Enlaces de accesibilidad

Servicio doméstico: un trabajo demandado y codiciado hoy en Cuba


Sectores solventes como los artistas y dueños de pequeños negocios en Cuba tienen demanda de empleadas domésticas.

Demonizado durante décadas como rezago del capitalismo, el servicio doméstico está empleando a cada vez más cubanas... y cubanos. Paga relativamente bien, y la mayoría lo ejerce "por la izquierda".

La agencia Inter Press Service (IPS) dedicó este viernes un reportaje a la creciente ocupación de los cubanos en el servicio doméstico privado, como una opción que puede ser más remunerativa que los trabajos con el Estado.

Estadísticas oficiales citadas en la pieza indican que la cantidad de licencias para este trabajo por cuenta propia expedidas por el Estado pasaron de 211 en 2010 a 3.149 al cierre de 2013. Sin embargo, la cifra no sería representativa del total, ya que según IPS esta actividad "se ejerce de manera mayoritariamente informal" en la isla

Una cubana graduada de preuniversitario que trabaja con permiso estatal en un hostal privado para turistas internacionales dijo a la autora, Ivete González: “Gano cuatro CUC diarios porque somos dos empleadas y limpio todos los días”.

“Cuando en 2008 comencé a limpiar la casa de una amiga, mi hijo me decía: ‘¡Ay, mamá!, pero ¿limpiando casas?’… Y ahora él ve que me da más ganancia que el puesto de secretaria que dejé”, comentó Antonia Méndez, de 53 años y vecina de El Vedado.

La nota señala que en ese barrio habanero se pagan entre cuatro y cinco CUC diarios por dichos servicios. Méndez ganaría así unos 120 pesos convertibles al mes, que con equivalencia al dólar representarían cerca de cinco salarios medios mensuales ($ 25,6 según los más recientes datos oficiales).

El reportaje precisa que en comunidades más desfavorecidas muchas mujeres realizan algunas de estas labores por entre 15 y 40 dólares mensuales.

Méndez aseguró que sus empleadores han sido excelentes, pero dijo que conoce historias de otras mujeres que trabajan de asistentas domésticas que han sido explotadas, maltratadas y hasta víctimas de acoso sexual.

En Cuba limpiar pisos como empleo privado puede pagar mucho más que un trabajo con el Estado.
En Cuba limpiar pisos como empleo privado puede pagar mucho más que un trabajo con el Estado.

En un anterior reportaje sobre el tema publicado en julio por Cubanet la periodista independiente Gladys Linares señalaba que personas de todas las edades y de ambos sexos ejercen hoy el oficio, no solo por ser una buena fuente de ingresos, sino también por las facilidades que permite en cuanto a horarios.

“Lo que sí ha cambiado es la forma de nombrarlos. Hoy escuchamos decir ‘la muchacha que limpia’, ‘la señora que me ayuda en la casa’, ‘el que me hace los mandados’”, señalaba Linares, tras recordar que “con la llegada al poder del gobierno castrista el oficio de criada fue demonizado como un rezago capitalista”.

La comunicadora citaba a una vecina a quien le pagaban 10 CUC semanales por limpiar y cocinar un día a la semana en la casa de un piloto.

“’Este trabajo es bueno. No tengo horario fijo ni tengo nada que ver con el gobierno. Si sabes de alguna otra casa para limpiar, avísame’. Le pregunté si sabía que para este trabajo necesita una licencia y, molesta, me respondió: “Hay que pagar 30 pesos, ya lo sé, pero no me da la gana de que me tengan controlada’”.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG