Enlaces de accesibilidad

noticias

REEMPLAZA EL TERRORISMO AL PELIGRO DEL COMUNISMO Y EL FASCISMO, AFIRMA POWELL


El Secretario de Estado, Colin Powell, declaró el martes en Washington que "el comunismo y el fascismo, los viejos enemigos de Estados Unidos durante el pasado siglo, han sido reemplazados por una nueva clase de enemigo: el terrorismo".

Powell hizo sus declaraciones sobre política antiterrorista del gobierno del presidente George W. Bush ante la Comisión Nacional Sobre Ataques Terroristas Contra Estados Unidos.

Pocas horas después partió el martes por la noche hacia Madrid, España, para representar al presidente George W. Bush en una ceremonia para honrar a las 200 víctimas mortales de los ataques terroristas ocurridos allí el pasado 11 de marzo (3/11). Powell manifestó al respecto que "con profundos sentimientos y solidaridad nuestro corazón está junto a los seres queridos (de las víctimas) y junto a todo el pueblo español".

Powell subrayó que ninguna nación es "inmune al terrorismo . . . Nuestro adversario no es necesariamente un Estado" y se refirió al terrorismo como "un monstruo que, como la hidra, tiene múltiples cabezas y tentáculos" y no tiene dirección de remitente.

Agregó que sus "malvados dirigentes y seguidores alientan muchas causas falsas, pero tienen un propósito común" que consiste en asesinar a personas inocentes.

Powell agradeció la oportunidad que se le presentaba para comparecer ante la Comisión en relación con los "acontecimientos que precedieron, primero, y fueron secuela, después, de "los asesinos ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001" contra Estados Unidos.

El Secretario de Estado expresó que tiene la esperanza de que "gracias al duro trabajo de esta Comisión, nuestra patria podrá mejorar la forma en que libramos la guerra contra el terrorismo y, en particular, proteger mejor a la patria y al pueblo americano".

Powell recordó que el jueves de la semana pasada presidió en el jardín de la Embajada de Estados Unidos en Islamabad, Pakistán, un servicio religioso en recordación de dos miembros de la gran familia del Departamento de Estado – Bárbara Green y su hija Kristen Wormsley- a quienes terroristas asesinaron hace dos años cuando asistían "a una iglesia en una bella y soleada mañana primaveral".

Agregó que seguramente las familias y las amistades de los que murieron el 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos, "algunos de los cuales están escuchando y se encuentran presentes hoy, lamentan la muerte de sus seres queridos igual que los españoles están llorando la muerte de los suyos e igual que nosotros, en el Departamento de Estado, lloramos entonces, y todavía lloramos, la desaparición de Barbara y Kristen".

Powell se refirió en su presentación ante la Comisión a otros ataques terroristas realizados contra Estados Unidos con anterioridad a los del 11 de septiembre del 2001, como el ocurrido en el puerto de Adén, Yemén, contra el crucero USS Cole en la década de 1990, con saldo de 12 marineros muertos y 23 heridos, y contra las embajadas americanas en Kenya y Tanzania, con saldo de 4,000 heridos y 220 muertos, doce de los cuales fueron ciudadanos de Estados Unidos.

"El informe sobre seguridad de nuestras embajadas que la Comisión Crowe presentó en 1999", señaló Powell, "pasó a ser nuestro plan para mejorar la protección de todas nuestras instalaciones diplomáticas. El almirante Crowe hizo una extensa revisión y algunas críticas muy fuertes acerca de lo ineficiente que nuestra patria era para proteger contra ataques terroristas a nuestro personal en el extranjero".

Powell dijo que una de sus primeras acciones como Secretario de Estado fue pedir al general de división retirado Chuck Williams, del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, que se incorporara al Departamento de Estado para dirigir las nuevas edificaciones. "Le pedimos que actuara vigorosamente para poner en práctica las recomendaciones de la Comisión Crowe y para que protegiera a nuestra gente y nuestras instalaciones y él ha hecho un trabajo formidable".

Powell dijo que al comienzo de la administración del presidente Bush se construía una embajada segura al año y manifestó que "en la actualidad estamos construyendo diez nuevas embajadas seguras cada año".El Secretario de Estado dijo que "el presidente Bush y todos los de su administración sabíamos que el terrorismo sería una gran preocupación para nosotros, como lo ha sido para varios gobiernos anteriores.

"Durante la transición de Clinton a Bush, nos complació escuchar los informes de la secretaria de Estado Madeleine Albright y sus subordinados acerca de las políticas del presidente Clinton contra el terrorismo y sobre lo que ellos habían hecho durante los ocho años anteriores a nuestra llegada al gobierno", subrayó Powell.

Agregó que como siguiente Secretario de Estado solicitó, y obtuvo, información acerca de las actividades mundiales del terrorismo y las medidas que habían tomado el Grupo de Seguridad Contraterrorista del presidente Clinton que dirigía Dick Clarke; el Director de Contraterrorismo de la Agencia Central de Inteligencia, Cofer Black, la Oficina Federal de Investigaciones, el Departamento de Defensa, el Estado Mayor Conjunto, y organismos del propio Departamento de Estado.

Uno de los aspectos principales de esos informes, dijo Powell, fue la creciente amenaza de Al-Kaeda para Estados Unidos, nuestros intereses mundiales y el santuario que Afganistán, bajo el régimen talibán, era para Al-Kaeda.


Powell destacó la amenaza de las fuerzas no convencionales del terrorismo. "Es pequeña la magnitud de la amenaza de cada individuo, pero en conjunto, las amenazas no convencionales presentan a Estados Unidos un peligro más inmediato que el de los ejércitos extranjeros, las armas nucleares, los misiles intercontinentales . . .", dijo el Secretario de Estado.

XS
SM
MD
LG