Enlaces de accesibilidad

Revolución en la campaña republicana


Pero no sólo el retiro del gobernador de Texas revolucionaron hoy la contienda por la candidatura presidencial republicana en Estados Unidos, sino también la noticia de que en los caucus (asambleas populares) de Iowa ganó Rick Santorum frente a Mitt Romney, a quien se le había adjudicado la victoria inicialmente.

El gobernador de Texas, Rick Perry, abandonó eate jueves la carrera por la nominación del Partido Republicano de cara a las elecciones presidenciales en Estados Unidos y respaldó a Newt Gingrich como su candidato para enfrentar en noviembre al demócrata Barack Obama.

"Siempre he creído que la misión es mayor que el hombre. Contemplé el futuro de esta campaña y llegué a la conclusión de que no hay un camino viable para mí", dijo el político de 61 años a sus partidarios en el conservador estado de Carolina del Sur, donde buscaba el próximo sábado poder revivir su campaña en una nueva ronda de primarias republicanas.

"Por lo tanto, hoy estoy suspendiendo mi campaña y respaldando a Newt Gingrich a la presidencia de Estados Unidos", agregó Perry. "Creo que Newt es un conservador visionario que puede transformar a nuestro país", agregó.

Pero no sólo el retiro del gobernador de Texas revolucionaron hoy la contienda por la candidatura presidencial republicana en Estados Unidos, sino también la noticia de que en los caucus (asambleas populares) de Iowa ganó Rick Santorum frente a Mitt Romney, a quien se le había adjudicado la victoria inicialmente.

Romney, exgobernador de Massachusetts, es aún el favorito para ganar las primarias de Carolina del Sur el sábado, pero el vuelco de resultados en Iowa a favor de Santorum y el apoyo de Perry a otro de los aspirantes en liza, Newt Gingrich, podrían complicarle el panorama.

Perry entró en la carrera en agosto y estuvo al frente del pelotón de candidatos del partido opositor por un periodo breve. Sin embargo, una serie de errores, malas actuaciones en debates y polémicas declaraciones durante la campaña socavaron su posición en las encuestas.

Perry dijo que tuvo algunas diferencias con Gingrich, ex presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, pero que es el momento de trabajar unidos en la campaña. "Hemos tenido nuestras diferencias, que en las campañas es inevitable tenerlas. Newt no es perfecto, ¿pero quién de nosotros lo es?", dijo Perry. "El hecho es que hay clemencia para los que buscan a Dios. Y yo creo en el poder de la redención, ya que es un principio central de mi fe cristiana", agregó Perry.

Perry y Gingrich en los últimos días han criticado al favorito republicano Mitt Romney por su conducta como jefe de la firma de capital privado Bain Capital y lo instaron a divulgar su declaración federal de impuestos.

Perry había analizado retirarse de la carrera electoral después de un distante quinto lugar logrado en el "caucus" de Iowa el 3 de enero, la primera prueba en la batalla estado por estado para la nominación republicana, pero finalmente decidió permanecer en la contienda.

Con la retirada de Perry solo quedan cuatro candidatos en liza: Romney, Gingrich, el ex senador Santorum y el congresista de ideología libertaria Ron Paul.

Santorum, católico y ultraconservador, está en horas bajas pero la noticia de que en Iowa, que abrió las primarias el 3 de enero, obtuvo 34 votos más que Romney le puede dar un nuevo impulso.

En un principio se informó de la victoria de Romney por 8 votos, pero hoy, de acuerdo con los últimos resultados certificados por el Partido Republicano de Iowa, se supo que Santorum logró 29 839 votos frente a los 29 805 del ex gobernador.

No obstante, Santorum no puede ser declarado todavía oficialmente ganador, porque los votos de ocho distritos electorales están desaparecidos, según explicó en un comunicado el Partido Republicano de Iowa.

El más beneficiado con el vuelco de resultados en Iowa y la retirada de Perry puede ser Gingrich, ex presidente de la Cámara de Representantes y quien, según los sondeos, acorta distancias con Romney en Carolina del Sur.

Dos encuestas de las cadenas NBC y CNN otorgan a Romney sólo una ventaja de 10 puntos sobre Gingrich, frente a los casi 20 puntos que les separaban días atrás. Mientras que el apoyo de Perry puede ser crucial para Gingrich, después de que la ex candidata republicana a la Vicepresidencia Sarah Palin, una de las líderes del movimiento conservador Tea Party, dijera el martes que si fuera residente de Carolina del Sur votaría por él.

XS
SM
MD
LG