Enlaces de accesibilidad

La ira de Ferguson se extiende a otras ciudades estadounidenses


El Ejército aumentó usus tropas ante la extensión de las protestas de Ferguson a unas 170 ciudades en EE.UU.

En otras partes de la ciudad, las protestas tuvieron menor convocatoria y estaban más controladas que el lunes, cuando una decena de negocios fueron incendiados y hubo saqueos en otros.

Las protestas que se originaron en la ciudad de Ferguson después que un Gran Jurado exoneró de cargos al agente Darren Wilson, se extendieron el martes en la noche por Estados Unidos y más de 2.000 efectivos de la Guardia Nacional fueron enviados a la zona de St. Louis para controlar una segunda jornada de disturbios, informa la agencia Reuters.

El presidente Barack Obama llamó al diálogo y su fiscal general prometió una investigación federal rigurosa por la muerte en agosto de Michael Brown, de 18 años.

El agente Darren Wilson, quien disparó contra el joven, dijo que tenía la conciencia limpia.

A pesar de los refuerzos en Ferguson, un coche patrulla fue quemado cerca del ayuntamiento por la noche. La policía lanzó bombas de humo y gas lacrimógeno para disolver a los manifestantes.

En otras partes de la ciudad, las protestas tuvieron menor convocatoria y estaban más controladas que el lunes, cuando una decena de negocios fueron incendiados y hubo saqueos en otros, en medio de disparos esporádicos y gases lacrimógenos.

"En general fue una noche mucho mejor", dijo a periodistas el jefe de policía del condado de St. Louis, Jon Belmar, quien informó que hubo muy pocos delitos o disparos, y que los problemas fueron relativamente en pequeños grupos.

La policía y la Guardia Nacional establecieron una férrea defensa del ayuntamiento de la ciudad por el temor a que pudiese ser atacado, pero los daños al consistorio se limitaron a unas pocas ventanas, dijo Belmar.

La muerte del joven en Ferguson, una ciudad con mayoría de población negra con una estructura de poder dominada por blancos, ilustró la a veces tensa relación en Estados Unidos entre la comunidad afroamericana y la policía.

Las protestas del lunes fueron más intensas que las vividas tras el tiroteo, pero menores que el amplio saqueo y los disturbios tras la exoneración de unos agentes por el apaleamiento del motorista negro Rodney King en Los Ángeles hace dos décadas.

El martes, decenas de manifestantes corearon "¡Sin justicia no hay paz!" frente a una comisaría de Ferguson, vigilada por al menos dos vehículos blindados.

Las protestas, hacia el Este

Las protestas aumentaron desde Los Ángeles hasta Washington el martes. En Nueva York, la policía usó gas pimienta para controlar a la masa después de que los manifestantes trataran de bloquear el túnel Lincoln y el puente Triborough y marcharon hacia Times Square.

En Oakland, California, y en Atlanta, los manifestantes bloquearon el tráfico, mientras que en Boston otros manifestantes marcharon junto a un correccional donde los reos pintaron el nombre de Brown en una ventana en solidaridad con la protestas.

La decisión del gran jurado trasladó el foco legal a una investigación del Departamento de Justicia sobre si Wilson violó los derechos de Brown por el uso intencional de fuerza excesiva, y si la policía de Ferguson sistemáticamente ha violado derechos civiles a través de la discriminación y represión desproporcionada.

Los abogados de Wilson, que recibió una licencia administrativa y se ha mantenido alejado del centro de atención desde el tiroteo, dijeron que el oficial estaba siguiendo su entrenamiento y la ley cuando disparó a Brown.

Wilson dijo al gran jurado que Brown intentó agarrar su pistola y sintió que su vida estaba en peligro cuando disparó, según documentos facilitados por los fiscales.

"Dije 'Retrocede o te voy a disparar'", afirmó Wilson, según los documentos. "Agarró inmediatamente mi pistola y me dijo 'Eres muy m… para dispararme'", relató el agente policial.

XS
SM
MD
LG