Enlaces de accesibilidad

Santos a las FARC: "¿por qué es que hablan ustedes en La Habana de paz y aquí siguen en guerra?"


"Eso es lo que nosotros estamos diciéndoles: ustedes continúan con eso, están jugando con candela y este proceso puede terminar".

El presidente Juan Manuel Santos amenazó el martes con terminar el proceso de paz que su gobierno adelanta desde hace casi dos años con las FARC luego de la escalada de atentados de los últimos días de ese grupo guerrillero.

José Antequera Guzmán, fundador de "Hijos e Hijas por la Memoria"
José Antequera Guzmán, fundador de "Hijos e Hijas por la Memoria"

Una petición de las víctimas a EEUU y a Cuba

Víctimas del conflicto colombiano solicitaron este martes a Estados Unidos y Cuba desclasificar archivos que puedan ayudar a esclarecer los crímenes.
"Esperamos que el gobierno norteamericano y las diferentes instancias se comprometan a empezar un proceso de desclasificación de información", dijo José Antequera Guzmán, fundador de la organización colombiana Hijos e Hijas por la Memoria y contra la Impunidad.
"Sabemos que el gobierno de Estados Unidos puede ayudarnos para que se sepa toda la verdad", señaló Antequera en Washington, donde se reunió con funcionarios del Departamento de Estado y congresistas.
Estados Unidos y Colombia consolidaron hace 15 años el llamado Plan Colombia, centrado en la lucha contra el narcotráfico y la guerrilla, que ha incluido varios miles de millones de dólares.
Estados Unidos tiene "corresponsabilidad sobre violaciones de derechos humanos y la continuación del conflicto", dijo Antequera.
El activista extendió la solicitud a Cuba -aliado ideológico de la guerrilla comunista de las FARC y sede de los diálogos de paz- y al resto de América Latina a revelar iformación sobre crímenes en Colombia relacionados con el conflicto armado.

"Eso es lo que nosotros estamos diciéndoles: ustedes continúan con eso, están jugando con candela y este proceso puede terminar", aseguró el mandatario en un acto público en la ciudad de Palmira, en el departamento de valle del Cauca, a unos 265 kilómetros al suroeste de Bogotá.

Y agregó: "No podemos seguir indefinidamente en esta situación porque el pueblo colombiano se confunde y no entiende".

Para el gobernante, los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia "están cavando su propia fosa política porque eso es exactamente lo que hacen: que la gente los rechace cada vez más".

Recordó que "hace algunos días (las FARC) atacaron un acueducto, dejaron sin agua unas poblaciones del (departamento de) Meta. Eso es un acto de terrorismo totalmente condenable.... Sabía desde el principio que iba a ser difícil explicar, por qué es que hablan ustedes en La Habana de paz y aquí siguen en guerra".

Insistió en que deliberadamente optó por negociar en medio del conflicto "porque no quiero terminar como un expresidente que ensayó nuevamente un proceso de paz, fracasó y la guerrilla se fortaleció".

Desde fines de 2012 el gobierno de Santos y las FARC adelantan en Cuba un proceso de negociación para tratar de poner fin a 50 años de confrontaciones entre las partes.

El 25 de julio las autoridades atribuyeron a las FARC el cuarto derramamiento de petróleo en el sureño departamento de Putumayo, en la frontera con Ecuador.

Los cuatro ataques, en los que se han derramado más de 8.600 barriles de crudo, han sido dentro o cerca del municipio de Puerto Asís, Putumayo, unos 515 kilómetros al suroeste de Bogotá, dijo en su momento a The Associated Press el alcalde Jorge Coral.

Unas 100.000 personas de Puerto Asís se vieron afectadas por los derramamientos de crudo y según Coral se quedaron sin agua.

El lunes a eso de las 8 dela noche, al parecer miembros de las FARC atentaron contra una torre de energía y dejaron sin luz a más de 400.000 habitantes del puerto de Buenaventura -sobre el Pacífico colombiano- en Valle del Cauca, 350 kilómetros al suroeste de la capital colombiana.

Santos viajará el miércoles a Buenaventura para ponerse al frente de la situación.

La protesta de Timochenko

La declaración de Santos sobre una eventual terminación del proceso de paz se conoció el mismo día en que, a través de un escrito en el portal de las FARC en internet, su máximo comandante, alias "Timochenko", responsabilizó al presidente de la muerte en noviembre de 2011 de Alfonso Cano, entonces máximo comandante del grupo guerrillero.

"Alfonso Cano debió haber sido capturado y entregado a los jueces para ser sometido a una causa penal con arreglo a las leyes", dijo "Timochenko".

En el operativo en el cual fue abatido Cano, el 4 de noviembre de 2011 en el departamento (provincia) de Cauca (suroeste), las tropas localizaron al líder guerrillero en un momento en que estaba solo y "se hallaba en absoluto estado de indefensión", agregó "Timochenko" en la carta publicada en el sitio web Paz FARC-EP.

El jefe de las FARC, que no participa en las conversaciones en Cuba, dijo que el presidente Juan Manuel Santos y sus asesores debieron tomar en cuenta la Convención Americana de Derechos Humanos y señaló que allí sólo se admite "la pena de muerte como consecuencia de una sentencia judicial debidamente ejecutoriada".

Cano, quien había asumido el liderazgo de las FARC a la muerte del fundador y entonces máximo jefe del grupo rebelde, Manuel Marulanda, alias "Tirofijo", en mayo de 2008, ya había iniciado en el momento de ser abatido contactos con el gobierno colombiano para acordar un fin al conflicto armado interno, según reveló Santos en 2012.

Lo que queda por discutir

El 12 de agosto está programado que comience en La Habana un nuevo ciclo de conversaciones entre las FARC y el gobierno sobre el tema de las víctimas, tras alcanzarse acuerdo en tres puntos de la agenda, el problema agrario, la participación política de la guerrilla y las drogas ilícitas.

La discusión sobre las víctimas se perfila como un punto difícil y ya ha generado un debate nacional en Colombia, donde el conflicto armado que comenzó hace 50 años, y en el que han participado guerrillas de izquierda, paramilitares de derecha, bandas de narcotraficantes y agentes del Estado, ha provocado cientos de miles de muertos y cinco millones de desplazados.
"De este y los innumerables crímenes sucedidos en este país habrá que tratar en los debates que sobre el tema de víctimas se iniciará próximamente en La Habana", dijo "Timochenko", quien finalizó la misiva con la pregunta: "¿Estará Santos dispuesto a responder por su crimen confeso?".

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG