Enlaces de accesibilidad

Solo 3 patólogos para identificar a fallecidos por tifón en Filipinas


Varias personas trabajan en la limpieza de una calle de Tacloban, en la provincia de Leyte (Filipinas).

Se cree que murieron más de 3.900 personas cuando el tifón Haiyan tocó tierra en el centro del país el 8 de noviembre.

Tres patólogos enfrentaban el lunes la titánica tarea de identificar a decenas de cuerpos en descomposición en una fosa común, víctimas del tifón más poderoso registrado, lo que ilustra la magnitud del desastre que azotó a la ciudad filipina de Tacloban. Se cree que murieron más de 3.900 personas cuando el tifón Haiyan tocó tierra en el centro del país el 8 de noviembre y el nivel del mar creció como en un tsunami arrasando la costa.

Los patólogos de la Universidad de Filipinas en Manila trabajaban con tres forenses para identificar los cuerpos colocados al borde de una fosa. El lunes, el décimo día después del desastre, fue el primero de un meticuloso proceso para identificar los cuerpos hinchados y en descomposición en la tumba, el principal sitio para los cadáveres recogidos de los restos de Tacloban.

Al revisar los cuerpos, los patólogos tomaban fotografías y notas de los rasgos, dimensiones y otros detalles como ropa, joyas y teléfonos móviles. Los expertos trabajaron a un ritmo de 15 cuerpos por hora desde el amanecer, sin resguardo bajo el abrasador sol. Con más de 300 cuerpos trasladados a la fosa desde el domingo, la jovial pero frustrada patóloga Raquel Del Rosario-Fortun dijo que la identificación de todas las víctimas será imposible sin más personal e instalaciones. Le pidió más ayuda a Alfred Romualdez, el alcalde de Tacloban que visitaba la fosa.

"Todo es muy difícil, dados los recursos que tenemos", dijo a patóloga. "Somos unos pocos (...) La idea es intentar examinar todos los cuerpos aquí, y no solo tirarlos a la fosa común", agregó. Romualdez dijo a Reuters que se sentía exasperado por la respuesta del Gobierno central a la tormenta y que a su ciudad le faltaban instalaciones y expertos para tareas como la identificación de cadáveres.

"Va todo muy lento (...) Todos los años nos azotan poderosos tifones. (...) Es hora de que nuestro Gobierno se prepare para las próximas tormentas", dijo el alcalde. En la ciudad, los desesperados residentes han realizado saqueos y se han enfrentado por las escasas provisiones.
XS
SM
MD
LG