Enlaces de accesibilidad

¿Se mudará Raúl Castro para Santiago de Cuba?


Raúl Castro (d) visita Santiago de Cuba antes del paso del huracán Matthew en 2016. Luego no visitó las zonas afectadas.

Investigar el asunto puede conllevar una acusación de espionaje, pero desde hace meses los pobladores de la segunda mayor ciudad de la Isla lo comentan.

Desde hace varios meses pobladores de Santiago de Cuba comentan que Raúl Castro Ruz se mudaría a esta provincia al dejar su cargo de jefe de Estado y de Gobierno.

Su sucesor fue nombrado este 19 de abril por los 605 diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular, una cifra que sólo representa el 0,0070023237% del total de ciudadanos con derecho al voto, según los datos publicados por la Comisión Electoral Nacional (CEN).

El misterio más absoluto rodea todo lo relacionado con el mencionado inmueble adonde se mudará Castro. En cualquier país democrático, cuando ocurre un suceso semejante, la prensa puede investigar, indagar sobre el costo de la obra, la procedencia del dinero y su objetivo, hacer fotografías y publicarlas. En Cuba no.

Lo mismo ocurrió con la tumba donde se afirma que están las cenizas de Fidel Castro Ruz, cuya construcción estuvo acompañada de un secretismo total. Por eso, cuando no existe una información oportuna y veraz, “Radio Bemba” se convierte en el único medio transmisor del imaginario popular, y casi siempre lo que dice está muy cerca de la realidad.

Los rumores

Lo que se escucha es que la vivienda comenzó a construirse hace unos tres años en una zona militar ubicada entre los repartos Rajayoga y Pastorita.

Se comenta que el inmueble está rodeado de altos muros de concreto y que la zona está fuertemente custodiada por las fuerzas del batallón de Seguridad Personal, encargado de la protección de altos dirigentes del Gobierno.

A pesar de las condiciones de protección y aislamiento del inmueble hay quienes aseguran que posee varios garajes y túneles por donde transitan los autos rumbo a una unidad militar cercana. También se dice que el complejo incluye varios helipuertos, y otros rumores aseveran que fue construido un túnel que sale directamente al mar.

Por supuesto que ninguno de estos rumores escuchados accidentalmente pueden ser confirmados por CubaNet pues en Cuba el mero hecho de investigar sobre esta vivienda puede ser considerado un delito de espionaje, previsto en el artículo 97.3 del Código Penal y sancionado con una pena que oscila entre los cinco y los veinte años de prisión, mucho más cuando se dice que la zona donde está enclavada la vivienda es militar.

Y tal parece que es así, pues en un documento que está al alcance de todos como el “Mapa de Cuba offline”, que cualquier ciudadano puede tener en su teléfono móvil, la zona donde según los rumores está situada la vivienda aparece en blanco.

Las especulaciones

El proceso de “elección” del nuevo presidente de los Consejos de Estado (CE) y de Ministros en una “república” que, según su Constitución expresa en el artículo 1 que es un estado socialista de trabajadores —es decir, el peldaño más alto de la democracia y el empoderamiento de los ciudadanos según la teoría marxista— también estuvo sumido en el mayor secreto.

Lo único que informó la “prensa objetiva y revolucionaria” es que se había consultado a los diputados sobre la propuesta de configuración del CE, pero se desconocían los nombres de los seleccionados y mucho menos a quien se proponía para suceder al General de Ejército. Así funcionó el sistema electoral “más democrático del mundo”, según el dicho de la prensa dependiente del castrismo, que es el que le paga para que publique lo que le ordena.

Lo cierto es que si Raúl se muda para Santiago, el hecho tendrá una significación formal, porque no sólo continúa como diputado sino que también sigue al frente del partido único, y en Cuba ésa es la persona que manda. Y, por supuesto, aunque Raúl se siente en el último asiento de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el nuevo Presidente del CE no se atreverá a contradecirlo.

No faltan quienes aseguran que, de ser cierto lo de la mudanza del general, sería una señal de que Raúl quiere distanciarse de La Habana para vivir lo más tranquilo posible la última etapa de su vida.

Si fallece en Santiago de Cuba quizás los cubanos no tendrán que soportar unas honras fúnebres tan aparatosas y tediosas como las dedicadas a su hermano.

El II Frente oriental, ubicado en la Sierra Cristal, en el sur de la vecina provincia de Holguín, está muy cerca de la ciudad heroína, y lo que sí se sabe es que sus cenizas van a ser enterradas al lado del nicho que acoge las de Vilma Espín y cerca de los restos de los combatientes que estuvieron bajo su mando luchando por restablecer la democracia y la Constitución de 1940, jamás por imponer una dictadura comunista que pronto va a cumplir sesenta años.

(Publicado por Cubanet el 04/26/2018)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG