Enlaces de accesibilidad

Rusney Castillo: cuando voy a jugar mi contrato queda atrás


Rusney Castillo.

El cubano mejor pagado en Grandes Ligas ($72.5) afirma que solo trata de salir al terreno y dar lo mejor de él.

El jardinero derecho de los Medias Rojas de Boston, Rusney Castillo, impulsó el martes una carrera con un triple en la sexta entrada en el juego contra los Miami Marlins, pero no pudo impedir que los locales lograran el triunfo 5x4 en 10 entradas.

Un hit de oro en el décimo inning de Justin Bour les dio el triunfo a los peces sobre los Medias Rojas en un juego Interligas.

La entrada la abrió el segunda base Dee Gordon con un largo triple que voló al jardinero central Mookie Betts, acto seguido el venezolano Martín Prado recibió boleto intencional y tras el ponche a Derek Dietrich, Bour despachó línea al jardín central.

Rusney Castillo.
Rusney Castillo.

Ganó el relevista Bryan Morris (4-3) y perdió Craig Breslow (0-2), quien recibió el castigo del último acto.

En entrevista con el periódico el Nuevo Herald, Castillo dijo que cuando se para en el cajón de bateo no siente presión cuando piensa que le pagan $72.5 millones por jugar pelota y que es el cubano mejor pagado en las Grandes Ligas.

"El contrato es grande, pero no pienso en eso. Solo trato de salir al terreno y dar lo mejor de mí. Creo que si uno es productivo y ayuda al equipo a ganar, lo monetario pasa a un segundo plano (…) he llegado. Ahora estoy luchando por mantenerme. Así que cuando voy a jugar el contrato queda atrás".

Castillo indicó que cuando lo bajaron a las Menores trabajó en diversos aspectos de su juego y se concentró en recuperarse físicamente "para estar al 100 por ciento en el momento en que me llamaran de vuelta".

Con el equipo Pawtucket bateó para .282 (44 hits en 156 oportunidades), con 17 carreras impulsadas y el mismo número de anotadas.

También manifestó que los Medias Rojas han hablado con él para que acorte su swing y vea mejor los lanzamientos, porque "el swing largo deja agujeros en el recorrido del bate".

Castillo afirmó que se ha adaptado a la vida en Estados Unidos, gracias al respaldo "de mucha gente, de amigos y familiares" que le han hecho más fácil la transición.

Castillo (Ciego de Ávila, 1987), batea para .268 (33 imparables en 123 visitas al plato), con 15 carreras impulsadas e igual número de anotadas y 2 cuadrangulares. En los últimos 7 juegos conecta para .320 (8 hits en 25 veces al bate).

XS
SM
MD
LG