Enlaces de accesibilidad

Secretos de la "S"


Maniquí.

El autor examina esta letra como el viejo médico a la joven paciente durante el primer reconocimiento

No es gancho de carnicería, pero de haberlo sido hubiera hincado a quien se propusiera colgar de ella los restos de un animal.

Pudo ser anzuelo pero echó punta por ambos extremos, de modo que el primero en morderla no fuera un pez sino la yema de un dedo.

No es serpiente encantada pero al influjo de la música que proviene del papel en blanco o la pantalla vacía del ordenador --el silencio es la música más lenta, escribió alguien-- se incorpora e hipnotiza.

Emitida con ímpetu y continuidad es la forma más discreta de exigir silencio.

Una vieja grabación de Bimbi y su Trío Oriental, intérpretes cubanos que gozaron de popularidad durante los años treinta y cuarenta del siglo XX, ilustra la capacidad de supervivencia de la "S": el sonido más nítido de cuántos pugnan por abrirse paso a través de las deficiencias técnicas de la grabación es el suyo, su silbido, entronizado en la voz prima del grupo. Lo demás -voces, guitarras, maracas-- es sólo acompañamiento. No hay más solista que ella.

Sincero - Cualquier número que excluya un dígito sin valor propio.
Síncopa - Sobrio.
Sinfonía – Que ha perdido la voz.
Siniestro - Falto de inspiración.
Sintaxis – Urbe desprovista de automóviles de alquiler.
Sintética - Fémina de poco seno.
Sobaco - Insulto: ¡ so borracho! Etimología: de Baco, dios del vino.
Sobrecama - Manual para utilizar el lecho.
Sobrellevar – Deber del cartero.
Sobremesa - Mantel.
Sobresaliente – Colmillo.
Sobresalto - Manual para aprender a elevarse súbitamente del suelo y volver caer en el mismo sitio o en otro sin perjuicio a la salud.
Sobretodo - Erudito.
Sofocar - Estrangular cierto orden de mamíferos marinos.
Solariega - Persona que no admite compañía a la hora de irrigar el jardín.
Soldado, da – Hombre o mujer aficionado a los baños de sol.
Soledad – Juventud.
Solfear - Atentar contra la belleza de algo exponiéndolo a los rayos ultravioletas.
Sombrilla - Objeto para sacarle brillo a la sombra.
Sombrío – Ímpetu oscuro, característico de las personas que se echan debajo de los árboles o en los lugares menos iluminados de sus casas.
Sonatina - Pila o bañera musical.
Sonora - Ciudad de Estados Unidos cuya bóveda celeste ofrece una acústica perfecta, convirtiéndola en un escenario idóneo para disfrutar de eventos musicales y obras de teatro a la intemperie.
Sonsacar - Invitar a bailar un son, género de música de origen cubano. Ejemplo: la sonsacó cantándole un estribillo de Miguel Matamoros: bota la muleta y el bastón, / ¡y podrás bailar el son!
Soplamocos – 1) Estornudo. 2) Pañuelo de tela o papel.
Soponcio - 1) Caldo altamente nutritivo hecho con el agua que alguien ha utilizado para lavarse las manos. 2) Reproche que se le hace a la persona que, eludiendo una responsabilidad, perjudica a otra. Etimología: de so, adverbio idóneo para subrayar el carácter negativo de alguien o algo, y de Poncio Pilatos, prefecto de la provincia de Judea en los días de Cristo.
Soprano - Cóccix.
Sorbete - Forma grosera de expulsar a una monja de cualquier lugar.
Sordomudo – Persona de confianza.
Soriano - Animal mitológico, mitad monja, mitad trasero, natural de Soria, provincia española.
Sorna - Religiosa falsa.
Sorpresa – Monja de clausura.
Soso – Anglicismo. Más o menos.
Suceso - Masa de tejido nervioso contenida en un cráneo ajeno.
Sudario - Selección personal de poemas de Rubén Darío.
Sujeta - Su rostro.
Sujetador – Artilugio para impedir que la piel debajo de la barbilla se descuelgue. Ejemplo: Contra la papada, un sujetador.
Supervisar – Conceder un visado sin demora.
Súplica – Solicitud de rigor cuando se va a guardar o llevar a una tercera persona un sobre cerrado cuyo contenido no debe ser revelado por el momento.
Sustentación - Ruego y exclamación característicos de quien, sabiéndose débil, encara el pecado. De Sus, aféresis de Jesús, y tentación, uno de los apelativos de la serpiente.

  • 16x9 Image

    Orlando González Esteva

    Nació en Palma Soriano, Cuba. Reside en Estados Unidos desde 1965. Sus poemas, que al decir del escritor Octavio Paz hacen “estallar en pleno vuelo a todas las metáforas”, aparecen publicados en Mañas de la poesía, El pájaro tras la flecha, Escrito para borrar, Fosa común, La noche y los suyos y Casa de todos. Es también autor de los siguientes ensayos de imaginación: Elogio del garabato, Cuerpos en bandeja, Mi vida con los delfines, Amigo enigma, Los ojos de Adán y Animal que escribe. El arca de José Martí. González Esteva ha ofrecido lecturas de versos, charlas y talleres en Estados Unidos, España, Japón, Francia, México y Brasil, y ha desarrollado una intensa labor cultural en los medios literarios, artísticos y radiofónicos de Miami.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

Recomendamos

XS
SM
MD
LG