Enlaces de accesibilidad

Líder de Hong Kong descarta dimitir y anuncia reunión con estudiantes


Ultimátum de los manifestantes al jefe de Gobierno de Hong Kong
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:10 0:00

Manifestantes en las calles de Hong Kong.

Leung, que habló minutos después de expirar un ultimátum para que renunciara, anunció también que la secretaria jefe de la ciudad, Carrie Lam, se reunirá pronto con los estudiantes para discutir las reformas políticas, si bien no aportó fechas concretas.

El líder de Hong Kong, Leung Chun-ying, dijo a los manifestantes pro democracia la noche del jueves que no tiene intención de dimitir, y les advirtió que las consecuencias de ocupar edificios gubernamentales serán graves.

Leung, que habló minutos después de expirar un ultimátum para que renunciara, anunció también que la secretaria jefe de la ciudad, Carrie Lam, se reunirá pronto con los estudiantes para discutir las reformas políticas, si bien no aportó fechas concretas.

"No dimitiré porque debo llevar adelante el trabajo para el sufragio universal", dijo Leung, en referencia a eventuales reformas electorales en la ex colonia británica.

En agosto, Pekín descartó elecciones libres para escoger al próximo líder de la ciudad en el 2017, provocando protestas masivas en este importante centro financiero asiático.

Leung pidió a los manifestantes que mantengan la calma: "En cualquier parte del mundo, si hay manifestantes que rodean, atacan u ocupan edificios del Gobierno como los cuarteles de la policía o la oficina del presidente ejecutivo, (...) las consecuencias son graves", advirtió.

La policía de Hong Kong prometió que responderá con firmeza cualquier intento de ocupar dependencias administrativas, al tiempo que las autoridades instaron a poner fin inmediato al bloqueo en el centro de la ciudad.

Steve Hui, superintendente de la fuerza policial hongkonesa, dijo que actuará conforme a la ley si los manifestantes intentan entrar en los edificios gubernamentales.

"Si hay grandes incidentes violentos y delitos como las peleas o cualquier otra situación que complique la seguridad y el orden público, la policía adoptará una solución firme y resuelta para restaurar el orden público", dijo Hui.

"Les aseguramos que la policía tendrá suficiente personal para manejar cada situación", agregó.

La policía antidisturbios empleó gases lacrimógenos, rociadores de pimienta y cargas con bastones el pasado fin de semana para sofocar los disturbios, los peores en Hong Kong desde que la ex colonia británica se reintegró a China en 1997.

Decenas de miles de personas colmaban las calles del centro de Hong Kong el jueves en la noche, una convocatoria menor en relación a las seis jornadas anteriores de protestas, pero aún considerable en número.

Algunos manifestantes dijeron que volverían al trabajo el viernes, tras dos días de asueto, aunque afirmaron que seguirían apoyando el movimiento regresando por la noche.

Varios miles de personas se congregaron al exterior de la oficina de Leung en el distrito financiero central, donde fueron confrontados por más de 100 agentes antidisturbios.

La situación permanecía en calma por el momento, pero la zona es considerada como un lugar potencial de enfrentamiento. El canal local Cable TV mostró a la policía introduciendo cajas con balas de goma y gas lacrimógeno en las oficinas de Leung.

"LUCHAR HASTA EL FINAL"

El movimiento "Occupy Central" presenta uno de los mayores retos políticos para Pekín desde la violenta represión de las protestas pro democracia en la Plaza Tiananmen en 1989.

El sufragio universal es una meta eventual bajo la fórmula de "un país, dos sistemas" con la que China gobierna a Hong Kong. Bajo este sistema, China ofrece a Hong Kong cierta autonomía y libertades que no se disfrutan en el continente.

Sin embargo, los manifestantes que pedían elecciones libres reaccionaron airadamente cuando Pekín vetó a los candidatos que quieran postularse a las elecciones del 2017 en Hong Kong.

Los manifestantes a lo largo de toda la ciudad han establecido puntos de suministro de agua embotellada, fruta, impermeables, toallas, lentes, máscaras, carpas y paraguas.

La Federación de Estudiantes de Hong Kong, uno de los organizadores de la protesta, instó a la gente a que rodee más edificios gubernamentales desde el viernes si las autoridades no aceptan sus exigencias.

Los líderes de las protestas se dirigieron a las personas acampadas cerca de las sedes gubernamentales, preparándolas para una noche que podría ser tensa.

"En los próximos días nos uniremos para apoyar el movimiento y aportar recursos. Lucharemos hasta el final", dijo el adolescente líder estudiantil Joshua Wong desde lo alto de una escalera, provocando una gran ovación.

Los tres principales grupos que lideran la protesta han empezado a trabajar más juntos, tal vez conscientes de que uno de los riesgos de su movimiento es la falta de una dirección unificada.

El gobierno local dijo que la situación está afectando al orden y los servicios públicos.

"Unos 3.000 funcionarios gubernamentales intentarán hacer todo lo posible por regresar mañana al trabajo. Para mantener los servicios públicos, la sede del Gobierno debe funcionar como siempre", dijeron las autoridades en un comunicado.

"Instamos a los líderes y organizadores de 'Occupy Central' a que detengan inmediatamente el movimiento", agregó.

De momento, los manifestantes siguen paralizando el normal funcionamiento de enclaves financieros y comerciales de la ciudad con su ininterrumpida sentada y se desconoce si llevarán a cabo el ultimátum.

Además, el Gobierno de Hong Kong pidió al movimiento "Occupy Central" que ponga fin "inmediatamente" a la ocupación de las calles de la ciudad a fin de restablecer el orden y la actividad de los más de 3.000 empleados del Gobierno que mañana deberán volver a sus lugares de trabajo, cuyos accesos están tomados por los manifestantes.

Los manifestantes mantienen tomadas cuatro zonas de la ciudad desde el pasado sábado por la noche, cuando el "Occupy Central" proclamó la puesta en marcha de su anunciada campaña de desobediencia civil que dio a conocer a finales de agosto después que Pekín anunciara restricciones en la elección de los candidatos para las próximas elecciones al jefe de Gobierno local en 2017.

La zona del centro urbano de la ciudad, Admiralty, donde se encuentran las sedes del Gobierno y del Parlamento, continúa siendo el centro de la protesta y esta mañana iban sumándose más familias.

¿Quién es Joshua Wong, el líder de las protestas en Hong Kong?

Un "extremista", un "bufón". Así ha descrito el régimen comunista de China a Joshua Wong, el desgarbado muchacho de 17 años que quiere llevar a Hong Kong por el camino de la revolución social.

"El pueblo no debe temer a su gobierno", dice Wong, citando la película V de Vendetta, "el gobierno debe temer a su pueblo".

Cuando toma el micrófono, de pie sobre una tarima, frente a cientos de manifestantes, su voz se enciende para arengarlos. Ellos le responden, sus palabras surten efecto.

El activismo político de este joven con gafas de pasta negra comenzó antes que las protestas que se desataron hace cerca de una semana en el territorio que Reino Unido devolvió a China en 1997. De acuerdo con un perfil publicado por el New York Times, dice que su pasión por la política fue algo que heredó de sus padres, quienes lo apoyan.

Cuando tenía 15 años, Wong y unos amigos, establecieron un grupo al que llamaron "Scholarism" ("scholar" significa "estudioso", "académico", "erudito") con el objetivo, afirma, de darle voz política a los estudiantes.

Primer éxito en 2012

En 2012 el grupo encabezó una marcha de 120.000 estudiantes, que -tras ocupar las oficinas centrales del gobierno- consiguió que se revocara un programa educativo nacional pro China.

Los líderes del territorio se vieron obligados a archivar los planes de enseñar a los alumnos acerca del "avanzado, abnegado y unido" Partido Comunista Chino.

En una reciente entrevista con un diario de Hong Kong, el joven declaró que "aunque los estudiantes son menores de edad, no son profesionales y carecen de estatus social, sí tienen un rol que jugar en las políticas de gobierno".

País "semidemocrático"

Dos años después del éxito que consiguió en 2012, Wong se ha convertido en uno de los líderes de la protesta contra la decisión de Pekín de seleccionar a los candidatos que pueden presentarse a elecciones de jefe ejecutivo de Hong Kong.

En 2007 China había prometido a los habitantes de Hong Kong que tendrían sufragio universal. Eso sucedió, pero sólo podrán votar por candidatos vetados por China, porque para Pekín hacerlo de otro modo llevaría a una "sociedad caótica".

Wong dice que Hong Kong es sólo "semidemocrático" y ha arengado a los estudiantes para que "se preocupen más" por la política. El líder estudiantil quiere una sociedad libre, donde cada uno tenga la posibilidad de nominar y votar por candidatos para el puesto de jefe ejecutivo de Hong Kong.

Él cree que los estudiantes son las personas indicadas para difundir ese mensaje porque son "idealistas" por naturaleza (BBC Mundo).

Para Wong, lo ideal es la protesta pacífica, pero asegura que a veces es necesario recurrir a la "desobediencia civil".

XS
SM
MD
LG