Enlaces de accesibilidad

Rousseff no estaría en la Presidencia para los Juegos Olímpicos 2016


Una multitud celebra la decisión de la Cámara de Diputados de que el proceso que puede llevar a la destitución de Rousseff llegue al Senado.

Si el Senado decide por mayoría simple iniciar el juicio político a principios de mayo, como se espera, Rousseff sería suspendida de su cargo y reemplazada por el vicepresidente Michel Temer durante el juicio político.

La presidenta socialista de Brasil Dilma Rousseff podría tener que dejar la Presidencia del país tras los resultados de una decisiva votación que le propinó este domingo una humillante derrota en la Cámara de Diputados del Congreso a pocos meses de que el país sea el anfitrión de los Juegos Olímpicos.

La votación final fue de 367 votos a favor del juicio político, 137 votos en contra y 7 abstenciones. Dos legisladores no se presentaron a la votación.

La destitución de Dilma Rousseff no sería un proceso inédito en América Latina. En las últimas décadas, varios mandatarios latinoamericanos han dejado el poder apartados por los legisladores.

1. En Brasil, el presidente Fernando Collor de Mello dimite el 29 de diciembre de 1992 al iniciar el Senado el proceso de destitución por corrupción.

2. El 31 de agosto de 1993, el presidente de Venezuela Carlos Andrés Pérez es destituido por el Congreso.

3. En 1997, el parlamento de Ecuador destituyó "por incapacidad mental" al presidente Abdalá Bucaram.

4. El 20 de abril de 2005, el presidente de Ecuador Lucio Gutiérrez es destituido por el Congreso.

5. El 28 de junio de 2009, el mandatario de Honduras Manuel Zelaya es destituido por el Congreso tras ser detenido y deportado a Costa Rica.

6. El 22 de junio de 2012, el gobernante de Paraguay Fernando Lugo es destituido por el Congreso tras juicio político.

7. El 1 de septiembre de 2015 el presidente de Guatemala Otto Pérez Molina es separado del poder mediante una votación parlamentaria, donde 132 legisladores votaron en contra del gobernante.

El proceso se ha realizado no sólo en América Latina.

Reciente, a inicios de abril, el presidente de Suráfrica Jacob Zuma sobrevivió a una votación en el legislativo gracias al apoyo de 274 diputados que le apoyaron, tras una orden judicial que le halló culpable de usar dinero público para reconstruir su residencia personal.

En Indonesia, en 2001, el parlamento sacó del poder al presidente Abdurrahman Wahid; en Lituania, en 2004 los legisladores destituyeron al mandatario Rolandas Paksas por violar la constitución.

Sao Paulo y Río de Janeiro, las principales ciudades de Brasil, se iluminaron con fuegos artificiales cuando la oposición superó holgadamente la mayoría de dos tercios que necesitaba para que el proceso de impugnación por manipulación de cuentas fiscales avance al Senado.

Los mercados financieros brasileños abrieron al alza luego de la votación, un paso que podría poner fin a 13 años de gobierno del izquierdista Partido de los Trabajadores en la novena mayor economía del mundo.

Si el Senado decide por mayoría simple iniciar el juicio político a principios de mayo, como se espera, Rousseff sería suspendida de su cargo y reemplazada por Michel Temer, actual vicepresidente, durante el juicio político.

Si es hallada culpable, Temer completaría el mandato de la Presidenta hasta 2018.

La tercera candidata más votada en las dos últimas elecciones de Brasil, Marina Silva, apoyó hoy la decisión de la Cámara Baja de darle vía libre al juicio político contra la mandataria Dilma, pero alertó que su vicepresidente, Temer, también es responsable por la crisis.

Según la exsenadora y exministra de Medio Ambiente, la posible destitución de Rousseff y su sustitución por Temer no es suficiente para "resolver la grave crisis política, económica, social y ambiental en curso" en Brasil.

Por otro lado, la poderosa Confederación Nacional de Agricultura (CNA), que agrupa a los empresarios del campo brasileño, reafirmó hoy su apoyo a un juicio con miras a la destitución de la presidenta Rousseff, que ahora ha quedado en manos del Senado.

"Entendemos que fue dado un primer paso importante para que se restablezcan las condiciones de gobernabilidad, esenciales para la vuelta del crecimiento económico, con equilibrio y armonía entre los brasileños", dice un comunicado divulgado hoy por la patronal.

El expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso aseguró hoy en Sao Paulo que el Gobierno de Dilma Rousseff "no tiene más condiciones para gobernar" y que Brasil vive una democracia "corroída y corrompida".

"Estoy obligado a admitir que el Gobierno no tiene más condiciones para gobernar, no vamos a tirarnos más piedras sobre el tejado. Tenemos problemas sociales que resolver en el país", dijo durante un foro en Sao Paulo.

El Comité Olímpico Internacional afirmó el lunes que el posible juicio político de la presidenta brasileña Dilma Rousseff no debería afectar los preparativos para los Juegos Olímpicos de mitad de año en Río de Janeiro.

El régimen del general Raúl Castro en Cuba tuvo tiempo, en medio de su Congreso del Partido Comunista, para dar un decidido apoyo a su aliada ideológica y condenó lo que denominó "golpe de Estado parlamentario" contra el "Gobierno legítimo del Partido de los Trabajadores (PT)" de Rousseff en una declaración oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores.

"Sectores de derecha representantes de la oligarquía, en contubernio con la prensa reaccionaria de Brasil, apoyados abiertamente por las transnacionales de la comunicación y el imperialismo, han consumado, en la Cámara de Diputados de ese país, el primer paso de lo que constituye un golpe de estado parlamentario", señala la nota de la Cancillería cubana.

XS
SM
MD
LG