Enlaces de accesibilidad

Salen a la luz disculpas de Reagan a Thatcher por invasión a Granada


El ex presidente de EEUU Ronald Reagan y su esposa Nancy. Archivo.

La Dama de Hierro, como se le conocía, estaba enojada porque sus preocupaciones no fueron atendidas por la Casa Blanca.

Hace más de tres décadas, el presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, autorizó la operación Furia Urgente, lo que condujo a que las tropas estadounidenses capturaran brevemente la pequeña nación caribeña de Granada. El caos político en la isla, estimulado por el derrocamiento y la ejecución de su líder izquierdista por los elementos más radicales, le dieron a Washington el pretexto para intervenir en un país que se temía se estaba convirtiendo en un satélite cubano y un nuevo frente en la Guerra Fría con la Unión Soviética.

Sin embargo, el problema es que Granada era una ex colonia británica y miembro de la Commonwealth Británica. La entonces primer ministro Margaret Thatcher no se hubiese pronunciado a favor de la invasión de Estados Unidos, que fue planeado y ejecutado en tremendo secreto. La Dama de Hierro, como se le conocía, estaba enojada porque sus preocupaciones no fueron atendidas por la Casa Blanca.

Según sus memorias, Margaret Thatcher, quien murió en 2013, Reagan envió un mensaje en las primeras horas del 25 de octubre de 1983, cuando la invasión de Estados Unidos estaba en marcha. Ella dijo que estaba "profundamente preocupada" por la escalada americana. "Esta acción se verá como, por ejemplo, la intervención de un país occidental en los asuntos internos de una pequeña nación independiente", dijo Thatcher.

En sus memorias Thatcher cuenta cómo Reagan, en una posterior llamada telefónica, le dijo que el momento ya había pasado para que los estadounidenses pudieran volver atrás. Ahora, una grabación de esa llamada telefónica ha surgido en los medios y puede ser escuchada por todo el mundo.

XS
SM
MD
LG