Enlaces de accesibilidad

Nadal y Djokovic se verán nuevamente las caras


El tenista español Rafael Nadal saca ante el escocés Andy Murray.

Jugarán la final de Roland Garros tras vencer este viernes a Murray y Gulbis, respectivamente.

El español Rafael Nadal y el serbio Novak Djkovic, los grandes dominadores del tenis mundial en la últimos años con permiso del suizo Roger Federer, se citaron de nuevo para la final de Roland Garros tras ganar respectivamente este viernes al escocés Andy Murray y al letón Ernests Gulbis.

Nadal, ocho veces campeón, defensor del título y primer cabeza de serie, y Djokovic, segundo, cumplieron con los pronósticos tras haber completado sobresalientes torneos, sólo cediendo un set el español y dos el serbio.
El tenista serbio Novak Djokovic golpea la bola contra el letón Ernests Gulbis.
El tenista serbio Novak Djokovic golpea la bola contra el letón Ernests Gulbis.


'Djoko' perdió uno de estos parciales este viernes ante Gulbis (N.18). Ganó por 6-3, 6-3, 3-6 y 6-3, en 2 horas y 34 minutos de juego, pero el calor y un bajón de concentración le costó un set.

Más expeditivo se mostró Nadal, que venció a Murray (N.7) por 6-3, 6-2 y 6-1 en apenas una hora y 40 minutos.

En el primer día del torneo en el que se juntaron sol y calor en París (cerca de 26º grados), el español encontró su ecosistema perfecto en la Philippe Chatrier.
"Hoy he jugado mi mejor partido de la temporada de tierra y es muy especial para mí regresar a la final", señaló Nadal.

En su pista preferida (ha tenido que disputar, con disgusto, dos choques en la Suzanne Lenglen), el mallorquín desplegó la combinación de juego, contundencia física y decisión que le han llevado a ganar en Roland Garros en ocho de sus nueve participaciones (una derrota en 66 partidos).

A su favor contó con un Murray descolorido, desastroso al servicio y sin fuerzas o ganas para intentar dar batalla.

"Sabía que sería una tarde difícil, pero estuvo increíble. Es el partido más complicado que he jugado con él. Cuando golpea así, el bote es muy alto, muy difícil de controlar y ha jugado muy bien a las líneas", dijo el escocés.

El mallorquín sacó más velocidad que en choques anteriores y se mostró desde el principio más agresivo, muy acertado con el paralelo y los golpes ganadores.

Murray, descolocado por la apuesta del español, sólo fue capaz de lograr tres puntos en los tres primeros juegos, que Nadal saldó con un 3-0 como plataforma para ganar el set y el partido.

Antes Djokovic, que aspira al único Grand Slam que falta en su colección, se mostró muy sólido en las dos primeras mangas ante Gulbis, un tenista en un gran momento de forma, gran sorpresa del torneo al eliminar al suizo Roger Federer y al checo Tomas Berdych.

El letón, un punto menos consistente, cedió dos veces su servicio, lo que le costó verse dos sets por debajo en el marcador. Ante Djokovic hacía menos daño al ataque y se mostraba titubeante, cometiendo 28 errores no forzados en los dos primeros sets, para un total de 44.

Sin embargo, en la tercera manga logró, tras mucho sufrimiento, romper por fin el saque al serbio y se hizo con el set. Fue un espejismo, pagó el esfuerzo físico en la cuarta manga y entregó el partido.

De esta forma en la final del domingo se citan los dos mejores jugadores del circuito.

Nadal cuenta con el aval de haber ganado la semifinal de 2013 y la final de 2012 al serbio, que presenta cuatro victorias en su últimos cuatro duelos con el español.

"Saber que he estado cerca de ganar los dos últimos años me da razones para creer que lo puedo lograr esta vez", dijo Djokovic.

"El domingo es un partido especial, contra el rival más difícil posible. Pero estoy feliz de la manera en la que llego a la final", concluyó Nadal.

El sábado se disputará la final femenina entre la rumana Simona Halep (N.4) y la rusa Maria Sharapova (N.7). Además la pareja española formada por Marcel Granollers y Marc López jugará por el título de dobles ante la francesa formada por Julien Benneteau y Edouard Roger-Vasselin.
XS
SM
MD
LG