Enlaces de accesibilidad

Relaciones EEUU-Cuba

Para evaluar las relaciones actuales de EEUU y Cuba

Un grupo de cubanos observa el paso del Air Force One, el avión presidencial estadounidense, sobre la localidad de Santiago de las Vegas.
Un grupo de cubanos observa el paso del Air Force One, el avión presidencial estadounidense, sobre la localidad de Santiago de las Vegas.

Los Castro siempre fueron capaces de manejar el "status quo" antes del 17 de diciembre. Pero dudo que sean capaces de resistir la embestida de las olas masivas de turistas, empresas y periodistas estadounidenses.

Tengo sentimientos encontrados sobre la decisión del presidente Obama de moverse hacia la normalización de relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

El Presidente está haciendo todo en su poder por normalizar relaciones, incluida la apertura de embajadas y el relajamiento de las restricciones de viaje, mientras pide el levantamiento del embargo económico. El levantamiento del embargo requiere una ley del Congreso como resultado de la Ley Helms Burton, de 1996, firmada por el presidente Clinton tras el asesinato de cuatro pilotos de Hermanos al Rescate en aguas internacionales a manos del Gobierno cubano.

Estoy preocupado por la manera en la que el presidente Obama ha implementado sus políticas de cambio, incluido su lenguaje apologético y su tibio apoyo a los disidentes cubanos y los Derechos Humanos de los cubanos. Hubiera preferido mucho más ver la normalización acompañada por un cambio de régimen en Cuba o, al menos, mejoras concretas en el tratamiento del régimen al pueblo cubano.

Soy un feroz crítico del presidente Obama en la mayoría de los asuntos. Creo que sus políticas izquierdistas de estilo europeo han debilitado a Estados Unidos doméstica e internacionalmente y han hecho del mundo un lugar mucho más peligroso y mucho menos próspero de lo que debería ser. Aun así, por razones prácticas, apoyo la iniciativa del gobernante de Cuba porque es lo mejor para los intereses de los pueblos estadounidense y cubano.

Dada mi singular historia familiar y el camino profesional que he elegido, mi vida entera ha estado estrechamente ligada a Cuba y las relaciones EEUU-Cuba. Mi padre, Neill Macaulay, fue un veterano idealista del ejército estadounidense que creyó en lo que leía acerca de Fidel Castro en The New York Times y cuando fue a Cuba en 1958 a luchar en el Movimiento 26 de Julio. Luego de que la guerra terminara, sembró tomates por un corto tiempo y los exportó a Estados Unidos. Entonces, debido a la aparición del comunismo, huyó de Cuba en julio de 1960, con mi madre y mi hermano mayor, y yo nací en New Hampshire, en noviembre de 1960.

Inspirado por su experiencia cubana, mi padre se convirtió en profesor de Historia Latinoamericana, con énfasis en la guerra de guerrilla. A través de la Guerra Fría, además de su trabajo académico, usó su experiencia y conocimientos para educar y asistir a los servicios militares y de Inteligencia de Estados Unidos. Como estudiante de mi padre, cada día a la mesa de cenar, así como a través de extensas lecturas y viajes propios, aprendí a respetar el genio malvado de Fidel Castro y seguí de cerca los movimientos cubanos en el tablero de ajedrez mundial.

Desde 1983 he vivido en Miami y he observado los giros y vueltas de las relaciones EEUU-Cuba, como un constante y trágico factor: Fidel Castro, y luego Raúl, ha encontrado siempre un modo de mantener su control totalitario sobre Cuba, en detrimento del largamente sufrido pueblo cubano.

Esto no fue culpa de Estados Unidos; fue culpa de los Castro. Ellos eligieron tomar como rehenes a un país entero y a sus millones de habitantes por décadas, para satisfacer su megalomanía y maximizar su poder personal y su riqueza. Si Fidel Castro hubiera mantenido su promesa inicial de instalar y mantener un gobierno democrático en Cuba, o si Raúl en cualquier momento después hubiera accedido a una transición de dictadura a democracia, como el general Pinochet hizo en Chile a finales de los 80, el embargo hubiera sido levantado y las relaciones diplomáticas normalizadas, y Cuba y su gente hubieran tenido el apoyo total de Estados Unidos.

Los Castro, desafortunadamente, han mostrado que ellos pueden mantener el control total de Cuba indefinidamente ante la política de línea dura de Estados Unidos, incluyendo el embargo comercial, mayormente por sus habilidades despiadadas y su brutalidad, pero también por la ayuda de la suerte (incluyendo el 9/11 y sus consecuencias, que enfocaron a Estados Unidos en adversarios más peligrosos). Ellos han mantenido el control en una variedad de contextos, durante y después de la Guerra Fría y luego de la enfermedad de Fidel en 2006. Nunca olvidaré la víspera de año nuevo de 1989, poco después de la caída del Muro de Berlín. Mi anfitrión costarricense y yo tuvimos un vigoroso debate mientras bebíamos mentiritas. Yo insistía en que el régimen de Castro caería en seis meses; él decía que en 12.

Entiendo el dolor que el cambio de política del presidente Obama ha causado en muchos amigos en la comunidad exiliada cubana. He simpatizado con ellos y su causa justa de una Cuba libre durante toda mi vida, incluidos mis 32 años en Miami.

Lo que los Castro han hecho a Cuba y su gente es un crimen horrendo –miles de personas asesinadas, millones exiliadas y cientos de millones empobrecidos– por más de cinco décadas.

Consecuentemente, la normalización de relaciones con los Castro todavía en el poder se siente como una humillante derrota para muchos exiliados cubanos, especialmente para aquellos de las generaciones más viejas. Como estadounidense cuyo país ganó la Guerra Fría y que está en el lado correcto de la Historia, no veo el cambio en la política EEUU-Cuba como una derrota. Más bien lo veo como una decisión del ganador de utilizar nuevos métodos para limpiar el reducto, mínimamente peligroso, del enemigo.

Muchos de los que critican el cambio de la política de Obama se quejan de que los abusos de Derechos Humanos, los ataques a disidentes y la hostil retórica antiamericana han continuado desde el anuncio del 17 de diciembre de 2014. Todo esto es cierto, pero todo esto ha estado pasando por décadas antes del cambio. La desafortunada realidad es que los Castro siempre fueron capaces de manejar el status quo antes del 17 de diciembre. Pero dudo que sean capaces de resistir la embestida de las olas masivas de turistas, empresas y periodistas estadounidenses.

Quizás los Castro puedan adaptarse a la nueva realidad y mantener el control de Cuba y su gente hasta la inevitable (pero talvez demorada debido a la longevidad de la familia Castro) solución biológica. Incluso si estuviera equivocado sobre la habilidad de los Castro de mantener el poder a pesar del masivo flujo estadounidense, creo que los 11 millones de rehenes que viven en Cuba estarán mejor económica, política y socialmente cuando el cambio de régimen, eventualmente, ocurra.

Los críticos del cambio de política del presidente Obama hacia Cuba, cubanoamericanos y no, se han quejado de que Obama no obtuvo ninguna concesión del régimen de Castro con respecto a los Derechos Humanos, o ni siquiera un progreso mínimo hacia la democracia. Quizás el Presidente trató profundamente de obtener estas concesiones pero le fue imposible. Quizás pareció tan dispuesto a normalizar relaciones que el régimen de Castro no vio necesidad de hacer concesiones y, por consiguiente, mantuvo su línea dura.

Dada la desafortunada historia del presidente Obama apaciguando regímenes dictatoriales antiestadounidenses, incluyendo a muchos más peligrosos que Cuba, por ejemplo, Rusia, Irán, China y Siria, es bastante probable que Obama llegó a un acuerdo más débil de lo que podría haber conseguido con una estrategia de negociación más dura.

Otra crítica válida a Obama en relación con su política hacia Cuba concierne a la manera en la que la presentó. En lugar de defender sin excusarse el embargo que ayudó a ganar la Guerra Fría mediante al sangrado de la Unión Soviética de miles de millones de dólares al año por 30 años, se disculpó por el embargo, como un fracaso de más de cinco décadas.

Obama debió culpar inequívocamente a los Castro por su completa responsabilidad en la miseria del pueblo cubano, destacando que buenas relaciones económicas y diplomáticas estuvieron siempre disponibles si los Castro hubiesen accedido a cesar sus abusos al pueblo cubano. Obama debió enfatizar que Fidel Castro es un perdedor que apostó al caballo equivocado –el comunismo soviético– en lugar de al capitalismo democrático.

En 1959, Cuba se estaba acercando rápidamente al estatus del primer mundo, muy por delante de España, por ejemplo, de acuerdo con cualquier medida social o económica. Hoy, Cuba es un caso perdido y España está sólidamente arraigada en el primer mundo.

El presidente Obama también debió haber dado las gracias expresamente a los miembros de la comunidad cubana en el exilio por sus importantes contribuciones a la victoria de Estados Unidos en la Guerra Fría, a través de sus valientes y diligentes esfuerzos en el Ejército estadounidense y los servicios diplomáticos y de Inteligencia, así como en el sector privado. De esa manera, podría haber tranquilizado a los exiliados sobre que, como estadounidenses, son ganadores y que el cambio de política hacia Cuba es un cambio en las tácticas, diseñado para acabar con el último adversario de la Guerra Fría.

El presidente Obama de un ala anti-anticomunista del Partido Democrático y ha implementado una política exterior estadounidense basada en la debilidad. Entonces, no estoy sorprendido de que él no presentara ni implementara el cambio en la política hacia Cuba del modo en que me hubiera gustado: Del modo en el que el presidente Reagan o el presidente Romney lo hubieran hecho. Aun así, creo que la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba como propone el presidente Obama es, en general, un cambio positivo para Estados Unidos y para el pueblo cubano. El pueblo cubano no estará peor como resultado del cambio, y es casi seguro que estará mejor.

El tren estadounidense ha partido. La pasada semana, comités del Congreso, dominado por republicanos, dieron los primeros pasos para levantar las restricciones de viajes de estadounidenses a Cuba y las limitaciones de los bancos de comerciar con la isla.

Con la eliminación de las restricciones a turistas y empresas estadounidenses, al régimen de Castro le será difícil negarle al pueblo cubano (y a muchos miembros del régimen y simpatizantes que quieren hacer negocios con Estados Unidos) los beneficios económicos de este cambio, que la gente sabe que está en camino.

Ciertamente, los Castro y sus compinches se beneficiarán con creces en el corto plazo de un aumento de negocios con Estados Unidos, pero el pueblo cubano común –las personas más importantes para mi análisis– también se beneficiarán. Como resultado de la afluencia de estadounidenses, estarán mejor económica y políticamente cuando se produzca el inevitable cambio de régimen.

Dado que el cambio tiene un potencial alcista importante y una desventaja mínima, lo apoyo.

Vea todas las noticias de hoy

EEUU defiende apoyo a sector privado cubano como freno a la influencia de Rusia y China en la isla (VIDEO)

Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols, testifica ante Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, 12 de junio del 2024.
Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols, testifica ante Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, 12 de junio del 2024.
Getting your Trinity Audio player ready...

En una audiencia del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, el Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols, dijo que Estados Unidos, sigue preocupado por los intentos de Rusia y China de “moldear la naturaleza del futuro de Cuba”.

La audiencia congresional investigó el tema de la "Competencia entre grandes potencias en el Hemisferio Occidental".

En el caso de Cuba, el funcionario argumentó que un mayor apoyo de Estados Unidos al sector privado cubano sigue siendo vital para contrarrestar la influencia maligna de Rusia y la República Popular China en la isla y que la promoción de la empresa privada es sólo una de las acciones de Estados Unidos en Cuba.

"Abogamos constantemente por el respeto de las libertades fundamentales de los cubanos y por la liberación de los prisioneros políticos", dijo el diplomático.

En la audiencia, la congresista por la Florida, María Elvira Salazar, preguntó por ese apoyo al sector privado, específicamente las enmiendas regulatorias aprobadas recientemente por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro que amplían para los empresarios cubanos el acceso a los servicios de Internet con sede en Estados Unidos y a los servicios financieros estadounidenses, entre ellos la posibilidad de abrir y acceder a cuentas bancarias estadounidenses desde la isla.

“No queremos que los cubanos utilicen el sistema bancario estadounidense para lavar dinero y ayudar a nuestros enemigos”, dijo la congresista de origen cubano.

A lo que Nichols contestó que “las personas que participan son examinadas y que está específicamente prohibida la participación de funcionarios del gobierno cubano”.

“El sistema financiero de Estados Unidos sigue teniendo requisitos de cumplimiento como los denominados “conoce a tu cliente”, en los que se examina a los clientes con mucho cuidado”, dijo Subsecretario de Estado.

El legislador republicano por Nueva Jersey, Thomas Kean, preguntó a Nichols si la administración del presidente Joe Biden “ha determinado que el régimen cubano ha permitido o promovido la participación de mercenarios cubanos" como parte de la agresión de Rusia a Ucrania.

“Hemos planteado esta cuestión a los funcionarios cubanos. Lo he planteado a mis homólogos cubanos. El reclutamiento de cubanos es algo que les preocupa y creo que los informes al respecto son preocupantes para todos nosotros. La relación militar de Rusia con Cuba sigue siendo una relación importante para ellos, y eso lo demuestra el hecho de que barcos rusos están visitando Cuba mientras hablamos”, explicó Nichols.

Una flota compuesta por la fragata Gorshkov, el submarino nuclear Kazan y dos naves de apoyo —el petrolero Pashin y el remolcador de salvamento Nikolai Chiker— llegó este miércoles al puerto de La Habana, luego de realizar maniobras en el océano Atlántico, que fueron monitoreadas por Estados Unidos.

Info Martí | Llegan barcos militares rusos a Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:49 0:00

Proyecto de ley podría impedir que Estados Patrocinadores del Terrorismo puedan acceder a instalaciones sensibles de EEUU

El Aeropuerto Internacional de Miami. (AP Photo/Alan Diaz).
El Aeropuerto Internacional de Miami. (AP Photo/Alan Diaz).
Getting your Trinity Audio player ready...

El congresista cubanoamericano Mario Díaz-Balart informó este lunes que incluyó una "fuerte prohibición" en el proyecto de ley de financiamiento de Seguridad Nacional para el Año Fiscal 2025 que bloquea el acceso a instalaciones de Estados Unidos a países que están en la lista negra de Estados Patrocinadores del Terrorismo.

En dicha lista hay cinco países: Cuba, Irán, Corea del Norte, Sudán y Siria.

El anuncio de Díaz-Balart se hace después de la polémica visita del 20 de mayo de una delegación del régimen cubano a las instalaciones de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA) en el Aeropuerto Internacional de Miami. La visita fue duramente criticada por legisladores republicanos y demócratas; y la TSA, una agencia federal, ofreció disculpas.

Díaz-Balart, republicano del sur de la Florida y miembro de alto rango de la Comisión de Asignaciones de la Cámara de Representantes, dijo en un comunicado que trabajó sobre este tema con sus colegas cubanoamericanos Carlos Giménez, presidente de la Subcomisión de Seguridad Nacional de Transporte y Marítimo, y María Elvira Salazar, presidenta de la Subcomisión sobre el Hemisferio Occidental de la Comisión de Asuntos Exteriores.

"Agradezco al presidente de la Subcomisión de Asignaciones de Seguridad Nacional, Mark Amodei, por incluir una fuerte prohibición en la propuesta legislación de financiamiento para el año fiscal 2025", subrayó.

"Esta prohibición", explicó Díaz-Balart, "asegura que no se pueda utilizar dinero de los contribuyentes para permitir que individuos que trabajan para un país designado como Estado patrocinador del terrorismo tengan acceso a instalaciones sensibles del gobierno de EEUU."

"Nuevamente, estoy agradecido con el presidente Amodei por su liderazgo al priorizar nuestra seguridad nacional y garantizar que Estados patrocinadores del terrorismo no puedan visitar nuevamente instalaciones críticas de seguridad de EEUU", dijo.

Al concluir su mensaje, el congresista cubanoamericano afirmó que "ningún Estado patrocinador del terrorismo debería recibir un trato especial en cualquier aeropuerto o instalación sensible del gobierno de EEUU, punto”.

Nuevas medidas de EEUU son "concesiones preocupantes" al régimen de Cuba, alerta senador Rubio

Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro en un desfile del 1ro de Mayo de 2024.
Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro en un desfile del 1ro de Mayo de 2024.

El senador cubanoamericano Marco Rubio criticó al presidente de Estados Unidos Joe Biden por lo que calificó de concesiones "preocupantes" que ha hecho al régimen comunista de La Habana.

El político republicano se refiere a los cambios anunciados esta semana por el gobierno estadounidense y publicados hoy en el Registro Federal, que entre otras licencias, permite a los dueños de empresas privadas de la isla abrir cuentas bancarias en EEUU y acceder a ellas desde Cuba, lo mismo que las transacciones “U-turn”, en las que el dinero se transfiere de un país a otro a través de Estados Unidos.

En lo relativo a Internet el documento autoriza que los servicios basados en la nube puedan exportarse a Cuba, amplía la autorización de servicios (incluida la capacitación) para instalar, reparar o reemplazar ciertos artículos, incluso eliminando el requisito de que los artículos referenciados estén dentro de parámetros específicos de clasificación de control de exportaciones y también autoriza la exportación o reexportación de software y aplicaciones móviles de origen cubano, respectivamente, desde Estados Unidos a terceros países.

"Las concesiones del presidente Biden al régimen cubano, famoso por su opresión, son profundamente preocupantes. El 'sector privado' de Cuba es una fachada que enriquece al régimen de Castro y Díaz-Canel, como ya lo demostraron los compromisos fallidos durante la anterior administración demócrata", escribió el representante republicano en referencia al acercamiento impulsado por la Administración Obama y el gobierno de Raúl Castro y a la percepción de que el emprendimiento privado en la isla transcurre exclusivamente bajo el férreo control del Estado y que beneficia fundamentalmente a la cúpula gobernante.

La definición modificada esta semana por EEUU incluye dentro del sector privado a las cooperativas y otras empresas privadas de propiedad total o compuestas únicamente por dichas personas.

A juicio del senador, "el régimen cubano manipula la desesperación del gobierno Biden por un triunfo en su política exterior, reflejando las tácticas de Irán".

"Cualquier ayuda financiera a este vil régimen sólo fomenta una mayor represión y ataques anti-estadounidenses", agregó Rubio.

Pero La Habana esperaba más, según manifestó Johana Tablada, subdirectora del Departamento de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano, quien se refirió a las medidas como “limitadas”.

El Departamento del Tesoro de EEUU explicó en un comunicado de prensa que “estas modificaciones normativas actualizan y clarifican autorizaciones en apoyo a los servicios basados en internet para promover la libertad de acceso a internet en Cuba, apoyar a los empresarios independientes del sector privado cubano y ampliar el acceso a ciertos servicios financieros para el pueblo cubano”.

“Esta autorización restablecida tiene como objetivo ayudar al pueblo cubano, incluidos los empresarios independientes del sector privado, al facilitar el envío de remesas y los pagos de transacciones en el sector privado cubano”, afirmó el comunicado.

La medida fue celebrada por políticos y organizaciones que favorecen un mayor acercamiento entre Cuba y EEUU y que reconocen al sector privado como un sector que fortalece a la sociedad civil en Cuba.

El anuncio del martes llega poco después que la Administración Biden retirara a Cuba de la lista países que considera que no cooperan plenamente en la lucha contra el terrorismo, una decisión que ha generado numerosas reacciones.

Congresista Barbara Lee aplaude las nuevas medidas: será más fácil para que los ciudadanos cubanos puedan prosperar

Barbara Lee (segunda desde la izquierda) en una imagen del 15 de julio de 2019 que celebra el poder político de mujeres latinas y afrodescendientes. (Lee/plataforma X).
Barbara Lee (segunda desde la izquierda) en una imagen del 15 de julio de 2019 que celebra el poder político de mujeres latinas y afrodescendientes. (Lee/plataforma X).

La congresista demócrata Barbara Lee aplaudió este miércoles las nuevas políticas de la Casa Blanca hacia Cuba y afirmó que los empresarios en la isla "merecen la oportunidad de crecer sin el acoso de Cuba o Estados Unidos".

"Ahora será más fácil para que los ciudadanos cubanos puedan prosperar", opinó Lee sobre las medidas de apoyo al sector privado en la isla, las cuales incluyen acceso a abrir cuentas de banco en Estados Unidos y nuevos servicios de internet.

La legisladora del Distrito 12 de California dijo en la plataforma X que el pueblo de Cuba es víctima de una "crisis brutal creada por el Hombre", la cual "es intensificada por un embargo anticuado e inefectivo".

Por más de seis décadas el embargo "ha causado un sufrimiento inmenso sin impulsar cambios positivos en Cuba", concluyó Lee en su declaración. "Y desde hace tiempo Estados Unidos debió haber puesto fin al embargo y normalizado plenamente las relaciones con Cuba".

Este mes, Lee ha abordado el tema cubano en varias ocasiones. En un conversatorio el pasado 20 de mayo, opinó que la administración Biden está usando el tema de los derechos humanos para mantener una política que causa daño al pueblo.

"Tenemos que ser sinceros cuando se trata de usar eso como arma, pero en realidad tenemos que abordar los derechos humanos en todas partes, y tenemos que abordar las cuestiones relacionadas con los presos políticos en todas partes del mundo. Pero eso no debería impedirnos avanzar para poner fin al embargo y normalizar las relaciones con Cuba", expresó la representante demócrata.

Lee criticó además la inclusión de Cuba en la Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo diciendo que perjudica al pueblo y tiene un "efecto paralizador" no sólo para Cuba y Estados Unidos, sino para el resto del mundo.

También el día 20, Lee firmó un comunicado de prensa que elogió la decisión del gobierno de quitar a Cuba de la Lista de Países que No Cooperan con los Esfuerzos Antiterroristas de Estados Unidos.

"El gobierno de Estados Unidos ha estado hablando directamente con el gobierno cubano sobre esfuerzos policiales y antiterroristas, incluidos los relacionados con la extradición" y que "si bien Estados Unidos tiene muchos problemas con el Gobierno de Cuba, la mejor manera de abordarlos es mediante el compromiso y el diálogo, como lo hacemos con otros países de nuestro hemisferio", subrayaron Lee y otros legisladores en el comunicado.

Otras reacciones a favor

Este miércoles, el congresista demócrata Jim McGovern también dio su respaldo a las nuevas medidas de la Casa Blanca.

McGovern está agradecido por la decisión "de adoptar cambios en regulaciones del sector bancario e internet para respaldar al sector privado en Cuba".

El congresista, quien habla español y ha visitado Cuba en varias ocasiones, comentó que se ha reunido con emprendedores de negocios pequeños y medianos y está seguro de que "los cambios los ayudará a realizar transacciones financieras básicas".

McGovern apoyó el acercamiento del presidente Barack Obama a Cuba y es un férreo crítico del embargo.

¿Quiénes fueron los funcionarios cubanos que visitaron el Aeropuerto de Miami?

Carlos Radamés Pérez Andino y Benedicto Nelson Gutiérrez Acosta (arriba, de iz. a der.); Lorenzo de la Rosa Garcés y Nestar María Rojas (abajo, de izq. a der.). Falta la imagen de Jossue Puigvert García.
Carlos Radamés Pérez Andino y Benedicto Nelson Gutiérrez Acosta (arriba, de iz. a der.); Lorenzo de la Rosa Garcés y Nestar María Rojas (abajo, de izq. a der.). Falta la imagen de Jossue Puigvert García.
Getting your Trinity Audio player ready...

El vicepresidente del Instituto de la Aeronáutica Civil de Cuba y otros cuatro funcionarios de la isla cuya identidad no había sido revelada hasta hoy fueron quienes protagonizaron la polémica visita al Aeropuerto Internacional de Miami el pasado 20 de mayo.

Martí Noticias tuvo acceso a un documento del Ministerio de Relaciones Exteriores del régimen cubano donde se solicita visado diplomático para los cinco oficiales, quienes recorrieron un punto de control de seguridad y “un área de control de equipaje que no está abierta al público”, de acuerdo con declaraciones a la prensa de Ralph Cutié, director del Departamento de Aviación del condado de Miami-Dade.

Portada del documento del MINREX.
Solicitud de visa del MINREX a EEUU para funcionarios cubanos

“Viajan a Estados Unidos para participar en el encuentro de trabajo entre la Agencia de Seguridad del Transporte de Estados Unidos de América (TSA) y representantes de la Aviación Civil de Cuba”, asegura el documento del Minrex, que detalla que los funcionarios saldrían de Cuba el 3 de marzo de 2024 y llegarían a Estados Unidos por los aeropuertos John F. Kennedy, de Nueva York y el Aeropuerto Internacional Washington-Dulles.

Los costos del viaje corrieron a cuenta del gobierno cubano, de acuerdo con el documento. Un vocero de TSA dijo a Martí Noticias que los funcionarios que viajaron a Miami representaban al Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba, la Corporación de la Aviación Cubana, la Aduana General de la República de Cuba y la Empresa Cubana de Aeropuertos y Servicios Aeroportuarios.

Visa diplomática para cinco funcionarios cubanos

El listado de cinco funcionarios del régimen cubano que viajaron a Estados Unidos está encabezado por Carlos Radamés Pérez Andino, vicepresidente del Instituto de la Aeronáutica Civil de Cuba que, en teoría, se subordina al Ministerio de Transporte.

De acuerdo con la información publicada en la página oficial del Instituto de la Aeronáutica Civil de Cuba, Pérez Andino se graduó en 1988 como ingeniero en motor y fuselaje en el Instituto Técnico Militar “Jose Martí” en Cuba. Desde 2015 es vicepresidente de la institución y no están claros sus grados militares. El presidente de la institución, Armando Luis Daniel López, ostenta los grados de General de Brigada.

Pérez Andino fue el encargado en 2018 de traer a Estados Unidos las cajas negras del avión chárter de la compañía mexicana Global Air (Damojh) que se accidentó el 18 de mayo de ese año y en el que murieron 112 personas.

La prensa oficial cubana no ha publicado información sobre el viaje de los funcionarios a Miami y apenas hay posibilidades de rastrear en los periódicos y canales del régimen cuáles son los cargos de quienes conformaban la delegación.

En el listado entregado por el Ministerio de Relaciones Exteriores a EEUU están los nombres de Nestar María Rojas Álvarez, Lorenzo de la Rosa Garcés, Jossue Puigvert García y Benedicto Nelson Gutiérrez Acosta. Todos recibieron un visado A2 que es entregado a los diplomáticos o funcionarios extranjeros.

Martí Noticias no pudo encontrar imágenes de Puigvert García en redes sociales ni en la prensa estatal.

Poca presencia de los funcionarios cubanos en las redes o informes de prensa

Los funcionarios cubanos que visitaron Miami apenas tienen presencia en las redes sociales. Algunas de las fotos publicadas por ellos los muestran en el mausoleo a Fidel Castro y eventos políticos.

Lorenzo de la Rosa posa en un sitio de homenaje al fallecido dictador cubano Fidel Castro. (Tomada del perfil de Facebook del funcionario)
Lorenzo de la Rosa posa en un sitio de homenaje al fallecido dictador cubano Fidel Castro. (Tomada del perfil de Facebook del funcionario)

Martí Noticias pudo comprobar que los funcionarios regresaron a la isla tras múltiples llamadas a sus viviendas.

“A él no es fácil llegarle. Es una persona muy ocupada. No puedo decir cuál es su cargo en la Aduana”, dijo Idania Gutierrez, hija de Benedicto Nelson Gutiérrez Acosta, quien posa en Facebook con un uniforme de la Aduana General de la República.

“Lorenzo viene y se va de la casa a cualquier hora por su trabajo. No puedo decirle cuál es su cargo ni darle más información sobre él”, dijo una familiar de De la Rosa Garcés, mientras que otro familiar de Jossue Puigvert García se desdijo, tras afirmar que lo conocía, cuando se reveló el motivo de la llamada.

La polémica visita a Miami

La visita de los funcionarios cubanos el 20 de mayo, día de la independencia de Cuba, generó críticas en el sur de la Florida entre políticos republicanos y demócratas. TSA se apresuró en disculparse por el hecho y aseguró que los funcionarios recibieron “una descripción general de las operaciones de seguridad de la TSA, incluido el equipo que cualquier persona inspeccionada en el punto de control puede ver, lo que demuestra las mejores prácticas en seguridad de la aviación civil”.

TSA ha realizado frecuentes evaluaciones de aeropuertos en Cuba desde 2003, y Cuba comenzó a enviar visitas recíprocas ocasionales a Estados Unidos en 2011, que continuaron durante la administración del presidente Donald Trump hasta el día de hoy.

Oficiales de TSA en Miami que hablaron con Martí Noticias bajo condición de anonimato explicaron que a los funcionarios cubanos los llevaron a la terminal sur, un área con la tecnología más avanzada del aeropuerto.

“Para poder entrar ahí deben hacerle a cada oficial una investigación ¿Cómo tú vas a traer a esa gente que son espías del régimen cubano y, además, un 20 de mayo?”, dijo un oficial.

Políticos cubanoamericanos , entre ellos el congresista Carlos A. Giménez, quien preside la Subcomisión de Seguridad Nacional de Transporte y Marítimo de la Cámara de Representantes, dijo que era “increíble” que se invitara a conocer las instalaciones estadounidenses a agentes de un régimen que está en la lista de países que patrocinan el terrorismo.

“El año pasado tuvimos que presentar una ley que impide que oficiales cubanos puedan visitar instalaciones de la Guardia Costera de los Estados Unidos. Eso está prohibido ahora, pero tenemos que hacer otro proyecto de ley para que TSA no enseñe a naciones que patrocinen el terrorismo nuestros métodos de seguridad", dijo.

Cargar más

XS
SM
MD
LG