Enlaces de accesibilidad

Prosiguen las matanzas de civiles a manos de fuerzas gubernamentales; Alemania pide a sus ciudadanos que abandonen Siria.

El secretario general de la Liga Árabe alertó este viernes que Siria podría estar a las puertas de una guerra civil al cabo de 10 meses de protestas populares que siguen siendo brutalmente reprimidas por fuerzas de seguridad del gobierno.

Nabil Elaraby declaró que el régimen del presidente Bashar al-Assad no está cumpliendo el plan de la Liga con el que Siria se comprometió el mes pasado para frenar las matanzas de civiles o lo está haciendo sólo en parte.

La violencia gubernamental ha ido creciendo, primero contra la sublevación popular en numerosas ciudades del país, y luego contra desertores del ejército y miembros de la oposición que se han atrevido a levantarse en armas.

Desde que estallaron las revueltas en marzo del año pasado, según estimados de Naciones Unidas, han muerto más de 5.000 personas en Siria, y la represión no ha cesado a pesar de la presencia de observadores de la Liga en el país.

Varios observadores decidieron esta semana abandonar su misión y uno de ellos, el argelino Anwar al Maliki, dijo que lo hizo porque temía que su trabajo sirviera más para proteger al régimen que para esclarecer lo que realmente está sucediendo en Siria.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, radicado en Gran Bretaña, dijo que las fuerzas de seguridad mataron a un manifestante en la ciudad central de Hama y otro en el poblado de Ariha en la provincia de Idlib, donde este viernes más de 20.000 personas salieron a las calles.

Miembros de los llamados Comités de Coordinación Local informaron que en total el viernes murieron al menos ocho civiles, incluido dos menores, en cinco ciudades, entre ellas Homs, baluarte de la rebeldía popular contra el régimen de al-Assad.

El gobierno alemán ha pedido a sus ciudadanos abandonar de inmediato Siria tras los últimos acontecimientos, que indican un mayor deterioro de la situación en el país.

El Consejo Nacional Sirio, que aglutina a sectores de la oposición, acusó al régimen de "liquidar" a periodistas para tratar de ocultar lo que está ocurriendo, luego de la muerte el miércoles de un reportero francés.

El periodista Gilles Jacquier, del canal público de televisión France 2, murió cuando realizaba un reportaje en Homs, y la cancillería francesa ha advertido que no es recomendable que los reporteros de ese país viajen a Siria.

Un fotógrafo de la agencia francesa AFP que estaba en el sitio de los hechos confirmó que Jacquier fue alcanzado por un obús que cayó cuando un grupo de periodistas reportaba sobre lo que sucedía en la ciudad.

XS
SM
MD
LG