Enlaces de accesibilidad

Rousseff ganó primera vuelta pero disputará segunda con Neves


La presidenta brasileña (PT), Dilma Rousseff, en el momento de emitir su voto hoy, 5 de octubre, en la escuela pública Santos Dumont, en el barrio de Assunção de Porto Alegre.

En tercer lugar quedó la ecologista Marina Silva, del Partido Socialista Brasileño (PSB), que obtuvo el 22 % de los sufragios tras haber liderado las encuestas de intención de voto durante algunas semanas de la campaña

La mandataria brasileña y candidata a la reelección por el Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff, y el líder opositor Aécio Neves disputarán la segunda vuelta en las elecciones presidenciales, según el recuento oficial
de las elecciones de hoy.

Rousseff recibió un 41.52 % de los votos válidos y Neves, candidato por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), un 33.65 %, tras haberse escrutado un 99,12 % del censo de las elecciones de hoy, según informó el Tribunal Superior Electoral.

La ecologista Marina Silva, del Partido Socialista Brasileño (PSB), recibió un 21,14 % de los votos y terminó en tercer lugar, según los datos del escrutinio.

Con este porcentaje de escrutinio ya es matemáticamente imposible que Rousseff obtenga más de la mitad de los votos en la primera vuelta y sea reelegida sin necesidad de una segunda, o que Silva adelante a Neves como segundo más votado.

Muy lejos de los tres principales candidatos, se situó en cuarto lugar la izquierdista Luciana Genro, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), con un 1,58 %.

Rousseff, animó a sus seguidores a apoyarla en la nueva votación del 26 de octubre y afirmó que, ahora, "la lucha continúa".

La mandataria brasileña, que asocia a Neves al "pasado" que el país vivió en el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), dio el tono de lo
que será su campaña para la segunda vuelta al afirmar que "será la lucha de los constructores de futuro, que jamás dejarán que Brasil vuelva atrás".

Agradeció "al pueblo" que le dio su "confianza" y le transmitió "un mensaje, un recado simple, que dice que debemos seguir en esta lucha junto a cada uno de esos electores para cambiar a Brasil", según afirmó.

Expresó también una gratitud particular a su antecesor y mentor político, Luiz Inácio Lula da Silva. "Sin el presidente Lula no habría llegado a donde llegué ni habría realizado el sueño de hacer un Brasil mejor", aseguró.

Pero también agradeció al Partido de los Trabajadores (PT) y a las formaciones de su coalición, así como a "otros partidos que no están ahora entre los aliados", pero que estuvieron en el pasado con su formación.

Esa última frase pudiera haber sido un mensaje cifrado dirigido al Partido Socialista Brasileño (PSB), que rompió con el Gobierno el año pasado para postular a la presidencia a Eduardo Campos, quien murió en un accidente aéreo el pasado 13 de agosto y fue reemplazado por Marina Silva, quien quedó tercera en las elecciones de hoy.

Rousseff, que en su juventud estuvo vinculada a grupos que se alzaron en armas contra la dictadura que imperó en Brasil entre 1964 y 1985, declaró ante sus seguidores que, "como en la resistencia, ahora la lucha continúa".

Y aseguró que será "una lucha victoriosa, porque es la lucha del pueblo brasileño y el pueblo unido jamás será vencido".

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG