Enlaces de accesibilidad

Grandes ausentes en la Feria Internacional del Libro de La Habana


Reporta Cuba. Cartel de la Feria del Libro de La Habana.

Escritor cubano Rafael Vilches aborda el tema de los escritores ausentes en la Feria del Libro de La Habana 2016 y menciona nombres de algunos que debieron ser invitados.

La edición 25 de la Feria Internacional del Libro de La Habana, bajo el lema "Leer es crecer", será del 11 al 21 de febrero.

Uruguay será el país invitado de honor.

Se rendirá homenaje al centenario del natalicio de José Soler Puig, al 60 aniversario del desembarco del yate Granma y al 130 aniversario de la abolición de la esclavitud en Cuba.

El escritor cubano Rafael Vilches, residente en Santa Clara, analiza en el blog Producciones Nacán el tema de la exclusión de la Feria del Libro de figuras cubanas que él considera debieron estar en el evento.

"Hace unos días me consultaron para saber a quiénes yo consideraba como los escritores cubanos ausentes de esta cita internacional, mencioné a algunos. Reconozco que la pregunta me sorprendió.

Por lo general, a nadie le importa los escritores que en Cuba permanecemos censurados por el Estado, a los que mantiene en un total ostracismo.

Ninguna voz en el mundo se levanta para solidarizarse con el horror que vivimos día a día los escritores independientes en la isla. No obstante, seguimos escribiendo nuestra obra y luchamos porque un país mejor sea posible.

Sin lugar a dudas los grandes ausentes son:

Rafael Alcides, Ángel Santiesteban, Rafael Almanza, Francis Sánchez, Ghabriel Pérez, Maribel Feliú, José Alberto Velázquez, Frank Castell, Niurka Valdés, Juan Manuel Oliva, Henri Constantín, Luis Pérez de Castro, Gabriel Barrenechea, José Raúl Rangel, Jorge Olivera, Víctor Manuel Domínguez, Club de Escritores Independientes de Cuba, Ovni Zona Franca.

Y los omitidos de todos los tiempos, los cubanos que escriben en el exilio.

No me incluyo en el listado, no por falsa modestia, sino porque no tengo casa, soy un exiliado en mi país, Rafael Vilches Proenza no existe.

¿Quiénes nos abrirán las puertas en sus editoriales, ferias internacionales del libro, encuentros con escritores?

¿Tendrán que hacer silencio, portarse como sumisas ovejas, así aspirar a que en unos años los nominen y les otorguen el Premio Nacional de Literatura, y luego seguir lamiendo la sal que los esbirros les ponen en la herida? ¿Habrá que irse a nado de la isla, o dejarse matar?

Ellos siguen vivos, son reconocidos por la comunidad de intelectuales. Va a llegar el momento en que sus libros estén en todas las librerías del mundo".

XS
SM
MD
LG