Enlaces de accesibilidad

Critican silencio de la Iglesia cubana ante la muerte de opositor


"Yo creo que realmente tienen que empezar a jugar un papel más activo o de lo contrario puede perder su credibilidad y eso sería muy grave”, declaró Antonio G. Rodiles ante la ausencia de una respuesta de la Iglesia Católica.

Antonio G. Rodiles, organizador del Estado de Sats, ofreció una entrevista a Radio Nederlands donde criticó el silencio de la Iglesia Católica en Cuba ante la muerte del preso político Wilman Villar Mendoza.

“La Iglesia todavía no se ha manifestado públicamente… algo tienen que decir y tiene que ser algo contundente. Yo creo que la Iglesia cubana está en una posición que es muy importante por el papel que pudiera jugar de mediador en caso de una situación difícil en Cuba, pero si sigue en esa línea en la que no acaba de tomar partido claramente cuando hay violaciones de este tipo, yo creo que realmente tienen que empezar a jugar un papel más activo o de lo contrario puede perder su credibilidad y eso sería muy grave”.

Rodiles cree que para la Iglesia debe ser muy difícil lo que ha hecho el gobierno cubano justo dos meses antes de la visita del Papa Benedicto XVI a la isla.

“El principal punto aquí es que hay que respetar la vida humana, no puede ser que una persona muera y pase a ser una estadística. Eso es un ser humano, con 31 años, una persona que estaba perfectamente bien de salud, una persona que tiene su esposa que tiene sus dos niñas y de momento este individuo muere en dos meses en una cárcel o sea cualquier autoridad, incluso la justificación que da el gobierno de que supuestamente tenía un problema común, bueno es que eso no es justificación para que un preso muera, es en el momento que una autoridad tiene el control de la vida de un ser humano es un prisionero, ese prisionero no se puede morir de ninguna manera”.

Rodiles cree la muerte de Wilman si va a tener un impacto “cuando uno habla con las personas en la calle y le comenta lo que ha pasado pues todo el mundo se alarma, la gente sabe que algo está pasando, que no está bien… y si se está creando un impacto porque no es el primer muerto no, eso es algo que realmente es fuerte y la gente entiende que algo pasa, eso es en la población que no está directamente vinculada a un activismo social o político…”.

Dice que por la nota que publicó el periódico oficialista el Granma al respecto, la muerte de Wilman no fue un error del gobierno cubano “yo creo que fue algo premeditado, y el gobierno está apostando una vez más al escarmiento, escarmiento que viene aplicando durante estos 53 años. Ahí está la muerte del líder estudiantil Pedro Luis Boitél; ahí está el hundimiento del remolcador 13 de marzo; ahí está el derribo de las avionetas que pulverizaron por gusto en el aire; el fusilamiento de los tres jóvenes en el 2003; el encarcelamiento de los 75 disidentes con penas realmente alucinantes; entonces yo creo que el gobierno una vez más entiende lo difícil que está la situación y opta por la ofensiva como forma de defensa y el escarmiento que ha utilizado durante estos 53 años”.

Cree que el gobierno está mandando un mensaje bien claro previo a la visita del Papa “nosotros vamos a tomar las medidas necesarias… y no vamos a permitir que absolutamente nadie trate de violar ese control”.

XS
SM
MD
LG