Enlaces de accesibilidad

Snowden no es Sajarov


Andrei D. Sajarov en el Congreso de Diputados de la URSS en 1989.

La comparación que hizo Putin ofendió a los disidentes soviéticos, que hoy día en Rusia continúan denunciando las violaciones a los derechos humanos.

Vladimir V. Putin comparó al ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden con Andrei D. Sajarov, asegurando que el estadounidense es un nuevo disidente. La comparación ofendió a los disidentes soviéticos, muchos de ellos continúan hoy día denunciando las violaciones a los derechos humanos en Rusia.

Quizás lo único que tengan en común es que trabajaron ambos en el sector militar de los gobiernos de sus países. Snowden en órganos de espionaje e inteligencia del gobierno de Estados Unidos y Sajarov para en el complejo militar-industrial de la Unión Soviética. Y que ambos, desde muy joven, pusieron sus habilidades al servicio de sus gobiernos.

Sajarov terminó sus estudios en la universidad y fue seleccionado para laborar en el reducido equipo de científicos que estudiaban el reactor magnético termonuclear, la catálisis de la síntesis de la reacción nuclear, y el uso magnético para la suspensión del plasma. Snowden, quien nunca termino un centro universitario, fracasó en su intento de unirse a las fuerzas especiales del ejército e inicio su vida laboral, según dice, en el departamento tecnológico de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Las diferencias comienzan en el éxito de sus trabajos. No se conoce que Snowden haya ideado un programa de computación y Sajarov es el padre de la bomba de hidrogeno de la URSS y su apellido figura entre los autores de los programas atómicos de la Unión Soviética.

Sajarov nunca escondió sus ideas y expuso públicamente sus opiniones sobre el gobierno soviético, sobre los programas armamentistas del Kremlin. En 1958 envió al Kremlin un proyecto para detener las pruebas nucleares y en 1962 renuncio a seguir laborando en el Ministerio de la Industria Atómica, por no estar de acuerdo con los ensayos nucleares que se realizaban en el país. No lo hizo desde un hotel en tierra extranjera, sino escribiendo a las autoridades, exponiendo su punto de vista.

Snowden se escondió en un hotel en Hong Kong, tras abandonar Estados Unidos y comenzó a exponer los programas donde supuestamente participaba para recolectar información. Jamás el programador estadounidense expuso a sus superiores las dudas que tenía sobre los sistemas de vigilancia computarizada, no renunció a su trabajo, sino pidió una licencia, para aparecer en la ex colonia británica. Allí comenzó a publicar en varios medios de prensa los detalles de su trabajo.

En 1966 Sajarov escribió, junto con otras personalidades de la vida cultural y científica de la URSS, una carta al Kremlin protestando por el renaciente estalinismo en la sociedad. Durante la década de los sesenta y setenta asistía a los juicios de los disidentes y opositores soviéticos, a pesar de que era Premio Lenin de las ciencias, tres veces Héroe del Trabajo Socialista y miembro de la Academia de Ciencias. Recibió en 1975 el Premio Nobel de la Paz por sus constantes y valientes denuncias sobre violaciones de derechos humanos, en la Unión Soviética.

Critico Sajarov la invasión soviética a Afganistán en 1979 y fue enviado a la Siberia. Realizo huelgas de hambre al tiempo que seguía su labor cívica. Mijail S. Gorbachev le quito la sentencia en 1985 y fue electo diputado al Congreso de Diputados, y allí exigió el fin del monopolio del partido comunista. A pesar de estar en contra del sistema soviético, Andrei D. Sajarov nunca hizo público los programas armamentistas, las tecnologías del sistema de defensa que elaboró. Durante su primer viaje al extranjero, en 1988, expuso a la prensa internacional las deformaciones y crueldades del sistema soviético, pero no dio detalles de su trabajo científico.
  • 16x9 Image

    Álvaro Alba

    Historiador y periodista especializado en temas de Europa del Este y la ex Unión Soviética. Máster en Historia por la Universidad Estatal de Odesa, Ucrania. Premio Emmy 2017 (Emmy Award) en la categoría de Documental Histórico.

    Ha publicado en ABC, Diario de Las Américas, El Nuevo Herald, entre otros. Actualmente trabaja en MartiNoticias.com. Autor de Castro y Stalin, almas gemelas (2002); En la pupila del Kremlin (2011) y Rusia: la herencia del estalinismo (2012). Es Asociado Principal de Investigación (Senior Research Associate) del Centro de Estudios Cubanos (Cuban Studies Institute CSI) de Miami y miembro de la Asociación para Estudios Eslavos y del Este de Europa (ASEEES).

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG