Enlaces de accesibilidad

Cuba: Sueños y promesas antes y después de la Cumbre en Panamá


Trabajadores realizan labores de adecuación al centro de convenciones donde se realizará la VII Cumbre de las Américas, en Ciudad de Panamá.

La historia comenzará cuando al terminar la Cumbre, los cubanos regresen a la isla y se enfrenten al escenario real con nuevos cambios en el día a día.

A puntico de celebrarse la VII Cumbre de las Américas en Panamá, creo entender el por qué de las expectativas. Estudié en la antigua Unión Soviética y sé que muchos optimistas viven un suspenso igual al que vivió Moscú, en 1985, cuando los mandatarios Mijail Gorbachov y Ronald Reagan, se iban a reunir por primera vez en Ginebra.

Aunque muchos lo olvidaron porque el encuentro fue empañado por la monumental actuación de aquel traductor impostor que acaparó los titulares, Barack Obama y Raúl Castro tuvieron su primera vez durante los funerales de Nelson Mandela en Sudáfrica.

Hoy, algunos piensan que avanzamos y otros que estamos justo al borde de un "ataque de nervios". Lo cierto es que todos los cubanos estaremos pendientes del discurso de ambos mandatarios y en esos pequeños detalles que solo podremos observar en el apretón de manos.

A Panamá viajará parte de la oposición cubana y el exilio; pero siento que el tema de preferencia a comentar, será, el centenar, quizás más, de actores, estudiantes, intelectuales, artistas, campesinos, cuentapropistas, cooperativistas, empresarios y académicos que, como representantes también de la sociedad civil cubana, fueron celosamente escogidos para viajar a dicha cumbre y teatralizar todo un espectáculo con dinámica gelatinosa, donde se puede prever alguna que otra deserción y actuaciones especiales de corte sentimental, democrático, multirracial, politeísta, aperturista y plural.

Así lo anticipó el ex ministro de Cultura y actual asesor presidencial, Abel Prieto, cuando el pasado 17 de marzo dijo: "Los cubanos que asistan al Foro de Panamá, tienen que estar muy bien preparados para enfrentar los estereotipos creados sobre la idea de que Cuba tiene una sociedad monolítica".

La historia comenzará cuando al terminar la Cumbre, los cubanos regresen a la isla y se enfrenten al escenario real con nuevos cambios en el día a día. Venezuela recortó a más de la mitad el suministro de petróleo a Cuba y, aunque es lógico entender que La Habana y Caracas por mantener el hermetismo y motivar la especulación se empeñen en guardar silencio, sólo hay que ojear para advertir que no existe manera ni posibilidad objetiva que permita a Venezuela, con dificultades extremas, mantener el subsidio de combustible.

En peor caso está Brasil; la exploración de yacimientos submarinos proveería millones de euros en ingresos. Basado en eso se establecieron acuerdos y firmaron compromisos, el petróleo brasileño sería el "gol del futuro" pero la caída en los precios del crudo y el reciente escándalo de Petrobras, sumieron al gigante suramericano en la peor de sus crisis y en una parálisis política que tendrá repercusión en Cuba y en el mega proyecto Mariel que de repente cae en recesión por falta de capital.

Las misiones médicas cubanas continuarán porque el Gobierno echará mano del presupuesto militar para no alterar preceptos. Pero el regreso de los apagones, en las actuales circunstancias de la isla, donde a todos les gusta jugar al liderazgo y la democracia, obligará a sustituir el tan decadente debate de "las izquierdas y derechas" por la necesidad de escoger entre "política y economía". Sin dudas, eso sí erosiona la fortaleza del gobierno y los obligará a atrincherarse o permitir nuevas alternativas de desarrollo a la ciudadanía, que habilidosa encontrará los mecanismos legales y/o naturales en pos de mejorar el bienestar personal, familiar y nacional. En ese orden, porque al revés, se llama utopía.

  • 16x9 Image

    Juan Juan Almeida

    Licenciado en Ciencias Penales. Analista, escritor. Fue premiado en un concurso de cuentos cortos en Argentina. En el año 2009 publica “Memorias de un guerrillero desconocido cubano”, novela testimonio donde satiriza  la decadencia de la élite del poder en Cuba.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG