, indicó.

Tillerson explicó que el Departamento de Estado no tiene respuestas definitivas sobre la causa o la fuente de los ataques, por tanto no puede recomendar un medio para atenuar la exposición.

Estados Unidos, no obstante decidió mantener las relaciones diplomáticas con Cuba y confiar en la promesa del gobierno cubano de investigar los ataques.

“Mantenemos relaciones diplomáticas con Cuba y nuestro trabajo en Cuba sigue guiado por los intereses de seguridad nacional y de política exterior de los Estados Unidos. Cuba nos ha dicho que continuará investigando estos ataques y continuaremos cooperando con ellos en este esfuerzo”, dijo.

Tillerson insistió en que la principal preocupación de Estados Unidos es el bienestar y la seguridad de la comunidad de su embajada y las recientes medidas están enfocadas en esto.

“Continuaremos investigando agresivamente estos ataques hasta el el asunto sea resuelto”, puntualizó.

El Secretario de Estado, Rex Tillerson, se reunió el martes a puertas cerradas con el canciller cubano Bruno Rodríguez, en medio de una investigación en curso para determinar el origen de los ataques.

Durante el encuentro, el jefe de la diplomacia estadounidense "transmitió la gravedad de la situación y subrayó las obligaciones de las autoridades cubanas de proteger al personal de la Embajada y a sus familias, conforme la Convención de Viena", según informó a la prensa la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

Hace poco más de una semana, Tillerson dijo a la cadena CBS que un posible cierre de la embajada estadounidense en Cuba estaba "bajo evaluación".

La Habana se apresuró a decir que "sería lamentable que se politice” el asunto, y que Cuba no cuenta con “evidencia alguna” que confirme las causas ni el origen de los ataques.

Declaración del Secretario Tillerson

Acciones tomadas en respuesta a los ataques contra el personal gubernamental estadounidense en Cuba

En los últimos meses, 21 empleados de la Embajada de Estados Unidos han sufrido una variedad de lesiones por ataques de naturaleza desconocida. Los individuos afectados han exhibido una serie de síntomas físicos, incluyendo dolores de oído, pérdida de audición, mareos, dolor de cabeza, fatiga, problemas cognitivos y dificultad para dormir. Los investigadores no han podido determinar quién es responsable o qué está causando estos ataques.
El 29 de septiembre, el Departamento ordenó la salida del personal que no es catalogado como de emergencia asignado a la Embajada de Estados Unidos en La Habana, así como la de todos los miembros de sus familias. Hasta que el Gobierno de Cuba pueda garantizar la seguridad de nuestros diplomáticos en Cuba, nuestra Embajada quedará reducida al personal de emergencia con el fin de minimizar el número de diplomáticos en riesgo de sufrir daños.
Conjuntamente con la salida ordenada de nuestro personal diplomático, el Departamento ha emitido una Advertencia de Viaje para aconsejar a los ciudadanos de Estados Unidos que eviten viajar a Cuba e informarles de nuestra decisión de retirar a nuestro personal diplomático. No tenemos informes de que ciudadanos privados estadounidenses hayan sido afectados, pero se sabe que los ataques han ocurrido en residencias diplomáticas de Estados Unidos y en hoteles frecuentados por ciudadanos estadounidenses. El Departamento no tiene respuestas definitivas sobre la causa o la fuente de los ataques y no puede recomendar un medio para mitigar la exposición.
La decisión de reducir nuestra presencia diplomática en La Habana se hizo para garantizar la seguridad de nuestro personal. Mantenemos relaciones diplomáticas con Cuba y nuestro trabajo en Cuba sigue guiado por los intereses de seguridad nacional y de política exterior de Estados Unidos. Cuba nos ha informado que continuará investigando estos ataques y continuaremos cooperando con ellos en este esfuerzo.
La salud, la seguridad y el bienestar de nuestra comunidad de la Embajada son nuestras mayores preocupaciones. Seguiremos investigando enérgicamente estos ataques hasta que se resuelva el asunto.

(Con información de la agencia AFP, el Departamento de Estado y notas de archivo de Martí Noticias)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG